Marc Márquez no cierra la puerta a regresar en Qatar

Marc Márquez confirma que no estará en los test de Qatar y que aún no tiene determinado cuándo podrá volver a competir. Asegura que la recuperación va por buen camino, pero que la última palabra la tendrán los médicos. No descarta poder volver a tiempo para el inicio de temporada.


Siete meses de su lesión y de su recaída, Marc Márquez ha vuelto a comparecer en rueda de prensa tras la presentación del Repsol Honda Team. El ocho veces Campeón del Mundo reaparecía este lunes en la puesta de largo del equipo para despejar muchas dudas sobre su recuperación, tras varias meses de hermetismo sobre su estado físico. En ese tiempo, en los medios sólo había aparecido en dos entrevistas con DAZN y en otra con Repsol Media.

Márquez aún no había hablado ante los medios después de su tercera operación, realizada el pasado mes de diciembre en Madrid, en el Hospital Ruber Internacional. Es por ello que su rueda de prensa ha generado mucha expectación. El #93 ha comparecido telemáticamente, a través de Zoom, para resolver las dudas sobre su estado ante las preguntas de los periodistas.

Por el momento, Márquez aún no tiene claro cuándo podrá volver, pero deja la puerta abierta a la posibilidad de regresar en la primera carrera de la temporada. No tiene el visto bueno de los médicos para estar en los test de Qatar, aún no ha podido subirse a ninguna moto y asegura que todavía tiene muy poca fuerza en el brazo lesionado. La próxima revisión médica, prevista en marzo, determinará si puede estar en el inicio del campeonato o si, por lo contrario, aún tiene que esperar.

Sobre su recuperación, cómo ha pasado anímicamente estos meses, los errores que le han llevado a esta situación, lo que aprendió el pasado año,  sus objetivos para 2021... Sobre todo ello y más ha hablado Márquez en esta rueda de prensa telemática:

Sigue sin subirse a una moto... Ni siquiera para los vídeos de la presentación: «Todavía no he tocado ninguna moto. En la presentación yo era el de las fotos, pero no el del vídeo. No podía mover la moto, aún lo tengo prohibido. Ayer toqué por primera vez una bici de carretera, pero fue suave, en una sesión de media hora, que fue el plazo que me dijo el doctor. Cuando me dan el visto bueno, lo hago».

Los plazos para volver los marcarán los doctores y la próxima revisión, fijada en marzo. Aun así, quiere intentar volver para la primera carrera de la temporada. No estará en los test: «Aún no puedo decir unos plazos exactos, porque estaría mintiendo. Por ahora, la revisión que hicimos en febrero fue muy bien, ya que el hueso está consolidando bien, y eso es lo más importante y la prioridad ahora. Hemos empezado a incrementar un poco la recuperación, que eso también es importante, porque hay músculos que no trabajaba desde julio, sobre todo en el hombro al tener la lesión en el húmero. Siempre soy optimista y mi objetivo era llegar al test de Qatar, pero en la revisión me dijeron que lo olvidase. Así que mi siguiente ilusión es llegar a la carrera de Qatar; tendré otra revisión en marzo y lo primero que se mirará ahí es cómo está el hueso. El doctor decidirá qué puedo hacer o no hacer, y si mantenemos o no el mismo plan. A partir de ahí se planifica mi agenda. Pero desde que el doctor me dé el visto bueno, necesitaré unos días para coger forma física en el brazo. A nivel corporal la tengo, porque ya he entrenado cardio, pero necesito coger forma física para estar en unas condiciones aceptables para pilotar una MotoGP. Sea cuando sea mi primera carrera, ahí empezará mi pretemporada. Y a partir de ahí, a ver cuánto tardo para llegar a un nivel óptimo».

