Rueda de prensa de Marc Márquez en el Campus Repsol tras su octavo título

Sólo 48 horas después de proclamarse en Tailandia Campeón del Mundo por octava vez, Marc Márquez ha tenido su primer acto oficial en España. El rey de MotoGP ha estado este martes en el Campus Repsol, sede de la empresa española en Madrid, para atender a los medios de comunicación que nos hemos dado cita en su primera rueda de prensa fuera de los circuitos tras lograr el título.

Márquez ha realizado una larga comparecencia de casi una hora de duración en la que ha tocado todos los temas. Aquí tienes lo más relevante de este encuentro con el ocho veces Campeón del Mundo.


Balance de una temporada espectacular que le ha servido para cerrar el título con cuatro carreras de antelación: «Ha sido un año casi perfecto. Siempre se puede mejorar, pero ha sido un año de ensueño donde hemos conseguido el título, que era el principal objetivo. Pero de la forma en la que lo hemos conseguido estamos muy orgullosos y hablo en plural, porque estoy aquí pero tendría que estar todo mi equipo y la gente de mi alrededor, que me ayuda día a día. Vamos sumando, vamos creciendo a nivel de estadísticas, de títulos, de carreras, de poles... Pero soy una persona a la que le gusta vivir el presente, ni el pasado ni el futuro, nunca me he obsesionado en un número ni en un nombre. Simplemente vivo mi pasión y eso significa vivir el presente. Intentaremos disfrutar de este título, lo primero de todo, pero el año que viene el objetivo será el mismo. Si a estas fechas no estamos liderando o cerca del líder del Mundial, no será un año de fracaso, pero sí que sería un año en el que no se han cumplido los objetivos. Veremos, de momento tenemos ocho y está claro que el año que viene intentaremos luchar por uno más. El tiempo dirá».

Situación muy diferente a la del inicio de año, donde tuvo un invierno muy difícil tras la operación en el hombro: «Está claro que en la vida de un deportista hay momentos duros y hay momentos buenos, como este. Creo que esos momentos duros son en los que sufres, pero son los que te hacen fuerte. Este invierno fue uno de los más duros de mi carrera deportiva, porque no pude hacer lo que más me gusta, que es ir en moto. No podía entrenar al estar dos meses lesionado del hombro, porque necesitaba operarme. Es ahí cuando, una vez superas las lesiones y la gente te ayuda a salir hacia delante y llegar a la primera carrera lo mejor que se podía, crees que en todo el trabajo tiene que llegar su recompensa. Cuando ves que además los resultados llegan, todavía te da más fuerza».

¿Por qué una temporada 'casi' perfecta?: «'Casi', porque cuando te confías en exceso es cuando vienen los fallos y llegó en la carrera que menos esperábamos, que fue cuando me caí en Austin. Iba liderando la carrera con cuatro segundos de ventaja, una victoria aparentemente hecha, pero por exceso de relajación me caí. Por eso tienes que estar siempre al 100% y aprender de los errores. Lo hicimos. El año ha sido muy bueno, pero eso no quita que hayamos trabajado más que nunca, siempre intentas mejorar».

Comenta que «siempre se puede mejorar». ¿Qué más se puede mejorar tras un año así?: «Ha sido un año muy bueno. En 2014 también pensábamos al acabar el año qué se podía mejorar; se ganaron muchas carreras, pero se podía mejorar la solidez. Sí que fallé demasiado a final de temporada. Este año será difícil de mejorar. Pero, por ejemplo, uno de mis ídolos es Rafa Nadal y ves un partido suyo, te preguntas qué se puede mejorar, y al final lo mejora. O con Messi cuando marca un gol, que luego te marca otro mejor. Es ahí donde intento tener el espejo para tratar de mejorar y aprender de los errores, y está claro que estamos en un deporte en el que el rival te marca tu nivel. Es ahí donde intentaremos dar un paso más».

