Márquez, «amenazado» por el equipo, acaba tercero

(Desde Cheste | Circuito Ricardo Tormo) Marc Márquez concluye los test de MotoGP 2019 en Valencia en la tercera posición a 154 milésimas del tiempo de Viñales. El vigente campeón de la categoría reina ha probado las dos especificaciones de moto de 2019 de las que disponía en Valencia, después de que ayer no le diese tiempo a probar una de ellas por culpa de la lluvia. Destaca que lo importante es confirmar los pasos que se van dando y tenía clara la consigna de hoy: no caerse.


Balance de la jornada: «El día lo hemos empezado yendo ya muy rápido, y cuando me he visto en esos tiempos nos hemos empezado a liar, a probar las cosas nuevas. Es ahí donde pierdes más tiempo, pero es necesario estar mucho tiempo en el box y analizarlo todo bien. Nos hemos centrado en dos motos nuevas, en dos especificaciones un poco diferentes a nivel de motor y es ahí donde hemos ido mejorando y tratando de buscar cosas. Hemos recogido mucha información y ahora es tiempo de analizarlo todo, y tratar de dar otro paso en Jerez».

Sobre el nuevo motor de la Honda que ha probado en Valencia: «Cuando traen un motor nuevo, lo que las marcas buscan normalmente es más potencia, pero luego se busca tener esa potencia combinada con el tacto de gas, para que se pueda conducir bien. A veces cuesta buscar ese compromiso y no lo tienes de entrada, pero es en lo que estamos trabajando».

La consigna estaba clara: no caerse. No ha querido asumir riesgos en el tramo final del entrenamiento, aunque ha sido uno de los pocos que ha salido a pista en los últimos minutos: «Al final del entrenamiento la pista estaba bien y podría haber puesto un neumático nuevo, pero no era el día. Tenía prohibido caer. Me han dicho que si me caía, no iba a Jerez. Me han amenazado con castigo duro, así que he ido con calma y es ahí donde he probado cosas que tenía que probar, pero no lo he probado todo, aún nos ha quedado una lista bastante grande de cosas. Ayer se dieron pocas vueltas y hoy también hemos empezado tarde».

Probar todo hasta tener clara la decisión, un aspecto clave: «Es ahí donde hemos trabajado estas últimas temporadas e intentamos seguir la misma dinámica: tratar de probar todas las cosas, olvidar la clasificación y tenerlo muy claro. Hay que ir paso a paso y probarlo todo si hace falta dos veces, dos veces, y hasta que no lo tengo claro no digo lo que siento. A veces así pierdo más tiempo, pero esa es la manera de buscar la buena dirección. Tenemos que probarlo en diferentes circuitos, como haremos en Jerez».

Habrá más especificaciones de motor antes de tomar una decisión definitiva y sellar los motores antes de arrancar la próxima temporada: «Del motor van trayendo evoluciones. Lógicamente, aquí en Valencia no es la última evolución y posiblemente dentro de tres meses en Malasia habrá otra evolución. La fábrica marca sus tiempos, pero de entrada el nuevo motor corre un poco más y aún están buscando más. Pero ya hemos visto que hay una tendencia que tenemos que rectificar un poco. Cuando son prototipos pasan estas cosas. También hay que trabajar en la durabilidad, el consumo… y todo en general».

Solucionando los problemas con el tren delantero: «Tenemos que escoger la goma más dura porque forzamos mucho el neumático delantero y estamos trabajando en tener que forzarlo menos para que haya menos caídas con el tren delantero. La consecuencia es que quizá se puedan utilizar gomas con un compuesto más blando. Ha sido la primera vez que con los Michelin he podido rodar todo el día con un compuesto muy blando, que no usaba casi ni en la primera sesión de los entrenamientos».

Sin noticias sobre la plataforma inercial única, el cambio principal que habrá en la electrónica en 2019: «Me has pillado en fuera de juego. No se ha empezado a probar nada… ¿Qué es eso? No sé, no sé, ahí lo desconozco».

Sobre su nuevo compañero de equipo, Jorge Lorenzo: «Lorenzo va mejorando, pero la Honda no es una moto fácil. Ya se ve el debut de Morbidelli, que ha cogido la Yamaha y casi acaba de mí. Son motos diferentes. Se ve que de entrada la Honda no es una moto fácil y necesita una adaptación, pero no es así cuando pasa al revés. Los que más me han sorprendido de este test han sido Morbidelli y Bagnaia».