Márquez reencuentra sensaciones en Sachsenring

Marc Márquez, el más rápido en el FP1 y 12º en el FP2 por haber sido el único que no ha montado neumático nuevo, asegura que se ha encontrado en Sachsenring mucho más cómodo que en otros circuitos. Considera más optimista que realista pensar en un podio o en una victoria, pero se siente más preparado. Este viernes ha trabajado pensando en la carrera y ha desvelado por qué no ha montado neumáticos nuevos de cara al final.


Hubo brotes verdes para Marc Márquez en las primeras vueltas de la carrera de Montmeló, siguieron esos brotes verdes en el lunes de test en el trazado catalán, y han ido a más este viernes en Sachsenring.

Primer día en el jardín del #93, el lugar en el que encadena 10 victorias consecutivas, y buenas sensaciones de entrada para el ocho veces Campeón del Mundo. Márquez lideró de principio a fin la primera sesión de libres y también estaba haciendo lo propio en el FP2 hasta que llegaron los tres últimos minutos, momento en el que la gran mayoría montó neumáticos nuevos y le relegaron de la 1ª a la 12ª posición en un abrir y cerrar de ojos. El piloto del Repsol Honda se veía con la suficiente energía como para montar un neumático nuevo y apretar al final, así que ha decidido ser conservador y se jugará mañana a una carta el pase directo a la Q2.

NombreMarc Márquez
Dorsal93
PaísEspaña
Ver ficha completa

Márquez asegura que aún necesita tiempo para poner todo en orden, tanto físicamente como técnicamente con la Honda RC213V: «Empezando con que estamos en un deporte que no depende al 100% del atleta, sino que es un conjunto, es un equipo. Empezando por la moto, por los ingenieros, equipo y piloto, todo junto tiene que ir de la mano. Está claro que con la situación actual en algunos circuitos yo no estoy ayudando a la moto, pero la moto tampoco me ayuda a mí. Entonces, esta situación conjunta hace que los resultados cuesten más. Pero es cierto que lo primero que tenemos que hacer o que estamos tratando de hacer es encontrarme con una base aceptable en la moto, que aún no lo he hecho. En Montmeló probamos cuatro cosas y aquí quizá es la primera vez que me he encontrado con una base estable con la que puedo entender cosas, más parecido a lo que tenía antes. Empiezas por ahí y ahora me toca a mí ir cogiendo confianza, y eso significa hacer buenos tiempos y buenos resultados. Y a partir de ahí, ir evolucionando físicamente», comenta.

Asegura que está tratando de evadirse para no verse condicionado por las opiniones externas: «Está claro que mentalmente también es un factor importante, que es difícil, pero es lo que estoy haciendo: olvidando un poco el mundo exterior. Centrarme en mi mundo y olvidar el mundo exterior, porque sé que hay impaciencia, sé que la gente esperaba que volviese y ganase. No es así, yo lo tenía muy claro desde el principio. También esperaba que no me costara tanto, pero me está costando. Estoy trabajando en ello y hay una motivación, que es la de volver a ser competitivo como antes», decía Márquez.

«No puedo pretender pasar de luchar por entrar en la Q2, a ahora hacer poles y ganar carreras»


Teniendo en cuenta lo positivo que ha sido este viernes y el historial que atesora en Sachsenring, le hemos preguntado a Marc si sería demasiado optimista o si sería realista apostar por una victoria o un podio suyo en suelo alemán: «De momento es optimista, está claro, porque una cosa son los entrenamientos y otra son las vueltas de carrera, que creo que son 27 vueltas...», comenzaba diciendo, aunque le hemos recordado que no son 27, sino 30, las vueltas a las que se tiene que enfrentar el domingo: «Pues 30. Me regalas tres y no estoy para regalar vueltas (Ríe). Será una carrera larga, difícil. De momento hoy estaba bastante bien, más cómodo que en otros circuitos, que en Mugello y Montmeló, pero veremos durante el fin de semana».

Aun así, no quiere lanzar las campanas al vuelo: «Me he encontrado más cómodo, pero no puedo pretender pasar de luchar por entrar en la Q2, a ahora hacer poles y ganar carreras. No sería realista, sería humo. Vamos a un objetivo realista, que sería intentar entrar en la Q2, que ya sería un paso importante, un paso que esta temporada sólo hice en Le Mans por las condiciones. A ver si podemos hacer eso y luego intentar seguir trabajando y posicionarnos bien en parrilla. Luego veremos, pero con el ritmo de hoy está claro que estamos mucho más cerca de los primeros, que era mi intención este fin de semana; estar más cerca, no por delante», respondía a la pregunta de MOTORBIKE MAGAZINE.

No apostaría por sí mismo para la pole de mañana, ya que reconoce que no se ha sentido tan cómodo a una vuelta como en cuanto a ritmo. Ha recuperado su método de trabajo de 2019, centrándose en preparar la carrera desde el viernes: «Para la pole no. Por eso hoy no he puesto neumático nuevo al final, porque no me sentía con potencia y con la confianza de empujar con un neumático nuevo. He parado en el box y estaba en los planes montar neumático nuevo, pero le he dicho al equipo que siguiéramos y que no quería ponerlo. Me sentía bien, estaba rodando rápido, pero no me sentía con el plus ese de energía para hacerlo. Normalmente, los sábados me siento un poco mejor, así que hoy me he olvidado un poco de tiempos, de posición, he trabajado un poco como en 2019, pensando en carrera. Mañana sí que es tiempo de atacar. La pole será muy, muy difícil. Primero tengo que entrar en la Q2, las dos primeras filas serían suficientes para mí y luego la carrera aquí es muy larga. Me estoy sintiendo más cómodo a nivel de ritmo que de time-attack».

Por último, destacaba que el clima que se ha vivido en su garaje era mucho más optimista y sobre su condición física, reconoce que se ha encontrado un poco peor de lo previsto al no tener una posición del todo natural sobre la moto en algunos puntos del circuito: «Se respiraba un ambiente diferente en el box, porque he salido y me he encontrado cómodo desde el principio. No ha sido salir y tener que adaptarse. Sí que es verdad que ayer dije que creía que no tendría limitaciones físicas. Pensaba que no tendría, pero hay puntos del circuito en los que no tengo una posición natural con el brazo derecho. Estoy trabajando y estoy yendo más rápido, pero también pensando en la posición encima de la moto. Por la mañana me he encontrado muy bien, por la tarde también, pero al final es verdad que estaba primero, todos han montado neumáticos nuevos menos yo, pero no me importa ahora estar delante o no. Sé que hoy ha sido un buen día y he decidido no montar neumático nuevo porque no me veía con la chispa que requería ponerlo. He preferido trabajar de cara a la carrera, como hacía en 2019 los viernes. Mañana ya habrá tiempo de atacar».

Deja una respuesta

Volver a la home