«Sobre la mesa estuvieron todas las opciones, también la de no volver a correr», dice Márquez

Marc Márquez ha reaparecido ante los medios para hablar sobre la gran mejoría de sus problemas de visión, lo que le ha permitido volver a entrenar en moto. Hará un entrenamiento privado en un circuito de velocidad y, si todo va bien allí, recibirá el 'apto' de los médicos para estar en los test de MotoGP 2022 en Malasia, previstos para el 5 y 6 de febrero.


Sólo unas horas después de que se confirmase la gran mejoría que está teniendo su diplopía (visión doble), Marc Márquez ha comparecido ante los medios en una rueda de prensa virtual que ha realizado HRC con motivo de la presentación de sus planes deportivos para 2022.

En principio Márquez iba a ser baja en esta comparecencia, pero en la noche de ayer se confirmó su presencia y su equipo emitió un comunicado confirmando que había vuelto a entrenar en moto, en este caso practicando motocross.

Así pues, el ocho veces Campeón del Mundo se ha convertido en el claro protagonista de la rueda de prensa, en la que ha hablado sobre cómo se encuentra y sobre cómo ha sido ese largo proceso de casi tres meses sin subirse a una moto tras la lesión, la cual le hizo perderse las dos últimas carreras de 2021. Espera estar en los test de Sepang, pero su presencia dependerá de cómo se encuentre en un próximo test que hará en un circuito de velocidad:

Balance de cómo se encuentra. Se muestra cauto, pero también muy satisfecho por la evolución que han tenido sus problemas de visión en las últimas semanas: «Estoy muy contento. Aliviado, pero aún con tensión. Aún no podemos decir que estamos totalmente recuperados, porque quedan unos pasos planificados que necesitamos tanto el doctor como yo para poder confirmar que estoy totalmente recuperado. Pero desde el momento del accidente, con el Dr. Sánchez Dalmau decidimos emplear un modo conservador. Está claro que encima de la mesa estaban todas las opciones: modo conservador y dejar pasar el tiempo, la opción de una operación y la opción de no poderme subir otra vez en una moto. Pero parece que la opción conservadora está dando sus frutos, que es el tiempo. Lo va fijando todo, ese nervio y ese músculo va trabajando bien. Sobre todo, parece que en estas últimas semanas ha habido mucha mejoría. La visión es algo que, o ves bien, o no ves bien. Y si estoy encima de una moto es, lógicamente, porque veo bien». 

Hará un test sobre una moto de circuito (Honda CBR1000RR-R u Honda RC213V-S) para ver cómo se encuentra y decidir ahí si va o no a los test de Sepang: «Ahora falta confirmar y dar este último paso, que será rodar con una moto lo más similar posible a una MotoGP con la que podamos entrenar, en un circuito de Gran Premio, como puede ser Montmeló, Valencia, Jerez o Portimao, que son las posibilidades que está barajando el Repsol Honda para poder probarme allí. Si todo va bien en un día de entrenamientos con una moto a 300 km/h, ahí ya sí que daremos el paso de poder estar en los test de Malasia. Pero de momento, prudencia. Contentos, pero seguimos el mismo plan, el de tener prudencia, hacer las cosas bien y no querer correr más de lo necesario».

Cuenta también cómo se encuentra con el hombro derecho, su principal escollo físico el pasado año. Tiene claro que este año su prioridad es la condición física: «Este tiempo me he focalizado más en la vista, pero no hemos olvidado el hombro. Lo hemos continuado trabajando, pero una vez que parece que la visión se está solucionando por el buen camino, nos vamos a fijar mucho en este hombro. Mi prioridad máxima va a ser mi físico y esto es lo que voy a intentar cuidar al máximo. Esto quiere decir que me intentaré rodear de los mejores, los que me den la confianza para cuidar este brazo, que ahora está en mejor forma de como acabé la temporada, pero tenemos que prevenir irritaciones y posibles problemas. Esto es lo que haré. Ahora estoy disfrutando de estos primeros días de moto y trazando un plan para estar lo mejor posible durante toda la temporada».

