«Esta victoria me hace valorar mucho más el pasado»

581 días después, Marc Márquez volvía a ganar una carrera de MotoGP tras haber frente a la lesión más grave de toda su carrera deportiva, que le mantuvo durante nueve meses fuera de la competición. Tras su victoria en Sachsenring, el #93 fue el gran protagonista del día. Repasamos todo lo que dijo en la rueda de prensa del podio y en una posterior comparecencia ante la prensa española a través de videoconferencia.


En una nube: «Aún no acabo de darme cuenta de lo que ha ocurrido, pero sí que es cierto que ha sido un momento difícil de mi carrera y esta victoria me va a ayudar mucho a continuar. Cuando estás en una situación como esta, que vienes de tres ceros consecutivos, no es fácil continuar y tampoco desde el punto de vista físico, así que cuando crucé la línea de meta pensé en todas aquellas personas que me han ayudado a poder estar hoy aquí».

Primera clave, el inicio de carrera: «Hoy he hecho la salida perfecta y una primera vuelta perfecta. Luego, cuando he visto que caían algunas gotas, pensé “esta es la mía” y continué tirando y empujando igual que antes, cuando estaba completamente seco, y conseguí una distancia. Cuando vi que Oliveira me recortaba las diferencias tuve mis momentos de duda, era difícil empujar porque estaba pensando más que en la situación dura o difícil en los tres ceros consecutivos que llevaba en las tres últimas carreras. Por eso era importante llevar la moto hasta el final de la carrera y lo hemos hecho bien».

NombreMarc Márquez
Dorsal93
PaísEspaña
Ver ficha completa

Pensaba que volvería más fuerte de como realmente volvió: «Cuando sufrí la lesión siempre tuve la sensación de que volvería y fuerte, pero la primera vez que piloté una MotoGP en Portimao pensé “¡uf!, estoy lejos de mi nivel”. Ese momento me resultó muy duro y también en las siguientes carreras, pero lo que hice fue evadirme de los comentarios y concentrarme en mi equipo, escuchando a aquellas personas que querían ayudarme».

Recuerda de nuevo la llamada que tuvo con Mick Doohan: «Busqué algunos comentarios que me ayudasen mucho, como la llamada con Mick Doohan en Mugello, pues él pasó una situación parecida en 1992 y 1993 y pasé treinta minutos hablando con él y no hacía más que escuchar. Su situación era como si fuese la mía, con los mismos problemas sin pilotar como quieres y cometiendo errores. Me dijo que en algunas carreras iría rápido y en otras lento y no sabré porqué. Todos esos problemas también los he tenido yo esta temporada y fueron los que él sufrió en el pasado. Me ayudó muchísimo».

Fin de semana difícil... por el hecho de venir de tres abandonos consecutivos. Pero era 'su' fin de semana: «Esta victoria es diferente, no sé por qué, no me siento eufórico, pero quizá lo asimile cuando llegué al box. Es cierto que esto nos va a ayudar, ya que era difícil a nivel mental tras tres ceros consecutivos y lo fácil habría sido cortar y acabar en el podio, pero no es mi mentalidad y yo quería seguir trazando mi línea y siguiendo mi instinto. El jueves me llamó Alberto y fue muy directo, ya sabíamos lo que teníamos este fin de semana y no tuvo que decir nada más, pero luego estuvo la parte racional que es Emilio Alzamora, que me dijo que tuviese cuidado, que un 'top 5' era suficiente. Lo que hice fue seguir mi instinto, que hoy al hacer la salida perfecta y ver que me iba presionando Miguel pero que podía, pensé que era mi día».

Dolor en el brazo, aunque menos notorio en este circuito que en los anteriores: «El dolor está ahí. Es cierto que en esta carrera he tenido más dificultades que en Jerez, pero del resto de carreras no puedo decir nada porque no las he acabado no pude dar diez vueltas seguidas. Me imagino que la semana que viene me costará más ya que Assen es un circuito que exige más de condiciones físicas. El dolor es dolor, no es un brazo normal, pero necesita tiempo».

«Es cierto que en este circuito hay dos aspectos. He pilotado con menos limitaciones físicas y con menos puntos débiles en nuestra moto y las Honda han mejorado este fin de semana. En tiempo de carrera tenemos dificultades y es difícil de gestionar, pues mientras el resto tienen que gestionar el consumo del neumático trasero nosotros también tenemos que gestionar el del neumático delantero y rodar más lento para poder conservarlo».

