Márquez acaba segundo y sale de Misano con 67 puntos de ventaja

Marc Márquez no se baja del podio y sigue siendo el único capaz de batallar con las Ducati oficiales de Dovizioso y Lorenzo. El de Cervera ha sumado su décimo podio del año, acabando segundo tras la caída de Lorenzo. Se va de Misano con 67 puntos de ventaja sobre Dovizioso, el ganador en esta decimotercera cita de la temporada.

Repasamos lo que ha dicho Márquez al término de la carrera en el micrófono de Movistar MotoGP. Su intervención comenzaba con una referencia a los pitos de la afición italiana: «Estaba hablando y no me escuchaba ni a mí… Estaban silbando, pero qué le vamos a hacer… Ya se ha visto lo que me ha afectado este fin de semana».


Balance de un buen fin de semana y de una carrera que se salda con 20 puntos más: «He ido súper concentrado. Menos en la Q2, me ha salido todo muy bien, incluso el warm up. En carrera, luchar contra las Ducati es difícil. Aceleran mucho, toca recuperar en las frenadas y no podía. Cuando he visto que Dovizioso se ha ido, mi objetivo era intentar quedar segundo. Iba justo, pero veía que Lorenzo iba igual de justo que yo. Estaba aguantando ahí a ver si fallaba él o si me la podía jugar al final. El objetivo era este, perder cinco puntos respecto a Dovizioso, porque de esa manera aumentamos la ventaja y ya son 67».

Las Ducati, cada vez más fuertes. Encadenan tres victorias seguidas con Dovizioso -Brno y Misano- y Lorenzo -Austria-: «Menos mal que se han despertado tarde. Bueno, espero que sea tarde. Pero menos mal que se han despertado en esta segunda parte de temporada, porque están siendo muy rápidos los dos. Cuando vas detrás de ellos también ves que la moto funciona bien, pero no sólo es la moto, ellos también están aumentando el nivel. Pero va bien, porque es un toque de atención de cara al año que viene y nos tenemos que poner las pilas».

Test en Misano para buscar algo más: «Hay poco margen de mejora. Mañana nos quedamos a entrenar aquí, tenemos un test. Sí que es cierto que en este circuito Ducati entrenó, pero tenemos un test en el que probaremos alguna cosa. Ojalá alguna funcione y pueda tener esa décima de más. Si no llega, creo que tengo armas suficientes para defenderme y atacar en algunos circuitos».

Ducati, el rival también para Aragón: «Han hecho test y fueron rápidos, pero nosotros iremos más; o al menos lo intentaremos, esta es la mentalidad. Aquí sabía que habían ido rápidos y no las tenía todas conmigo antes de empezar el fin de semana, pero empecé fuerte. Aragón es un circuito que me gusta, uno de mis favoritos, y a ver si podemos atacar. Pero si no, de cinco en cinco no nos atrapan».

Llega MotorLand, una pista en la que ha ganado en los dos últimos años, pero sin la obligación de tener que vencer: «Lo tengo marcado en rojo, pero no es clave ganar allí. La clave de la temporada es puntuar en todas las carreras que quedan. De esta manera creo que podremos ser campeones, pero lo digo con la boca pequeña, porque vendrán carreras en agua y carreras difíciles en las que tocará sufrir. No se puede desaprovechar, por corazón, una oportunidad de gestión. Empezaremos el fin de semana con la mentalidad de atacar, luego veremos el domingo qué podemos hacer».