El aspecto mental, lo más duro en este proceso: «Quizá ha sido uno de los momentos más difíciles de mi carrera, porque ya es el cuarto invierno que estoy lesionado. Primero con el hombro derecho, luego el izquierdo, luego el brazo y ahora que parecía que el hombro iba mejor, llega otra lesión cuando había vuelto a ganar en Austin y en Misano y me sentía bien. Pero la vida es así, siempre hay que ser positivo. Es cierto que es fue duro y que no se lo deseo a ningún piloto, pero en cualquier caso ahora me siento mejor. Mi objetivo será estar en el test de Malasia o al menos en la primera carrera del año. Estamos en el camino, pero primero necesito probar en un circuito de Gran Premio a altas velocidades. La vista es algo muy serio, así que tengo que seguir los consejos de mi médico».

Marc Marquez, durante la rueda de prensa telemática de este viernes

Trató de evadirse en las semanas posteriores a la lesión: «Desde el punto de vista mental, tal y como se ha visto en las redes sociales, he tratado de olvidarme del mundo. He tratado de olvidarme de todo y de hacer una vida normal con mi gente y estar en casa. Especialmente en las primeras semanas de la lesión. Obviamente, es difícil y duro. Especialmente, cuando tienes un problema de visión el primer mes no puedes hacer una vida normal. Las sensaciones no eran buenas. Es difícil, pero entonces cuando vuelves a subirte de nuevo a la moto, las sensaciones son aún mejores y más bonitas. Por esta razón siempre he dicho que no le deseo a nadie este tipo de problemas ni de lesión, porque es un largo parón y todos los pilotos necesitan tener una pasión en su vida».

Una recuperación diferente a las que tienen otras lesiones: «La recuperación de la vista no es algo que puedas planificar: o tienes una visión clara o no la tienes. Es On/Off. Soy el primero que cuando tengo una lesión quiero estar bien lo antes posible, pero la experiencia en este caso, porque viví la misma situación en 2011, me hizo ser realista. Ningún médico te dice si te recuperarás en un mes, tres meses o seis meses. Es algo que ni ellos saben. Fue duro, pero paso a paso me he ido encontrando mejor. Pero está claro que con este tipo de lesiones, todo está sobre la mesa, incluso la posibilidad de no volver a subirte en una moto, así que ha sido un momento duro. Pero empecé a sentirme mejor este último mes, la última semana entrenar con la bicicleta y las sensaciones fueron buenas. El doctor confirmó esta mejoría y ahora necesito probarme en un circuito de GP para comprobar y estar 100 % seguro de que cuando empiece la pretemporada estaré preparado».

Al contrario que cuando sufrió la diplopía en 2011, en esta ocasión parece que no necesitará ninguna operación: «Si estoy montando en moto, es porque la operación parece que no es necesaria. Si estoy encima de la moto es porque ahora tengo una visión perfecta. Pero en este momento estoy siguiendo los consejos de los doctores y cuando me pruebe en un circuito de GP, a altas velocidades en un día de test donde complete muchas vueltas, evaluaremos todas las posibilidades antes de tener el 'ok' para ir al test de Malasia. Por esto tomamos el camino conservador desde el primer momento. Si con el tiempo no se hubiera recuperado, me habría operado, pero esta vez parece que todo va bien, así que no necesitaré una nueva operación en mi ojo».

Cuenta cómo fue el accidente tras el que se le reprodujeron los problemas de visión doble: «El accidente fue un día normal de entrenamientos. Me levanté, cogí la moto de enduro para entrenar y estaba pilotando en un circuito pequeño que hay cerca de mi pueblo. Estaba con Josep García, Campeón del Mundo de Enduro, con quien tengo muy buena relación. Paramos de rodar en el circuito, pero después pensamos en dar unas vueltas más antes de irnos y en ese momento me caí en una curva a derechas. Tuve como una especie de highside y me golpeé la cabeza contra el suelo. Pero me levanté, cogí de nuevo la moto y volví a casa. Llegué, me di una ducha y alrededor de tres horas después empecé a sentir algo extraño en la vista y en la cabeza. Llamé a mi doctor, le conté la sensación que tenía y me dijo: ‘Vale, no te preocupes, espera. La primera semana es normal’. Pero después de la primera semana vimos que el problema seguía ahí y fue cuando lo confirmamos. Al principio los médicos me aconsejaron estar tranquilo, porque a veces en las primeras semanas se puede resolver solo. Pero si en las primeras semanas no se resuelve el problema, me esperaba un largo periodo y así ha sido».

Sobre reducir riesgos entrenando: «El riesgo está ahí siempre. Si te quedas en el sofá y no tomas riesgos, correrás todas las carreras, pero no serás el mejor del mundo».

Deja una respuesta

Volver a la home