Sobre su diferencia con el resto de pilotos de Honda y sobre si la marca hace una moto para él: «Ya se ha visto que compañeros míos que tienen la moto idéntica les cuesta un poco más, y hay carreras que menos. Esto de que la moto se hace para Marc o Marc para la moto... Yo creo que Honda hace una moto y el piloto tiene que tener la capacidad de adaptación. Lo positivo para el equipo y para la estructura, es que de todos los pilotos que llevamos la misma moto, tenemos los mismos comentarios y las mismas directrices de cara a la evolución. Luego hay unos técnicos detrás, que son humanos, y a veces la solución es mejor y otras peor. Ahí es donde tú te tienes que saber adaptar y sacar el 100% de cada situación».

«Todas las marcas intentan hacer la mejor moto de la parrilla, y para eso tienes que saber interpretar todos los comentarios de los pilotos de la marca y sacar el 100%. Está claro que dentro de una marca hay uno que tiene más peso que otro, pero hoy en día los problemas que tenemos son el mismo comentario de Lorenzo, Crutchlow y mío. Es donde estamos intentando mejorando de cara al año que viene. No es nuevo que la moto sea una Honda muy competitiva, pero difícil de encontrarle el punto».

Regañina de su madre tras el accidente del viernes: «Mi madre ya me echó la bronca el viernes, porque empezamos con un gran susto. Está claro que tú te llevas el susto, pero los que están a tu alrededor se asustan y lo sufren mucho más. Toda la familia sufre y saben sufrir. Llevan muchos años detrás de mí, son la base por la que empezó todo».

Sobre las palabras de Agostini (vía Radio Marca), en las que aseguró que Márquez puede igualar sus 15 títulos: «Me llevo muy bien con él. Sí que he escuchado estas declaraciones de que le puedo igualar. No me gusta la palabra imposible y no la diré nunca, pero casi imposible. Significa ganar el doble de lo que he ganado hasta ahora. Cada piloto ha tenido su época y no me ha obsesionado nunca con un número o con nombre, sino de disfrutar de mi pasión, que tengo la suerte de que sea mi trabajo».

¿Cuánto necesita que los rivales suban su nivel?: «Cuanto más flojos, mejor. No pasa nada. Sí que es cierto que estamos en una época en MotoGP en la que la igualdad mecánica, aunque los números no lo reflejen así, pero creo que la igualdad es una de las épocas en las que más. Hay cuatro marcas capaces de ganar carreras y de ganar un Mundial, lo que significa que hay mínimo ocho motos capaces de ganar y esto antes no pasaba. Es ahí donde te tienes que saber reinventar y saber aprender de los veteranos de la categoría, como pueden ser Lorenzo o Rossi, y los jóvenes, como Quartararo o Viñales. Y también sin olvidarme de Dovizioso».

La caída en Tailandia, un gran susto. Aguantó 26,14 de fuerza G en su impacto contra el asfalto: «Fue dura. Hacía años que no tenía una caída así de  dura, porque hay caídas en las que te puedes romper algo pero son caídas tontas, pero esa fue dura, sobre todo porque hubo compresión en las vértebras y en la espalda. Me quedé sin aire durante cinco segundos, pero parecían 20. Se te hacen eternos. Luego vino todo el traslado al hospital. No es lo mejor, pero el protocolo del campeonato y todos los médicos hicieron su trabajo lo mejor que supieron y lo hicieron perfecto».

Cerrar el título en Tailandia, una motivación: «Tenía ganas de título en Tailandia porque era la primera bola de partido. Cuando tienes cierta ventaja en el campeonato, buscas motivaciones extra. Me gusta vivir carrera a carrera y ya lo dije el jueves, que mi intención era ganar o intentarlo el fin de semana. Por eso lo intenté hasta la última curva. Lo más bonito es ganarlo en Valencia, eso no lo cambio por nada. Pero también esa presión de antes de la carrera, tampoco la cambio por nada. Cuando tienes la primera bola de partido y tantos puntos de ventaja, poco a poco lo vas asimilando y tienes que buscar esa motivación extra para tener esa euforia cuando cruzas la línea de meta».

Puntos de inflexión de la temporada: «Hubo dos puntos importantes: uno fue en Jerez, donde veníamos del error de Austin y ganamos de la misma manera en la que pretendíamos ganar allí. El otro fue Montmeló, donde conseguimos ganar la carrera y pincharon varios de los oponentes para el título. Fue una lástima, al mismo tiempo, porque no fue error suyo. Pero fueron puntos de inflexión en el campeonato».

