Marc Márquez analiza la victoria, la temporada y la celebración

Después de ganar su quinto título de MotoGP y el séptimo en general, Marc Márquez ha analizado en Movistar MotoGP cómo ha sido el triunfo que le ha servido para coronarse en Motegi. Tras ello, la original celebración no ha estado exenta de problemas, ya que se le ha salido el hombro...


Marc Márquez ya tiene un título más en el palmarés. El piloto del Repsol Honda ha conseguido este domingo en Japón su séptima corona mundialista, la quinta de la categoría reina, después de imponerse en la carrera de MotoGP en Motegi. El español, que sigue escalando puestos como uno de los pilotos más laureados de todos los tiempos, tenía entre ceja y ceja la posibilidad de ganar el título hoy: «Si soy sincero, después de Aragón te vas haciendo a la idea de que el título estaba cerca. Durante todo el año me he ido buscando motivaciones y la motivación que tenía era conseguirlo en la primera bola de partido. ¿Por qué? Porque soy así. Tenía esta motivación. He arriesgado durante toda la carrera, he arriesgado cuando he atacado y he provocado un poco el error de Dovi al tirar. Me da rabia que Dovizioso no esté en el podio, porque ha hecho un gran año también. Era importante celebrarlo aquí delante de los jefes, así están más contentos», analizaba el de Cervera al micrófono de Movistar MotoGP.

El #93 salía sexto en Motegi, pero rápidamente se ha situado a rueda de Dovizioso. Ha controlado la carrera y ha pasado al ataque a cuatro vueltas del final. Sabía que el italiano era, una vez más, un hueso duro de roer: «Veía que si llegábamos juntos a la última vuelta, él tenía las de ganar. Lo he intentado antes, pero he cometido un error y me he salido a la tierra. Ahí me ha vuelto a pasar. He vuelto a buscar el ritmo y luego he empezado a atacar cuando quedaban cuatro vueltas. Me encontraba cómodo delante cuando iba marcando el ritmo, y así lo he hecho.  Cuando he visto "Dovi OUT", en la última vuelta ha sido difícil concentrarse, pero ha sido muy bonita».

La celebración, en la que ha usado una máquina recreativa para representar la subida al #Level7, no ha estado exenta de sobresaltos: «Ha habido de todo. He cruzado meta, lo he celebrado con toda la gente del Fan Club, que me han preparado un videojuego...», decía el ilerdense, antes de confesar en el micrófono de Izaskun Ruiz por qué se había tenido que tirar al suelo durante la celebración: «Se me ha salido el hombro. Estaba celebrándolo, cuando ha pasado Redding le he abrazado y se me ha salido el hombro. Suerte que estaba Álex (su hermano) y José (su asesor) y me lo han puesto en un momento. Duele, pero con la adrenalina da igual. Esta noche los bailoteos tienen que estar ahí». «Ya tenía cita con el Dr. Mir, ya hemos ido hablando. En diciembre habrá que pasar por chapa y pintura», añadía al respecto.

A sus 25 años, el piloto español no deja de engrosar su palmarés: «Hemos llegado al nivel 7. Siete títulos, se dice rápido. Pasa rápido el tiempo. Cuando escucho 'siete', son muchos, pero las ganas y la celebración son las mismas que el primero. Esperemos que me queden muchos más. Se tiene que celebrar todo momento bueno, porque los malos ya llegan solos. Este año intentemos disfrutar de este sueño; el año que viene habrá la misma presión, pero ya llegará».

«Lo que más ilusión me hace es cuando escuchas 'siete', un título más. Puedes conseguir muchas victorias, muchas poles, ser muy espectacular... Pero al final te guías por los títulos con los que te retiras. He igualado a todo un Doohan, todo un referente, el primero que tengo en la mente cuando luchaba con Crivillé. Le daré un fuerte abrazo en Australia y le diré que lo siento, que le he igualado. Esperemos que no se frene aquí», aseguraba el heptacampeón mundial.

Una vez superado el séptimo nivel, la próxima pantalla empieza en las tres carreras que quedan para terminar 2018, en las que buscará divertirse y certificar junto a Honda la triple corona: «Ahora a disfrutar tres carreras, pero ya me han dicho que el Mundial de Constructores y Equipos aún no está decidido, porque en 2014 la lié un poco. Ahora a disfrutar, medir el riesgo y preparar sobre todo la pretemporada del año que viene. Ahora toca disfrutar y hacer estas tres carreras sin presión».