Mucho trabajo por hacer: «Tenemos que pensar en muchos aspectos para mejorar de cara al futuro. Tendremos problemas en Holanda y quizás estaremos como en Mugello o Montmeló, pero tenemos que seguir trabajando para entender cosas y mejorar. Tendremos problemas para pasar a la Q2, pero necesitamos tiempo y motivación, que está ahí».

La tímida lluvia, otra de las claves para escaparse: «En cuanto a las temperaturas, hemos sido competitivos todo el fin de semana y no cambia demasiado, pero sí que me ha ayudado un poco esas gotas de agua. He continuado tirando y empujando y he sido capaz de rodar rápido en esas condiciones que leo bastante bien».

La preocupación de meses atrás con la evolución del brazo: «En septiembre, octubre y noviembre tuve miedo, más que de no volver a ganar estaba preocupado por la evolución de mi brazo. Tenía menos fuerza y había una infección dentro de mi cuerpo e íbamos atrasándonos en lugar de adelantar. Estaba preocupado por mi vida, no por la competición, pero desde la tercera intervención todo se normalizó más. Esa última parte del año fue muy difícil para mí».

El parón veraniego le vendrá bien, y asegura que se tomará un par de semanas de vacaciones: «Las vacaciones son importantes, como el trabajo, pero necesito dos semanas de descanso y para desconectar porque hace dos inviernos que no he tenido vacaciones por las lesiones en el hombro y la del año pasado. Lo necesito, aunque no llegue preparado a Austria».

El valor de esta victoria


Antes de la victoria llevaba 82 victorias y ocho títulos. Si tuviera un ranking de días especiales en su carrera deportiva, ¿en qué lugar pondría este?: «Es muy difícil de decir porque todos los días son distintos. No puedo decir que cambiaría este día por alguno en el que gané el campeonato, porque son diferentes. Pero la situación que estoy viviendo ahora es realmente dura y hace que este día me enorgullezca más del pasado. En cada deporte no puedes mirar al pasado, tienes que estar centrado en el presente, y ahora Fabio lidera el campeonato y Miguel hoy ha ido muy bien, incluso más rápido que yo, pero lo he podido gestionar para seguir delante. De todo esto quiero aprender y es un extra de motivación. Este día es importante, pero no es donde quiero estar: quiero estar mejor y llegar a ser el de antes».

Una victoria que trasciende más allá del motociclismo: «Estoy en la burbuja, pero sí que mañana seré más realista de lo que ha pasado. Creo que en todos los deportes hay momentos que influyen más que otros. Yo recuerdo uno de Rafa Nadal, que lo daban por retirado por lo de las rodillas, llegó y ganó. Son momentos que marcan más. Me acuerdo más de ese momento que de victorias que haya tenido Rafa Nadal. Un deportista vive para su pasión, la mía son las motos, y cuando vives por esa pasión lo entregas todo. Yo estoy entregando todo mi tiempo para la causa, para intentar ser el mismo Marc que antes. No lo soy aún, aunque hoy haya ganado. Esta victoria me hace valorar mucho más el pasado, las victorias y los buenos momentos. Cuando pasas un momento así, valoras mucho más el pasado, pero me gusta vivir el presente. El presente es que hoy hemos hecho esto, pero para el futuro cercano a ver si seguimos mejorando para volver. Al menos sacar la cabeza este año y dar un poco más de guerra en 2022».

Un triunfo que no da por acabado el sufrimiento, pero sí lo compensa: «Esta victoria compensa el sufrimiento. No se acaba todo aquí, pero compensa el sufrimiento. Después del sufrimiento hemos visto que las cosas llegan, que no son imposibles. Es un extra de motivación». 

La victoria más emotiva: «Buenas he tenido muchas, pero emotiva como esta, muy pocas o incluso ninguna. Una victoria tan emotiva y tan necesitada no la había tenido nunca».

Se puso presión a sí mismo. Tenía delante una gran oportunidad: «Este fin de semana había presión, pero yo también me la he puesto. A veces cometes más errores de la cuenta cuando no hay presión, porque no tienes la misma tensión. Este fin de semana me he puesto nervioso antes de la carrera, mientras que en Montmeló o Mugello no lo estaba porque no había nada que perder. Hoy tenía a perder una oportunidad de oro, que no sabía si iba a llegar más. La oportunidad la desaproveché en Le Mans, pero aquí no podía volver a fallar. Por eso he estado muy centrado. No significaba aprovecharla y ganar sí o sí. Si no que significa hacer una carrera decente, buena y estar en el podio sí o sí».

