Márquez continuará con un tratamiento conservador

Las últimas revisiones confirman que Marc Márquez progresa favorablemente con sus problemas de diplopía (visión doble) y por el momento seguirá con un tratamiento conservador, sin operarse.


Después de casi dos meses con poca información sobre la evolución de Marc Márquez de su diplopía (visión doble), este miércoles el Repsol Honda ha emitido un comunicado para informar sobre el estado del ocho veces Campeón del Mundo.

Márquez sufrió una fuerte caída practicando enduro en los días previos al GP de Algarve, accidente que le provocó nuevamente problemas de visión doble, un episodio que ya había sufrido en 2011 al irse al suelo en los libres del GP de Malasia, perdiéndose las dos últimas carreras de ese año y quedándose sin posibilidades de ganar aquel Mundial en Moto2. En aquella ocasión, Márquez estuvo cinco meses sin subirse a una moto y tuvo que ser operado, pero esta vez los médicos decidieron seguir un tratamiento más conservador.

El piloto del Repsol Honda no pudo correr ni en Portimao ni en Valencia tras sufrir este problema, pero su evolución está siendo favorable. El Dr. Sánchez Dalmau, una pieza fundamental en su recuperación de la diplopía que tuvo en 2011, es el oftalmólogo de confianza al que Marc Márquez ha visitado en sus últimas revisiones para comprobar su evolución, y según apunta el comunicado del equipo, «en estas revisiones, el Dr. Sánchez Dalmau ha comprobado que la progresión de su visión es favorable y por este motivo seguirá con un tratamiento conservador durante las próximas semanas».

Es decir, por el momento ni los médicos ni Marc Márquez piensan en una posible operación, que sí fue necesaria hace una década. Evidentemente, Márquez no puede entrenar subido a una moto hasta que termine de recuperarse de estos problemas, pero la situación actual no le impide continuar con su plan de trabajo físico para preparar la temporada 2022.

Volver a la home