Marc Márquez: «Quartararo sabe que no estoy al nivel de disputarle una carrera»

Entrevista a Aleix Espargaró: «El mío es un ejemplo claro de que nunca hay que tirar la toalla»

Pole de récord para Bagnaia en Le Mans y primera fila de Aleix Espargaró


Márquez habla de la ayuda de Quartararo en el FP3

Marc Márquez saldrá 10º mañana y se ve con opciones de pelear por estar un poco más adelante. Sobre sus opciones de Mundial, matiza un poco el discurso de ayer: «Aquí en Le Mans no estamos para luchar por el Mundial , no puedo decir que vamos a recuperar puntos (...) Ojalá que venga, el Mundial es muy largo y nunca se sabe».


Tras un difícil inicio de fin de semana ayer en Le Mans, Marc Márquez se ponía como objetivo estar entre los diez primeros, aunque reconocía que ni siquiera eso iba a ser fácil.

Finalmente, el piloto del Repsol Honda ha logrado la décima posición en parrilla en una jornada que ha ido de menos a más para él, ya que las cosas arrancaron bien por la mañana en el FP3, terminando cuarto tras seguir la rueda de Fabio Quartararo en las dos últimas tandas de vueltas, lo que le ha dado unas décimas extras para poder clasificarse directamente para la Q2.

En la cuarta sesión de libres se le ha torcido un poco el día, ya que ha sufrido una caída en la curva 9 que le ha dejado en la Q2 con una sola moto, ya que no había tiempo para reparar la moto con la que se ha caído.

En dicha Q2 ha seguido sin éxito la rueda de Pecco Bagnaia en la primera tanda, pero en la segunda ha salido solo y no ha podido cuadrar una vuelta para salir más allá de la décima posición: «Por la tarde me ha costado un poco más, en general. No sólo en el FP4, sino que tampoco en la clasificación tenía las sensaciones buenas. Cuando no las tienes, por mucho que sigas, no va. He visto que no iba y que la posibilidad de caída era muy elevada si quería sacar un poco más. Ahí es donde he intentado parar en boxes, poner el neumático delantero que me daba un poco más de confianza, que era el blando, y también por eso he tardado un poco más en salir. Luego he salido a hacer mi vuelta, y podía variar de décimo a octavo, pero no mucho mejor», reflexionaba Márquez en el micrófono de DAZN.

Aun así, reconoce que en la tercera sesión de libres ha tenido buenas sensaciones y es más optimista para la carrera. No se ve con opciones de luchar por el podio, pero sí en el segundo grupo: «Esta mañana sí que me he encontrado bastante bien, pero por la tarde con temperaturas más altas nos ha costado a una vuelta, aunque en cuanto a ritmo no estábamos del todo lejos. Hay tres pilotos que van más rápidos que el resto, que son los tres del podio de Jerez (Quartararo, Bagnaia, Aleix), pero luego estamos ahí unos cuantos para luchar por el top 5».

 

«Si la carrera es en seco, con una buena salida creo que podemos ser quinto, sexto o séptimo»


Sobre las ayuda de Fabio Quartararo en el FP3, que ha acabado con un deportivo apretón de manos entre ambos campeones, Márquez exponía que «Fabio tiene las cosas claras, sabe y entiende que ahora no estoy al nivel de disputarle una carrera y él está haciendo su campeonato. Lógicamente, yo intento buscarme la vida como siempre. Sabía que era rápido, pero en ese aspecto demuestra que tiene las cosas clarísimas y que su objetivo es el campeonato. Sabe perfectamente que ahora no estoy al nivel para discutirle a ritmo de carrera mañana».

Ayer comentó que no se veía con opciones de luchar por el Mundial, aunque ha matizado ese discurso y niega que dé el campeonato por perdido: «'Game over' no, pero aquí en Le Mans no estamos para luchar por el Mundial. No puedo mentir, no puedo decir que vamos a recuperar puntos. Nos faltan cosas, nos falta velocidad y ser más constante en todas las sesiones. Por mucho que quiera, si no lo tienes, toca ir con calma. Ojalá que venga, el Mundial es muy largo y nunca se sabe», zanjaba en DAZN.

Preguntado después en su comparecencia con la prensa sobre si ve más posibilidades de un buen resultado en caso de lluvia (la previsión no descarta la lluvia para mañana), el ocho veces Campeón del Mundo dice que «no cambiará mucho la historia. Sí es cierto que con lluvia se abre todo el abanico: de poder hacer una buena carrera, de caerte, de asumir más riesgos o de sufrir incluso, y una carrera larga en agua pues es muy incómoda. Pero si pensamos en que la carrera es en seco, con una buena salida creo que podemos ser quinto, sexto o séptimo. Haciendo una buena carrera, podemos estar. Más adelante sería un regalo, más atrás, ojalá que no».