¿Teme hacerse daño?: «Si temiera hacerme daño, no me subiría a la moto. Cuando eres piloto de motos sabes que tienes un riesgo, que estás expuesto a lesiones y a caerte cuando menos te lo esperas, como me pasó el viernes. Si quieres ser campeón, tienes que estar dispuesto a todo, y si eso significa que te tienes que caer 20 veces en un año para buscar los límites y luego sacar el máximo partido en carrera, lo tienes que hacer. Lógicamente, me gustaría caerme menos, pero son cosas de nuestro deporte».

Sobre su futuro y la opción de renovar con Honda hasta 2022: «Hasta ahora he estado centrado en el campeonato, al 100%. Era mi principal objetivo. Está claro que ahora se empezará a hablar, sobre todo desde el invierno, porque cada vez se hablan antes los contratos y la gente se mueve antes. Siempre he dicho que mi prioridad es escuchar a Honda, porque son ellos los que me han dado la oportunidad de estar aquí y conseguir todo esto».

Declaraciones de Rossi, en las que dijo «yo tiré dos títulos en MotoGP y otro, en cambio, me lo hicieron perder». ¿Hubo felicitación?: «Me felicitó en esas mismas declaraciones, diciendo que era merecedor de ser campeón. Yo eso lo entiendo ya como una felicitación. En la carrera deportiva de un piloto se cometen errores y eso te hace a veces perder mundiales. Está claro que yo también cambiaría ese 2015 por haberme caído menos y poder haber puntuado más para conseguir el título. Son reacciones de un piloto que ha hecho mucho para el motociclismo, que ha conseguido mucho y que está haciendo mucho. Yo siempre sé diferenciar las cosas, y lo que está haciendo con su edad está al alcance de muy pocos».

Motivación para las cuatro carreras que faltan: «La primera en Japón, porque todos los años que he sido campeón me he caído en la carrera siguiente. Así que el primer objetivo será terminar la carrera. Lo dije en Aragón, que mi objetivo era acabar en el podio todas las carreras que quedaban. Sigue siendo la misma. Y no olvido que también hay un campeonato de constructores, que lo tenemos bastante encarrillado, y que hay un campeonato por equipos que está liderando Ducati, pero el Repsol Honda Team está cerca. Estamos a 19 puntos, así que lo intentaremos».

Niveles de espectáculo en MotoGP: «El espectáculo es muy bueno. Hay muchas motos capacitadas para luchar por un Mundial, lo que hace que las fábricas busquen más al piloto. Cuando yo llegué a MotoGP, buscabas tú la moto; había cuatro que podían ganar, las otras no. Ahora hay mínimo ocho motos que pueden ganar. Esto favorece el espectáculo. Todo deportista quiere ser recordado por su garra y por su entrega, en mi caso en pista. Es ahí donde lo intento hacer lo mejor que puedo, porque al final me está dando buenos números y títulos. Por eso, no quiero pensar mucho en lo que he conseguido, porque no quiero cambiar nada mi mentalidad».

Consciente de que es ídolo de muchos niños: «Al final tienes que ser realista y saber que mucha gente se fija en ti y te tiene como referente. Eso también es una responsabilidad, no sólo dentro de la pista, sino también fuera. Muchos niños y niñas están viendo lo que haces; lógicamente, cuando yo era niño quería copiar a mi ídolo. Es ahí donde tienes una responsabilidad, pero lo intento llevar de la mejor manera que puedo y sobre todo con naturalidad».

Su hermano Álex, pieza fundamental en su vida: «Sobre mi hermano, está claro que es mi mayor ayuda y que yo soy su mayor ayuda. Los dos nos ayudamos mutuamente, sobre todo en casa. Entrenamos juntos y damos el 100%, y luego en el circuito somos hermanos, pero profesionales. Cada uno tiene su entorno dentro del circuito, su equipo y sus problemas, y los intenta solucionar con su equipo».

