Márquez, mucho más líder, satisfecho pese a perder el duelo en Silverstone

Marc Márquez se marcha de Silverstone con 78 puntos de ventaja al frente del Mundial, lo que le deja satisfecho pese a haber perdido otro cara a cara, esta vez contra Álex Rins. El piloto del Repsol Honda no se baja del podio -lleva 11 en 12 carreras, más la caída de Austin- y va muy encaminado hacia su octavo título. Lamenta el abandono de Dovizioso, pero también cree que es una posible consecuencia de clasificar en tercera fila.


Debido a la distribución que había este domingo de las carreras en el GP de Gran Bretaña, la rueda de prensa del podio de MotoGP ha coincidido con la disputa de la carrera de Moto2 en Silverstone. Así pues, en plena comparecencia Marc Márquez ha visto cómo se iba al suelo su hermano y, una vez terminada, tanto él como los periodistas españoles hemos esperado a ver el desenlace de la carrera antes de entrar en materia con los "corrillos" con la prensa escrita. Márquez, que acababa de perder un duelo estelar con Rins, tenía cara de circunstancias, pero sobre todo por la caída de su hermano. «Me jode más esto, preferiría haberme caído yo», llegó a decir ante los medios.

Ya en pleno repaso de la carrera y de ese mano a mano con Rins, Márquez aseguraba que se esperaba que el de Suzuki pudiese ganarle en esta carrera: «Lo intuía perfectamente, así que por eso a mitad de carrera he cortado gas y le he dejado pasar. Pero he visto que Rins cortaba más y que en una vuelta Maverick nos ha recuperado casi un segundo y he pensado que no había que hacer tonterías, que había que liderar la carrera y hacer el desgaste, como en las carreras ciclistas cuando tiras delante. Luego en el sprint final casi me sale, pero dos vueltas antes de meta ya me ha enseñado qué es lo que quería hacer. Lo sabía, pero no sabía qué hacer porque ya no tenía más neumático. Por mucho que acelerase, quizá era demasiado y ahí era donde me podía caer, así que he tenido que cortar un poco».

«En cualquier caso, se ha cumplido el objetivo, que ya dije ayer que era el de sacar puntos a Dovizioso. Por otra parte, me gusta sacar puntos con todos en pista, pero en este caso Dovizioso ha tenido un cero sin que fuese error suyo», remataba Márquez sobre su análisis.

Una de las grandes claves de la carrera ha estado en la caída en la primera curva en la que se han visto envueltos Quartararo y Dovizioso, dos rivales de Márquez que han quedado fuera a las primeras de cambio. Saber que ambos han abandonado ha cambiado también el planteamiento del piloto del Repsol Honda: «Curiosamente, le había dicho al equipo antes de la carrera que sólo quería saber algo si le pasaba algo a Quartararo y Dovizioso, y nada más pasar por meta en la primera vuelta he visto a los dos en la pizarra. Lo cierto es que ahí cambia un poco la carrera, porque no tienes que arriesgar tanto. Quizá eso ha sido un punto clave, porque mi plan era arriesgar mucho en las cuatro o cinco primeras vueltas para abrir hueco, y cuando he visto eso he estado ahí cuatro vueltas dudando si apretar o no. Es ahí cuando Rins se ha enganchado y, cuando eso pasa aquí, es muy difícil ya abrir hueco».

Segundo duelo consecutivo perdido, pero mucho más líder


Por segunda carrera seguida, Márquez se ha quedado con la miel en los labios en la última curva. Sin embargo, tiene claro que perder el mano a mano de Austria con Dovizioso fue más doloroso que el de este domingo con Rins: «Duele mucho, mucho más el de Austria porque te recuperan puntos. Aquí sí que ha recuperado puntos Rins pero está a 101. Celebrar victorias gusta y la gente las celebra por todo lo alto, pero nosotros queremos celebrar por todo lo alto otro campeonato, que es el objetivo principal de la temporada, por lo que estamos trabajando y no hay nada hecho, así que tenemos que seguir con la misma mentalidad».

Pese a que Rins ha estado en la retaguardia todo el fin de semana, Márquez sí que contaba con él para la lucha por la victoria: «Hay pilotos en entrenamientos que no van todo el rato a tope, sólo en algunas vueltas, y Rins es uno de ellos. Sabía que en este circuito las Yamaha y Suzuki, con este motor diferente que llevan, eran los principales rivales. Lo importante es que un circuito que a priori era muy desfavorable para nosotros, hemos estado ahí y luchando por la victoria».

Sobre el gran rendimiento que mostraba la Suzuki en las curvas, Márquez cree que sobre todo la diferencia ha estado en haber llevado él el desgaste de la carrera, lo que se ha traducido en que sus neumáticos hayan llegado en peores condiciones que los de Rins: «Yo ya iba sin neumático y parecía que la otra moto iba mucho mejor que la mía. Pero yo ya había hecho todo el desgaste. Parece que en estos circuitos de enlazar curvas, de velocidad en curva y de mantener el paso, es donde las Yamaha y las Suzuki van muy bien. Lo importante para nosotros es ser constantes en todos los circuitos, y no nos vale hacer primeros por diez segundos en uno y sextos en otros, sino que es aquí en donde tenemos que trabajar más».

Además, al final de la carrera, Márquez se ha quedado sin gasolina y ha tenido que recurrir a un comisario para llegar al parque cerrado. Tenía claro que el consumo era algo a tener en cuenta: «Para ahorrar tienes que ir detrás; con los rebufos ahorras mucho, pero he hecho toda la carrera delante y sabía que no podría utilizar el extra de potencia al final, pero también sabía que a las malas pillaría 20 puntos. Cuando no tienes nada que perder te la juegas a todo y entonces esperas y haces toda tu estrategia, y cuando sabes que con 20 puntos te vale, haces otra estrategia. Sí, es duro, porque te tienes que tragar el orgullo y a mi me gusta ganar hasta en el parchís, pero no pasa nada».

Por último, sobre su diferencia de 78 puntos sobre Dovizioso a falta de siete carreras, reconocía que es una renta importante aunque le hubiese gustado conseguirla con Dovizioso en pista. «Son más de tres carreras, queda una menos; objetivo cumplido. Repito que me gustaría que los rivales estuviesen en pista, no como le ha pasado a Dovizioso, que además no ha sido un error suyo, pero nosotros seguimos trabajando en la clasificación siempre estamos delante para evitar este tipo de incidentes». Lamenta el abandono del italiano, aunque cree que clasificar en tercera fila ha sido un condicionante importante para ello: «Está claro que Dovizioso no se lo merece, pero también es consecuencia de clasificar mal, porque hay más riesgo de que sucedan estas cosas», zanjaba.