Márquez se ha quedado fuera del podio en Le Mans

El vigente campeón de MotoGP ha confirmado las dificutades que ha tenido para controlar su Honda en la carrera de Le Mans, en la que ha acabado cuarto y muy lejos de las dos Yamaha oficiales.

El piloto del Repsol Honda Team ha tenido muchos problemas a lo largo de la carrera, que le han impedido acabar más arriba de la cuarta posición. Pese al gran ritmo que ha tenido en el warm up, Márquez ha manifestado las dificultades que ha tenido en carrera con la temperatura más alta que por la mañana, algo que se ha convertido en un contratiempo: «En las primeras vueltas he empezado a notar que tenía muchos problemas en la parte delantera. Cuando he visto que tenía muchos sustos, he querido mantener la calma y sumar el máximo número de puntos posible, ya habrá mejores carreras. Ha sido una pelea constante con la moto, sabíamos que se movía pero por ejemplo con menos temperatura en el warm up se movía menos y en carrera se ha movido bastante más. Hemos aprendido y hemos cogido bastante información, y a ver si para las siguientes carreras podemos dar un paso adelante».

El catalán ha comentado después de la carrera sus problemas con el tren delantero, unas dificultades que no habían aparecido de esa manera a lo largo del fin de semana: «Después del warm up le he comentado al equipo que si la temperatura subía mucho podíamos sufrir con el tren delantero, lo veía venir un poco, pero no creía que tanto. Pero al tener estos problemas ya no puedes hacer la misma línea, no vas a la misma velocidad, luego quieres acelerar más al salir de la curva y la moto se mueve más… No hay un punto concreto en el que fallas, sino que es todo como una línea que tienes que seguir y si fallas en un punto, esto hace que falles en los siguientes».

Pese a que en Honda siguen buscando soluciones, nuevo basculante incluido, parece que a la marca del ala dorada le queda trabajo por delante: «En esta carrera he ido con otra moto. He rodado con una de las otras motos que tenía en los test de Sepang para saber cómo iría, y parecía que algo mejor. Pero el problema no es que nosotros vayamos peor que el año pasado, porque si comparamos las últimas carreras he hecho exactamente el mismo tiempo, pero sí que nuestros rivales han mejorado y es donde nosotros nos tenemos que poner las pilas», aseguraba Márquez, que también ha confirmado que continuará con la mismo moto en Mugello: «Al final es un cambio muy pequeño. Seguiré con esta moto, que es con la que me encuentro mejor y con la que hemos solucionado un poco este problema en la entrada en curva. Pero es curioso, porque Dani con un chasis completamente diferente tiene los mismos problemas, así que es difícil de entender».