Honda y Márquez siguen sin dar con la tecla

Marc Márquez se marcha de Le Mans con un sexto puesto y esperando que Honda pueda llevar más novedades: «Ya dentro del box se están acabando las ideas de probar cosas, y ahora falta también que vaya llegando material y que la moto vaya evolucionando». Es décimo del campeonato a 48 puntos de Quartararo.


Fin de semana difícil para Marc Márquez y para Honda, que se van de Le Mans con más dudas y con un sexto puesto tras una carrera que ha sido por eliminación.

Márquez ya chocó contra la realidad que le esperaba en Le Mans en cuanto arrancó la actividad el viernes, y pese a que durante el fin de semana ha seguido progresando, ha vuelto a acabar muy lejos de la cabeza (a 15 segundos del ganador, que ha sido Bastianini). De hecho, no califica el sexto puesto como el resultado real de esta carrera, ya que cayeron tres pilotos que estaban delante de él.

Deja Le Mans insatisfecho con el resultado y con el momento que está atravesando Honda, y esperando que la marca del ala dorada traiga novedades:

Sólo arriesgó en la primera vuelta: «No sé lo que se ha visto por la televisión, pero en la primera vuelta ha sido en la única en la que he asumido algún riesgo, para poder conseguir posicionarme en esas posiciones de cabeza y coger el ritmo de los pilotos delanteros, pero aún así he visto que iban más rápido que nosotros. Ha sido una lástima que en la última curva Quartararo y Nakagami se hayan ido largos, ya que hemos perdido algo de tiempo todos y se ha cortado el grupo. Quartararo tenía ritmo y ha podido llegar, pero yo no tenía ritmo para dar caza a los pilotos de cabeza y allí me he dedicado a terminar la carrera, a encontrar mi ritmo sin obsesionarme por quién venía por delante o quién iba por detrás. Me he dedicado a buscar mi límite de la situación, buscar hasta donde podía llegar y nada más. Hemos conseguido una sexta posición que en realidad es un noveno, pero se han caído tres pilotos. Era un poco el objetivo que marqué ayer, del quinto al séptimo, y me he quedado a la mitad».

Otra vez muy lejos del ganador, esta vez a 15 segundos. En Portimao acabó a 16 y en Jerez, a 12: «Vuelven a ser quince segundos, que son demasiados, y sí que es verdad que podrían haber sido 12 porque al final me he dejado ir, pero son muchos segundos. No es fácil aceptar la situación de acabar sexto; si estuviese más cerca, de entrada dudas si coger riesgos o no, pero como estás lejos no te entra la duda de si cogerlos o no, ya que sabes que por mucho que arriesgues no vas a llegar. Estamos trabajando, insistiendo y estoy intentando mejorar mi estilo de pilotaje. Honda está tratando de  encontrar la solución y soy el primero que dice que necesitamos algo. Aunque hay equipo, ingenieros y moto y piloto, ya dentro del box se están acabando las ideas de probar cosas, y ahora falta también que vaya llegando material y que la moto vaya evolucionando».

Ahonda más en cuáles son los problemas de Honda: «Yo no pido, yo explico donde está el problema y los ingenieros son los que tienen que saber cómo solucionarlo. Si yo pido o intento solucionar el problema es como dar tiros al aire; no sé de números, yo explico dónde tengo el problema pilotando y ellos tienen que pensar cómo mejorarlo. Están trabajando sin parar, están buscando soluciones y sí que por suerte mis comentarios son similares a los de Pol, Álex o Nakagami. Se está trabajando para ver si en los test de Montmeló pueden llegar ya cosas y podemos dar un paso más. Mi problema sigue siendo el mismo que el de pretemporada, donde yo ya dije que tenía unos problemas: con mucho grip y en el tercer día de test la moto iba muy bien, pero esas condiciones no te las encuentras nunca en un Gran Premio. Es lo que me temía en pretemporada y es lo que ha acabado pasando, sobre todo cuando hemos llegado a Europa a circuitos más pequeños».

Sobre los candidatos al título, pone a Quartararo, Aleix y Bagnaia como los tres pilotos a batir en estos momentos: «Está Quartararo, al que todo el mundo esperaba, pero luego también está Aleix, que a priori no se esperaba, y también está Bastianini, al que tampoco se esperaba. Se está viendo una categoría de MotoGP muy abierta, con líderes diferentes en cada carrera. Aunque para mi gusto creo que faltan adelantamientos en las carreras, un poco más de jaleo, pero con estas motos es muy difícil adelantar. Aunque sí que es cierto que la gente está pilotando muy bien y yo diría que Quartararo, Aleix y Bagnaia son los más constantes. Bastianini es muy rápido en algunos circuitos, aunque en otros sufre un poco más, pero está ahí».

No pierde la motivación. Ahora mismo, su desafío es intentar llegar a las primeras posiciones: «La motivación es intentar llegar. Si estás lejos, está claro que la motivación siempre es marcarse un objetivo realista. En Jerez ya expliqué que si tú te marcas el objetivo de ganar o estar en el podio lo único que conseguirás es una frustración, porque no lo puedes conseguir ahora. Ayer me marqué el objetivo de quedar del quinto al séptimo, pues se han caído tres pilotos y lo he podido conseguir, pero sé que de velocidad no estaba ni quinto ni sexto, estaba más lejos».

Deja una respuesta

Volver a la home