Márquez volvió a perder el duelo con Dovizioso, pero lo intentó hasta el final

Marc Márquez se marcha de Qatar con 20 puntos después de haber luchado por la victoria hasta el final. Una vez más ha sido superado por Andrea Dovizioso, aunque lo ha vuelto a intentar hasta la última curva. El piloto del Repsol Honda cierra muy satisfecho el primer fin de semana de la temporada.


Después de un invierno extraño y menos productivo por culpa de su lesión en el hombro, al final sólo 23 milésimas han separado a Marc Márquez de la victoria en el GP de Qatar. El piloto del Repsol Honda ha realizado una gran carrera, vigilando en todo momento a Dovizioso e intentándolo al final. Sin embargo, Márquez no se encontraba cómodo, entre otras cosas por haber tenido que montar el neumático medio delantero para minimizar riesgos: «Honestamente, iba al límite. No iba cómodo. He elegido el neumático medio delantero para asegurar, porque con el duro había mucho riesgo de caída. Para asegurar con el medio delantero tenía que pilotar con el trasero, y si pilotas con el neumático trasero lo gastas más. Al final no me quedaba neumático trasero, lo he consumido mucho», declaraba Márquez en el micrófono de DAZN después de acabar segundo. 

Como siempre, el de Cervera ha sido fiel a su estilo en la última vuelta, en la que lo ha intentado dos veces. La última ha sido calcada a la de 2018 en Qatar y también ha acabado con el mismo desenlace de la victoria de Dovizioso: «Lo he intentado, lo he probado, porque si no, no me quedo tranquilo. Hoy podré ir a dormir tranquilo por haberlo probado. No ha podido ser, me he quedado también muy cerca y ha sido casi igual la maniobra, pero estoy contento con cómo ha ido el fin de semana. 20 puntos. Si me lo hubiesen dicho en enero, hubiera firmado. Aparte, en un circuito como Qatar».

«Este año la moto corre y por eso he intentado buscar bien el rebufo. Hemos ganado un poco. Ahora me puedo poner en paralelo con la Ducati, pero Dovizioso ha salido muy rápido de la última curva, yo he salido más lento y además no tenía tracción. Me ha ganado, ha sido repetido del año pasado, así que a ver si se repite también el final del campeonato. Dovizioso aprende muy rápido, tiene mucha experiencia. Me ha dicho que no creía que lo iba a probar, pero si no, no sería yo. Lo he probado para que la gente se levantara ya del sofá en la primera carrera y estoy contento con los 20 puntos aquí en Qatar», añadía sobre ese último intento de adelantamiento a Dovizioso.

Pese a acariciar la victoria en un trazado que habitualmente se les atraganta a él y a la Honda, Márquez no quiere lanzar las campanas al vuelo: «No me gusta crear más expectativas de las que siento, y siento que tenemos que ir carrera a carrera. Es una moto con un carácter diferente a la del año pasado, sobre todo con el motor. Tenemos que entender aún muchas cosas, tenemos que seguir mejorando».

A colación de esto, también ha mandado un recado: «No me gusta crear expectativas. Hay pilotos que en pretemporada les va muy bien y ya se ven ganadores. Vale más prepararse para la peor, y si luego viene de cara, bienvenido sea».

Sobre su lesión en el hombro, admite que no le ha molestado nada y mantiene el mismo discurso de todo el fin de semana: «Sabía que no lo notaría. Ya lo dije el jueves, que el hombro estaba bien y no había que preguntar más. La carrera no ha sido física; hemos hecho las 10 primeras vueltas muy lentos, pero para mí bienvenido sea ese ritmo porque no podía empujar más para no gastar más el neumático delantero. Lo he podido gestionar, aunque no era fácil y quizá he gastado mucho el neumático trasero, pero la perfección cuesta mucho lograrla. Hoy nos ha ganado Dovizioso».

Hablando sobre uno de los grandes protagonistas de la carrera, Álex Rins, Márquez tiene claro que el de Suzuki puede ser un rival a tener muy en cuenta durante la temporada. Hoy Rins ha sido cuarto, pero ha plantado mucha batalla a Dovizioso y Márquez: «Hay que contar con Rins. Aquí iba bastante penalizado de motor, pero tiene un chasis increíble. Esto suele pasar, cuando el motor corre menos el chasis va mejor, porque es más dócil. Seguramente, cuando lleguemos a Europa, en circuitos pequeños Rins puede ser muy peligroso y tendremos que estar atentos».

De cara a Argentina, siguiente cita del calendario, espera que las cosas sean al menos más tranquilas que el año pasado, cuando fue penalizado en tres ocasiones, la última de ellas al arrollar a Rossi: «A ver si acabamos mejor que el año pasado. Más tranquilos, al menos…», zanjaba entre risas en el micrófono de Izaskun Ruiz (DAZN).