Considera que fue un error tanto suyo como de los doctores por querer volver antes de tiempo. De cara al futuro, espera haber aprendido sobre lo ocurrido: «Lo que pasó y el error fue que a la semana siguiente me subí en una moto, y eso no tocaba. Pero es que tampoco tocaba dos semanas y media después en Brno. Hubiese pasado lo mismo, porque el hueso seguiría sin consolidarse nada aún. Son experiencias y el error, la decisión la tomamos todos juntos, por lo que el error es de todos y no hay que poner el punto de mira en una sola persona. Se habló de los doctores, que me dijeron que lo podía hacer, pero cuántas veces se ha cogido un riesgo así... A veces sale bien y, cuando sale bien, todo el mundo sale manteado. Pero cuando sale mal, tienes que saber aprender del error. Lo que he aprendido es que a veces vale más tener dos o tres opiniones, sentarte calmado y a partir de ahí valorarlo todo. Si en el futuro me encuentro en la misma situación, que espero que no, será algo que haremos».

Apenas puede levantar aún peso con el brazo derecho: «Tengo ya casi toda la movilidad del hombro, pero poca fuerza. No puedo decir un porcentaje exacto, al no trabajar de la misma manera en un brazo que en otro, pero no paso de los dos o tres kilos con el brazo derecho en ningún ejercicio. Así me lo ha dicho el doctor y así lo ha planificado con el fisio. Debo estar más o menos a un 20%».

Sobre las lecciones que saca de estar tanto tiempo en casa y sin poder competir: «Pasas muchas horas en casa y se te pasan todas las cosas por la cabeza. Pero una de las cosas que he aprendido en 2020 es que carreras hay muchas, pero cuerpo sólo hay uno. Este concepto no lo tenía en mi cabeza y es algo que he aprendido. Esto no significa que no vaya a coger el mismo riesgo, porque si no aceptase ese riesgo no volvería a coger una moto. Me muero de ganas por subirme otra vez en la moto para meterme en 'modo carrera' y en 'modo piloto'». 

Los momentos duros en la recuperación. Nunca terminó de desconectar del campeonato: «Con siete meses pasas baches anímicos, y más con la que está cayendo con la pandemia, porque tampoco podía venir a casa mucha gente. Es algo complicado. Una de las cosas que me ha ayudado ha sido estar en casa con mi hermano, porque no he terminado de desconectar de las carreras. Lo he vivido de otra manera, pero sin desconectar del mundo de las motos para seguir con la misma tensión».

Descarta que el nervio se haya dañado en ningún momento y explica por qué tardó algo más en operarse por tercera vez. La infección fue detectada más tarde: «Por suerte, el nervio siempre ha estado bien y nunca ha habido problema con él. El problema era la pseudoratrosis, que se acababa de soldar el hueso, tenía la infección y se movía un poco. Durante todo este tiempo yo me he hecho muchas pruebas para saber si había infección o no, pero era tan leve que no aparecía en las pruebas. Mucha gente se preguntó por qué esperarse a una tercera operación hasta diciembre y eso fue porque así me lo pidieron los doctores. Me hubiera operado antes, pero todos los doctores me pedían que esperase, porque se iba a curar y necesitaba tiempo, así que le dimos su tiempo. El nervio estaba bien y la tercera operación salió bien. Me pusieron un injerto de cadera y me abrieron también la rodilla para poner un injerto vascularizado, así que fue dura. Pero de esa forma se aseguraban que había muchas menos posibilidades de que volviera el brote de la infección».

El Dr. Costa (antiguo director médico del campeonato y de la Clínica Mobile) criticó las intervenciones que se hicieron con Marc, pero el #93 no está de acuerdo con esas palabras: «Evidentemente, no comparto esas declaraciones, aunque tengo muy buena relación con él y aprecio mucho lo que ha hecho por el motociclismo. En este tiempo la gente ha hablado muchas cosas sin saber por qué se hizo cada cosa. Por ejemplo el Dr. Costa dijo que se tenía que haber puesto un clavo, pero no era posible, porque tenía el hombro operado, ya tenía un tendón que no estaba bien y se puso una placa. El Dr. Mir y todo su equipo lo pensaron así, y estaba perfectamente bien puesto. El error vino después, al forzarlo más de la cuenta. A partir de ahí, se hizo una segunda operación cuando se rompió la placa en casa, con la mala suerte de que hubo infección. Si no hubiese habido infección, estaría curado ya.  Tras la infección se valoraron muchas cosas y se pidieron muchas opiniones, porque era un momento crítico. Dentro de todas esas opiniones, nos sentamos con Emilio (Alzamora), Alberto (Puig) y todo mi entorno, y decidimos qué era lo mejor para mi cabeza y para mi brazo. Por eso mismo fui a operarme a la Ruber, en Madrid, con el Dr. Samuel Antuña y todo su equipo, que hicieron un gran trabajo».