"Volver a hacer vida normal", una de las claves: «Agradezco mucho a la gente que entiende y ha entendido mi situación. No es fácil. Lógicamente, había gente que pensaba que llegaría a Portimao y ganaría, a los cuales estoy muy agradecido. Personalmente, yo también pensaba que me costaría menos, pero está yendo más lento de lo que me esperaba. Siempre quedan residuos y molestias en el brazo que te hacen pensar más de la cuenta. Tienes que ir encima de la moto pensando más en el brazo que en pilotar. Una de las estrategias que adoptamos después del test de Montmeló, que fue mi primer día de pretemporada y el primero que pude rodar sin presión, después de ahí hablé con mi fisio y con los doctores, y les dije que necesitaba volver a mi vida normal. Volver a entrenar con mi hermano, volver a ir en bici con él, tener horas libres durante el día y, si las tengo, no tener que estar estirado en una camilla. Fue uno de los pasos que hicimos el de volver a mi vida normal. Pronto también volverán mi entrenamientos en Rufea (dirt track) con toda la pandilla y eso también ayudará».

Los pies en el suelo. La victoria ha sido un parche, pero la situación difícil no ha terminado: «No ha sido fácil. Hemos dado impulso a la situación, porque no está pasada, simplemente hemos llenado el depósito de gasolina, que estaba en reserva. Esto ayudará a que en el futuro podamos seguir en esta progresión. Venir de hacer tres ceros seguidos y pensar en salir a ganar la carrera y arriesgar, no es nada fácil. Para ello me he tenido que concentrar muchísimo, pero era también la manera de dar un paso diferente a lo previsto, que era venir de tres ceros seguidos a ganar la carrera».

Agradecimiento a su entorno, a los médicos y a Honda: «De los momentos duros puedes salir solo, pero de un momento tan duro físicamente y psicológicamente necesitas ayuda. Y esa ayuda la he encontrado en los doctores, empezando por el Dr. Mir, la Dra. Marlet, Samuel Antuña y todo su equipo, Ignacio Roger de Oña... Todos los doctores que han estado sufriendo lo mismo que yo o más. Y luego, pasando por el equipo, por la familia, por los amigos y también por Honda. El respeto que he sentido de parte de Honda en todo este tiempo te da la tranquilidad de caerte tres veces en tres carreras seguidas, salir hoy y volver a intentarlo. Quien me interesa que esté contenta con mi trabajo es Honda. Es mi familia y estamos trabajando todos para sacarlo adelante».

«Estamos en un deporte que no sólo depende del jinete, también hay un caballo; en este caso el jinete está tocado y el caballo también»


Consciente de las expectativas de la gente. De momento, ni él ni la Honda están al 100%: «Viniendo de donde venimos, era consciente de que a la vuelta hay expectativas. Con mucha gente las puedes cumplir y con otra es decepción. Pero las expectativas nos las tenemos que marcar nosotros mismos en nuestro box. Sabemos dónde estamos, dónde queremos llegar y el momento que estamos viviendo. Y una cosa no quita la otra. Estamos en un deporte que no sólo depende del jinete, también hay un caballo, que es la moto, que también tiene que acompañar. En este caso el jinete está tocado, el caballo también, y tenemos que trabajar ambas partes para seguir evolucionando».

No le preocupa en qué posición pueda terminar el campeonato: «Siendo realista... No sé, no me importa. Estoy a 90 puntos de Quartararo y estamos hablando de pilotos de MotoGP, por lo que me da lo mismo acabar segundo, tercero o cuarto. Si no vas a ganar da lo mismo, porque nadie se acuerda de quién fue subcampeón en 2005. Yo no lo recuerdo, así que creo que nadie lo recuerda, sólo se recuerda a los que ganan. Intentaremos trabajar duro. Hoy es un día para disfrutarlo».

¿Más limitaciones físicas o técnicas?: «Es una mezcla de los dos. Lo dije en Montmeló y lo digo aquí: no estoy ayudando a la moto y la moto no me ayuda a mí, y este compromiso hace que todo se vuelva más difícil. En este circuito los puntos débiles no estaban tan presentes, sólo en dos curvas y en el resto de curvas fuimos capaces de pilotar de la manera correcta y sí, llegaremos a Assen, donde no seré capaz de pilotar 100%. Los puntos débiles de la moto estarán presentes allí y tendremos que continuar trabajando. Esta victoria es una motivación extra que nos da ánimos».

Comparación entre la lesión de 2011, con los problemas de visión, respecto a esta del brazo: «Era distinto. Cuando tuve aquellos problemas de visión el problema fue más corto, fueron sólo tres meses, aunque era algo que decían los médicos que no sabían si sería capaz de regresar y pilotar una moto. Al final fue una operación y fui capaz de volver a pilotar bien. La lesión del brazo ha sido algo muy largo».

Deja una respuesta

Volver a la home