Primeras declaraciones de Marc Márquez como piloto Gresini

Marc Márquez habla por primera vez sobre su debut con la Ducati en los test de Valencia y las buenas sensaciones que tuvo en esa primera toma de contacto: «Me pude adaptar más rápido de lo esperado; enseguida me encontré muy bien, con mucho feeling, y los tiempos salieron sin buscarlos exageradamente».


Año nuevo, vida nueva. Esta frase tan manida cobra mucho sentido en este 2024 en el caso de Marc Márquez, que arranca una nueva era en su trayectoria de la mano del Gresini Racing. Después de 11 temporadas luciendo los colores del Repsol Honda en MotoGP, el #93 comenzará esta aventura con Ducati y el equipo satélite italiano con el objetivo de volver a luchar por el título de MotoGP.

Márquez ya tuvo su esperadísima primera toma de contacto con la Ducati en los pasados test de Valencia, en los que ya ilusionó acabando en cuarta posición. Pero ha habido que esperar hasta cruzar al 2024 para escuchar las primeras valoraciones del ocho veces Campeón del Mundo sobre lo que fue su debut con la Ducati del Gresini Racing, ya que por contrato no podía trascender ninguna declaración del #93 hasta el 1 de enero de 2024.

Y así fue: nada más empezar el año se publicaron las primeras declaraciones de Márquez, que también cambió sus imágenes de perfil y descripciones en redes sociales para empezar, a todos los efectos, su etapa como piloto del Gresini Racing.

Su primera valoración sobre la Ducati fue muy positiva: «La verdad es que el test de Valencia fue mejor de lo esperado. Lógicamente estaba nervioso, había mariposas en el estómago... Aunque lleve muchos años en el Mundial, era un gran cambio, pero después de la primera tanda me quedé bastante más tranquilo, relajado. Y eso me permitió hacer el resto del test muy relajado, muy bien, centrándome simplemente en entenderme con mi nuevo técnico, electrónico... Entender la moto, porque al final salto a la moto campeona. Está en tus manos».

«Fue un test también para adaptarte a las posiciones de la moto, fuimos cambiando cositas. Todavía hay cosas con las que no me encuentro completamente cómodo, pero la velocidad estuvo ahí, que es lo más importante. Entendía la moto, cómo gestionar las cosas. Todavía me queda mucho por aprender, quizá no para ir más rápido, sino para ser más constante e ir mucho más seguro», añadía Márquez.

marc marquez motogp valencia test 1

Foto: Jesús Robledo

«Los tiempos salieron sin buscarlos exageradamente»


El piloto español no quiso establecer comparaciones entre la Honda que dejó en Valencia y la Ducati que probó dos días después de acabar la temporada, pero sí destacó la facilidad con la que le salieron las cosas con la montura italiana: «No me gusta comparar, y menos en público, la Honda con la Ducati que probé en el test de Valencia. No voy a decir las diferencias, pero al final es una moto diferente con un estilo de pilotaje diferente. Como he dicho, salto a la moto campeona, así que está en mis manos. Hay muchos pilotos que van rápido con esta moto. Me pude adaptar más rápido de lo esperado; enseguida me encontré muy bien, con mucho feeling, y los tiempos salieron sin buscarlos exageradamente. Al final del test pusimos un nuevo neumático blando, que también es importante. Me sentí bien. Todavía quedan muchas cosas por entender, a nivel de posiciones y de comunicación con el equipo. Es lógico, porque vengo de 11 años trabajando con un grupo y ahora es un grupo nuevo. La familia Gresini Racing me ha recibido muy bien, es todo muy agradable y esto también ayuda a estar más relajado».

Aun así, pese a las buenas sensaciones en su primera toma de contacto en Valencia, el piloto ilerdense no quiere lanzar las campanas al vuelo y prefiere esperar a los test de Malasia y Qatar para sacar unas conclusiones más claras acerca de sus opciones para la próxima temporada: «Sobre el 2024, primero quiero esperar. No voy a decir cómo lo afronto ni qué espero, sino que prefiero esperar a diferentes circuitos como Malasia o Qatar. En Valencia, al final, llegas rodado del Gran Premio, los pilotos lo teníamos todo por la mano. Malasia y Qatar son dos circuitos diferentes, allí entenderé también si realmente me adapto bien a la moto porque son curvas que, para mi estilo de pilotaje, son un poco más complicadas. Pero me encontré a gusto, que es lo más importante».