El catalán se mostraba prudente después de lograr la séptima posición en el primer día de entrenamientos en Sepang con un registro de 2:02.278, más lento incluso que el que realizó el pasado sábado Casey Stoner con la Ducati, y asegura que tienen un largo camino por delante en la puesta a punto de su RC213V.

Marc Márquez ha cuajado un discreto inicio en los entrenamientos de pretemporada en Malasia, después de acabar en séptima posición la primera jornada a un segundo y medio del tiempo cosechado por Jorge Lorenzo. No ha sido la vuelta de vacaciones deseada para el piloto de Cervera, que además ha terminado a medio segundo de su compañero Dani Pedrosa, quien hoy ha concluido en el tercer puesto. El bicampeón de MotoGP lo tiene claro y asegura que «todavía tenemos mucho trabajo por hacer, ya que contamos con la nueva electrónica, un nuevo motor y un par de especificaciones de motor diferentes a las que usamos en Valencia y Jerez en noviembre».

Contenido relacionado
Test Sepang 2016: Lorenzo muestra sus galones desde el primer día

En este arranque de la actividad en 2016, el principal quebradero de cabeza para el 93 siguen siendo la nueva electrónica y el carácter del motor, por lo que el trabajo principal lo han dedicado a estas áreas: «En lo que respecta a la puesta a punto, hemos hecho muy pocos ajustes, porque nos hemos centrado en la electrónica y en adaptarla a mi estilo de pilotaje». Márquez reconoce que el comienzo ha sido más flojo de lo esperado, pero que aún queda mucha pretemporada por delante en un año repleto de novedades técnicas con la nueva electrónica y la llegada de los Michelin: «Es cierto que ni mi posición en la tabla de tiempos ni el registro que he conseguido son buenos, pero esta va a ser una pretemporada larga en la que tendremos que trabajar duro en diferentes aspectos. Vamos a ver si mañana podemos mejorar», declaraba el piloto del Repsol Honda.


Te puede interesar…

Deja una respuesta

Volver a la home