Sigue confiando en el Dr. Mir, al que considera su doctor de confianza: «Si tengo una lesión mañana, seguramente acuda al Dr. Mir, porque es mi doctor de confianza. Pero cuando una cosa se ha operado dos veces, también tu cabeza necesita un cambio. Pero no es un punto y aparte, es un punto y seguido. Si mañana me lo daño en casa, al primero que llamaré (y ya estoy llamando) es al Dr. Mir y a su equipo, porque es mi doctor de confianza, y son ellos los que tantas y tantas veces me han salvado de muchas lesiones».

Asegura que no pensó en que peligrase su carrera deportiva con esta lesión: «No se me ha pasado por la cabeza que no volvería a montar en moto. De todos los doctores por los que he pasado me han dicho que me acabaría recuperando, que el nervio no estaba afectado. Eso me dio esa tranquilidad. Pero evidentemente, cuando te dan plazos de tres meses en tres meses, se hace duro».

«Me tienen que dar el ok cuando el brazo esté preparado para otra caída»

Primer objetivo: disfrutar, no pensar en el título


Ve imposible ser el mismo Márquez desde el primer momento. Tratará de conseguirlo paulatinamente: «No voy a ser el Marc de antes el primer día que vuelva a pista, porque eso es imposible. No vas a llegar y coger la moto después de ocho o nueve meses, e ir rápido desde la primera vuelta. Todo tiene un proceso; mi primer objetivo es volver a divertirme encima de la moto y, una vez te diviertes, empiezas a ir rápido. Tendré también la primera caída y a partir de ahí volveré a ser el Marc de antes, porque si no no tiene sentido todo este trabajo». 

Sobre las declaraciones de Mir, que le sitúa como el favorito pese a todo: «Siempre es de agradecer que los rivales te vean como favorito aun estando así. Pero de forma realista, creo que el favorito al título tiene que ser otro piloto, o tienen que ser otros. Viendo las carreras del año pasado, podría poner muchos nombres encima de la mesa, pero Joan Mir es uno de los que está obligado por ser el campeón. Lo tiene que defender, porque si no para ellos sería un mal año. Por ahora no es mi guerra la de estar pensando si soy el favorito o no; de momento, mi guerra es subirme en una moto y a partir de ahí a ver si puedo llegar lo antes posible».

La presión de intentar volver al mismo nivel: «La presión se la pone uno mismo. Tampoco pretendo llegar y ponerme de entrada la presión de ganar la primera carrera, porque no sería un objetivo realista. El primer objetivo será volver a subirme a una moto; punto primero. Después, volver a divertirme; punto segundo. A partir de ahí, el objetivo será volver a ser poco a poco el Marc de antes y coger un buen nivel para luchar por podios y por victorias. No sé cuánto tardará eso, pero es la presión que me pongo yo».

Ha tenido en todo momento el apoyo de Honda, con quien tiene contrato hasta 2024: «Honda y los patrocinadores, pero sobre todo Honda, me respetaron mucho en 2020 y me siguen respetando mucho. He hablado con ellos y me tengo que tomar el tiempo que necesite mi cuerpo. Sin dormirme, claro. Tenemos cuatro años de contrato y el objetivo es intentar ganar cuatro de cuatro. Pero si este año no se puede, porque estamos así, el objetivo será ganar los tres siguientes. Es la mentalidad, la tranquilidad y el objetivo que me da Honda».

Deja una respuesta

Volver a la home