Márquez no conserva, pero suma y sigue

Sexta victoria del año y cinco puntos más sobre Andrea Dovizioso, al que ahora aventaja en 72. Marc Márquez ha asumido riesgos para ganar en MotorLand Aragón, demostrando una vez más que su corazón ha tenido más voluntad que su cabeza. Ha guardado la calculadora para dar otro zarpazo al campeonato. Estas eran sus reflexiones tras ganar en Aragón.


Balance de la victoria: «Estoy muy contento y se ha visto que he buscado esta victoria. Durante el fin de semana me iba encontrando un poco mejor. Sí que es cierto que ayer, después del FP4 y la caída, y de una Q2 que no salió como quería, lógicamente me tocaba dar el discurso de precaución, porque también lo sentía así honestamente. Pero hoy me he levantado con energía,  me he encontrado cómodo en el warm up, aunque he empujado y me he caído, pero he sentido bien el límite. Cuando he parado en el box es cuando ha empezado la primera guerra del día, ya que Santi lo habíamos hablado pero cuando he parado en el box lo he dicho abiertamente: “Quiero el neumático blando para la carrera”,  aunque no lo habíamos probado con altas temperaturas y sólo para la clasificación. Es ahí cuando con algunos técnicos de HRC hemos tenido nuestros más y nuestros menos en la reunión de casi una hora, pero al final los hemos convencido y ese ha sido el primer riesgo que he tomado hoy. Aunque creo que no ha sido un riesgo, era lo que sentía».

Apuesta por el neumático blando trasero, algo que ha sido clave: «En carrera sabía que con el blando seguía bien a Dovizioso y era el objetivo para las diez primeras vueltas. Lo cierto es que con sus mismas armas no podía, con el neumático duro trasero desde el principio sufría, sobre todo en la entrada de curvas y esa es la razón por la que he elegido el blando. Así es como he gestionado la carrera de la mejor manera, iba rápido y cómodo detrás de Dovizioso, cuando ha hecho el tirón es donde hemos cogido más riesgos tanto él como yo, he sabido reaccionar bien y ya en las últimas vueltas me notaba cómodo, tenía algo más. Él ha jugado sus cartas, no me dejaba tirar y ha empezado la batalla, algún toque, me he ido a la zona verde y he vuelto, y luego he visto a Iannone por ahí, mal amigo para final de carrera… Ha sido bonito, sobre todo en las dos últimas vueltas ya que no me quería esperar al final de carrera»

Parte final de la carrera, algo más fresco que Dovizioso: «En curvas de derechas Dovizioso tenía más neumático y en las de izquierda lo podía gestionar de mejor manera. No me quería esperar a la última vuelta porque siempre había perdido con él. Había una recta larga y he decidido tirar las dos últimas vueltas para intentar abrir hueco y lo he logrado».

Cuando ha llegado Iannone, ¿era hora de aminorar los riesgos?: «Peor, peor; cuando he visto a Iannone he pensado que tenía que tirar más para escaparme. Está claro que no iba dejarle pasar, así que he intentado escaparme porque Iannone llevaba todo el fin de semana detrás, y al final en carrera está. Ha hecho una gran carrera y las dos Suzuki han trabajado muy bien, ambas con el neumático blando trasero, lo que demuestra que la elección ha sido la buena».

Explicación sobre la salida y la caída de Lorenzo: «He salido y he frenado por la zona sucia porque estaba por el interior. Se me ha bloqueado de delante porque íbamos todos el neumático duro y ahí es cuando he visto que Jorge estaba por el exterior y empezaba a cerrar la trayectoria, y para no tener ningún contacto he dejado completamente los frenos para irme yo lejos a girar. Pero sí que es cierto que en este circuito cuando vas a la zona sucia patina mucho, ha pasado algo muy similar con Dovizioso cuando me ha pasado en la curva 14; nos hemos tocado, él iba por el interior y yo me he ido fuera, me he ido hasta lo verde y casi me caigo. Son lances de carrera que cuando vas a la zona sucia, con la adrenalina de salida y demás, tienes que tener también la sangre fría de no abrir gas a tope».

¿Se quita la espina de los duelos perdidos con Dovizioso?: «Una espina tampoco era, porque sé que si tengo las armas y me encuentro cómodo, en el cuerpo a cuerpo siempre he ido muy bien. Lo que pasa es que cuando hay un cuerpo a cuerpo y no te puedes defender en la recta por muy tarde que frenes… Pero aquí tenía un parcial muy bueno antes de la recta, en el que podía abrir hueco y entonces no me pasaba. He utilizado mis cartas pero no siempre puedo, así que tenemos que seguir mejorando porque la Ducati no ha sufrido en un circuito en el que normalmente lo hace».

¿Cuentas pendientes?: «Tenía la cuenta pendiente de ganar y de intentar para esta racha de Ducati. No por mí, porque yo estaba tranquilo, pero a Honda le gusta ganar y lo ves en el ambiente. He arriesgado desde el principio, pero las carreras son así. Hoy con Dovizioso ha sido una gran lucha y hemos tenido un toque cuando ha entrado por el interior, en Brno en la curva 5 me tocó Lorenzo, en Austria también hubo toque con Lorenzo en la penúltima curva… Lo bonito es que nos hemos respetado, porque al final son lances de carrera. Siempre hemos hecho batallas para que disfrute el público».

Sobre los adelantamientos en la curva 12: «Es un adelantamiento que se hace en la 12 pero que viene de mi curva, de donde si llegas con buena tracción lo haces preparado para la 12. Llegaba un poco por fuera y luego recortaba hacia dentro, un adelantamiento que no es fácil pero es uno de los puntos en los que más cómodo me siento y lo he hecho un par de veces con Dovizioso. Luego ya lo ha pillado rápido, ha cerrado y he tenido que pasarlo en otro sitio, que ha sido a final de recta».

Dovizioso da el Mundial por imposible. Márquez no opina lo mismo sobre las opciones del italiano: «No hay nada imposible hasta que la bandera de cuadros o los puntos matemáticamente no lo digan. No tenemos olvidar que éste es un deporte en el que influyen muchas cosas: la mecánica, los factores humanos, las lesiones, meteorología… Es un error que puedes cometer, por lo que hay que estar concentrado igual que siempre. Está claro que es mucho mejor tener 72 puntos que no como el año pasado. Hay que seguir con la misma mentalidad y no caer en este error. El hambre de victoria sigue siendo el mismo».

Corriendo sin la calculadora: «Matemáticas y Marc Márquez no son nada amigos. En el colegio sí, pero aquí no. El objetivo y la mentalidad es la misma, salir el fin de semana a ganar el fin de semana y luego el domingo veo si puedo o no puedo»

¿Más difícil 2017 o 2018?: «Es igual de difícil. Me esforcé igual que el año pasado que este, pero esta vez tengo más ventaja porque yo he cometido menos errores y los rivales más. La intensidad se está viendo y pongo el mismo riesgo en pista».