«En las últimas vueltas tenía en mente la caída de 2019»

Marc Márquez arrasó en Austin para conseguir su segundo triunfo del año. El ocho veces Campeón del Mundo brilló en uno de sus circuitos fetiche, donde había ganado de forma ininterrumpida desde 2013 a 2018. Recuperó el reinado en Austin tras dominar la carrera de principio a fin, firmando su victoria más incontestable en mucho tiempo.


No esperaba ganar dominando de principio a fin: «Ganar así no lo esperaba. Se tenía que cuadrar todo, como dije ayer. Tenía que salir primero, ralentizar en las primeras vueltas y luego tirar cuando yo quisiera, no cuando los otros tiraran. Y se ha cuadrado. He salido primero, he hecho una muy buena salida y he podido ralentizar en las primeras vueltas. No quería tirar, porque si no destrozaba el neumático delantero. Lo he gestionado bien y cuando lo tenía controlado quería bajar medio segundo en una vuelta, porque así los pillaba un poco desprevenidos». 

Ha podido pilotar como quería durante buena parte de la carrera: «En las últimas vueltas no, pero hasta mitad de carrera podía pilotar más o menos como en los entrenamientos. Sí que en las últimas vueltas creo que todo el mundo iba cansado. La diferencia es que aquí los demás sufrían y yo sufro en todos los circuitos. Aquí se sufría mucho del lado izquierdo, que se cansaba más que el derecho, pero cuando es un circuito a derechas se me cansa mucho más el brazo derecho. Aquí hemos sufrido todos por igual y además es un circuito que se me da bien. Tenemos que dar pasos en las tres últimas carreras que quedan, no ganar, pero sí sacar la cabeza y estar luchando por el podio o por los cinco primeros». 

NombreMarc Márquez
Dorsal93
PaísEspaña
Ver ficha completa

Manteniendo el ritmo hasta que lo ha bajado a final de carrera, cuando su ventaja era de casi cinco segundos: «El 2:04 alto o 2:05.0 lo podía mantener bien. Iba muy cómodo rodando en esos tiempos. En las últimas vueltas, las tres o cuatro últimas, sí que he bajado el ritmo. A Quartararo tampoco le interesaba arriesgar, así que las últimas vueltas han sido cómodas. Pero sí que a mitad de carrera no me esperaba abrir tanta distancia, me los esperaba más cerca». 

Valor de esta victoria en comparación a la de Sachsenring, que fue la primera tras la lesión: «La de Alemania fue más inesperada, más como un regalo. Esta ha sido más buscada. Desde el viernes aquí quería estar como mínimo en el podio. Me puse la presión. Sí que la victoria, a veces, por mucho que quieras no salen las cosas. Empezamos muy bien el viernes, el sábado hubo algunas dudas, pero buscamos otra vez el camino. Poco a poco van saliendo los resultados. No son los que nos gustarían para el año que viene, pero no se puede pasar de estar luchando por los diez primeros a luchar por la victoria en cada carrera».

Dedicatoria en el podio a Dean Berta Viñales y a la familia del piloto gerundense, fallecido hace una semana: «Honestamente, tenía mis dudas de si celebrar la victoria o no, pero hay que saber separar las cosas. Lógicamente yo me acuerdo mucho de la familia Viñales, porque los conozco desde pequeños. En el podio, cuando ha sonado el himno, es lo primero que me ha venido a la cabeza, esos días en el karting de pequeños. Está siendo un año difícil para el motociclismo, en general. No se puede parar esto, así que a intentar disfrutar, pero siempre acordándonos de los que se han ido», cerró en su intervención en el micrófono de DAZN tras ganar la carrera.

 

«Casi me caigo a tres vueltas del final»


Después, Marc Márquez compareció en la rueda de prensa oficial del podio:

Carrera casi perfecta, aunque con algún susto: «Sí que ha habido algún error. A tres vueltas para el final, en la curva 6 perdí el tren delantero y casi me caigo, pero estaba muy concentrado. He empujado a tope durante tres o cuatro vueltas, pero cuando vi que había aumentado la distancia fui capaz de rodar en 2:04 alto de ritmo porque tenía el margen que me permitía ser un poco más rápido. Estaba pilotando muy bien y esa era mi intención. Era la primera carrera a la que venía con intención de luchar por la victoria y ya lo dije en la rueda de prensa del jueves».

La presión de correr en Austin, un circuito en el que siempre se espera mucho de él: «Sientes la presión, pero para mí esta temporada es extraña y dura. A veces me caigo sin entender por qué, o voy rápido sin entender por qué, o voy lento sin entender por qué. Pero parece que paso a paso estas carreras soy capaz de pilotar mejor y de gestionarlo todo mejor. Aun así, sigo estando lejos. Necesito continuar trabajando y empujando, porque esas sensaciones especiales con la moto aún no las tenemos». 

Desveló que la llamada que hizo en el parque cerrado era a Alberto Puig: «La llamada fue a Alberto Puig. Es una persona muy importante en el equipo, nuestro Team Manager y no ha podido venir. Hemos mantenido el contacto por teléfono. Es una persona muy importante porque estamos trabajando mucho y él empuja a los técnicos, a los pilotos y cuidando todos los aspectos para conseguir ser más fuertes». 

Sigue teniendo limitaciones físicas, sobre todo en la aproximación a las curvas: «En algunos movimientos estoy lejos de la condición física plena respecto al brazo izquierdo. Pero es cierto que ahora soy más capaz de mantener la posición en el punto de frenada, aunque entre la frenada y la entrada en curva sigo sin sentirme cómodo y no puedo deslizar la moto y girar, que era uno de mis puntos fuertes. Ahora entro en las curvas como el resto. Aún estoy lejos y tengo algunas limitaciones, pero soy capaz de pilotar la moto. Este fin de semana ya les dije a mis mecánicos el jueves que no me preguntasen por el brazo, que iba a hacer todo lo que pudiera. Ayer no me sentía bien y no forcé, pero tenía la posibilidad porque aquí tenía velocidad, aunque en algunos circuitos tengo que forzar sí o sí, e incluso empujando estoy lejos de Pecco y Quartararo, porque van muy fuertes». 

Se acordó de la caída de 2019 cuando lideraba con casi cuatro segundos de ventaja: «Lo tenía en mente, sobre todo en las cuatro últimas vueltas. Es un punto de frenada donde siempre intentas ir más al límite. A veces apuraba un poco más la frenada e inmediatamente me venía a la cabeza lo de 2019, así que soltaba un poco los frenos, no forzaba y me iba un poco largo. Pero ese error lo tenía en mente, sobre todo en las curvas 11 y 12 tenía cuidado, trataba de ser constante, porque es fácil perder el tren delantero ahí».

Se encontró físicamente de forma similar a Misano. La diferencia es que esta vez el resto también sufrieron: «A nivel de condición física era igual que en Misano. Es verdad que este circuito normalmente es exigente físicamente, pero en los circuitos a derechas termino las carreras aún más agotado. Hoy he podido gestionarlo bien, mis sensaciones eran las mismas que en los circuitos a derechas». 

Los baches no fueron un problema: «Es cierto que el viernes todo el mundo se quejaba mucho de los baches, pero luego durante el fin de semana vas mejorando con los reglajes y con la puesta a punto, vas entendiendo las trazadas y lo gestionas con el cuerpo, y la situación con los baches es más aceptable».

Deja una respuesta

Volver a la home