Desarrollo de la Honda RC213V. Más motor en 2019, ¿se espera una mejora en chasis en 2020?: «En lo que más nos centramos en invierno fue en el motor, ya dijimos que era en lo que Honda más estaba trabajando. Esto es una rueda; cuando consigues potencia, pierdes en otros puntos como agilidad, tracción o en sectores más lentos. Es ahí donde estamos trabajando, ya hemos empezado a probar diferentes chasis de cara a la próxima temporada. El objetivo de cara al año que viene es no perder esa potencia y ganar un poco en agilidad. Es lo que tienen nuestros rivales como Yamaha y Suzuki, esa agilidad en circuitos más lentos y de enlazar curvas».

Felicitación de Lorenzo, en DAZN en directo y después en privado: «La relación con Jorge siempre ha sido buena. Entró en directo para felicitarme, pero luego lo hizo en privado. Ahí es más íntimo y puedes hablar un poco más. También me deseó suerte para antes de la carrera. Somos suficientemente profesionales para dejar la rivalidad dentro de la pista, como con todos, pero es mi compañero de equipo. No ha tenido su mejor año y no ha tenido la mejor suerte, porque se ha lesionado en momentos en los que parecía que le estaba cogiendo el punto a la Honda. Pero yo estoy contento de que me felicite, y le deseo lo mejor y que salga de ese bache lo antes posible».

Sobre lo rápido que pasa todo y el papel de su familia en tanto éxito: «Vivo el presente y lo disfruto de la mejor manera. Ya me pasó en 2015; todo pasaba muy rápido y era muy bonito, pero vuelves a la realidad. La gente juzga el presente y ahí es donde saco el 100%. Hay que ser realista de que esto no es lo normal, lo normal es sufrir, luchar y cuando pasa, es que lo has sabido sufrir y luchar bien».

Pedrosa, su trabajo en KTM y sobre sí está prestando atención a ese desarrollo que está haciendo Dani de cara al futuro: «Nadie duda del talento de Pedrosa y nadie lo puso en duda en ningún momento. Siempre dije que Dani era el que más talento tenía en MotoGP, porque por su envergadura y sus limitaciones, lo que estaba haciendo con la Honda era increíble. Lo ha demostrado y lo sigue demostrando, porque se ha cambiado de marca y en algún test está yendo más rápido que los pilotos de fábrica. Con Dani tengo muy buena relación; he estado algún día con él y esto no cambia nada. Como piloto, siempre miras a todas las marcas, ves cómo evolucionan y siempre intentas ver lo que te favorece a ti, deportivamente hablando, en todo momento».

Seguir alcanzando el número de títulos de las grandes leyendas de la historia: «De momento tenemos ocho, pero nunca sabes cuándo se va a acabar. Estoy viviendo un sueño. No sabes si se va a acabar el año que viene, el siguiente... Esto va de épocas. Estos años hemos sabido ganar muchos títulos, los hemos disfrutado y lo intentaremos seguir haciendo. Nunca sabes si va a llegar otro piloto u otra fábrica, un rival que te pondrá las cosas difíciles. Lógicamente, el objetivo de todos ellos será ganar el título el año que viene».

Proyectado a lo que está haciendo Fernando Alonso. En un futuro más allá de MotoGP, ¿le gustaría probar suerte en un Dakar?: «Me gusta la tierra y en mi círculo más cercano, alguna vez lo hemos hablado. Me haría daño. Tienes que ser realista y los pilotos que van allí tienen mucha experiencia. Van muy rápido. No es un circuito cerrado, tiene un roadbook. Me gusta probarlo todo, probé un F1 y tengo pendiente también probar una moto por las dunas, a modo de hobby. Son cosas que nunca digo que no a la hora de probarlas, pero nunca voy a competir en el Dakar en moto. Requiere de una experiencia. Cuando probé el F1 me dijeron que fui muy rápido en Red Bull Ring, pero si me pongo en Mónaco, ¿qué pasa? No pasaría de la primera curva».

Fabio Quartararo, la revelación del año y un rival a tener muy en cuenta: «Creo que Fabio ha sido la revelación al 100%, ya desde que hizo su primera pole en Jerez. Es un piloto muy rápido, que quizá en carrera le ha faltado matizar, pero tanto en Misano como en Tailandia me puso las cosas muy difíciles y me costó ganarle. Tarde o temprano va a ganar una carrera y yo apuesto que será antes del final de año. De momento, este año le hemos ganado nosotros y el año que viene será uno de los rivales para el título. Creo que Yamaha también lo tendrá en consideración».