Marc Márquez vuelve a su fortín alemán

MotoGP regresa a Sachsenring, el lugar en el que Marc Márquez ha dominado durante una década. Repasamos cómo fueron las 10 victorias consecutivas que el piloto del Repsol Honda acumula allí. ¿Será el trazado alemán su bálsamo para sus limitaciones físicas y para la crisis de Honda?


Marc Márquez vuelve su feudo. Y es que no existe circuito en el mundo en el que un piloto haya sido capaz de dominar durante tantos años seguidos como Márquez lo ha hecho en Sachsenring, donde acumula diez victorias consecutivas. Además, todas ellas saliendo desde la pole.

Ha ganado en todas las categorías (2010 en 125cc, 2011 y 2012 en Moto2, y de 2013 a 2019 en MotoGP) y de todas las formas y colores: en seco, con en condiciones mixtas, en carrera flag to flag, saliendo desde el pit lane, liderando de principio a fin, gestionando, remontando...

No ha habido forma de parar a Marc Márquez en suelo alemán durante una década completa, pero las condiciones en las que llega a 'MárquezRing' en 2021 son muy distintas. Su estado físico y la crisis de Honda abren una incógnita importante sobre qué conseguirá el #93 en su circuito fetiche.

Un trazado con 10 curvas a izquierdas por sólo 3 a derechas y en sentido antihorario, uno de esos en los que marca claramente la diferencia por ese estilo de pilotaje pulido en el flat track y que, además, puede ser un bálsamo para su lesión en el brazo derecho.

¿Será 2021 el año que ponga fin a la racha de Marc Márquez en Sachsenring? ¿Será Sachsenring el circuito que ponga fin a la sequía de Honda? Antes de resolver esas dudas, repasamos cómo se forjó la leyenda de 'MárquezRing':

NombreMarc Márquez
Dorsal93
PaísEspaña
Ver ficha completa

 

2010 en 125cc: el inicio del idilio


Tras un difícil inicio de temporada, Marc Márquez empezó a coger velocidad de crucero en la que sería la temporada de su primer título mundial. Con su primer triunfo del año en Mugello, el #93 derribó una barrera y empezó a encadenar victorias que le catapultaron al liderato del octavo de litro. El triunfo de Mugello fue seguido por Silverstone, Assen y Montmeló, y en Sachsenring tampoco fallaría.

En una carrera disputada en condiciones delicadas, con la pista sin estar completamente seca, Marc Márquez mantuvo un interesante duelo con su actual compañero en el Repsol Honda, Pol Espargaró. Ambos marcaron la diferencia en una carrera que Nico Terol se perdió por lesión y se jugaron la victoria en las últimas vueltas. Sin embargo, un error de Polyccio, que pisó una línea blanca en la penúltima curva a tres vueltas del final, le puso en bandeja la victoria a Márquez. Ganó con 17 segundos de ventaja sobre Koyama y 18 sobre Cortese. Arrancaba ahí su idilio en Sachsenring.

 

2011 en Moto2: lanzado en su remontada


El primer año de Marc Márquez en Moto2 estuvo marcado por un mal inicio de temporada, con tres caídas en las tres primeras carreras, pero después por una remontada brutal de los 82 puntos que tenía de desventaja respecto a Stefan Bradl.

Una vez le cogió el hilo a la categoría, Márquez no se bajó del podio hasta la lesión ocular en Malasia que le privó de pelear por el título hasta la última carrera. Llegó a Sachsenring después de haber ganado en Assen y en Mugello, y en su feudo tampoco falló. Logró el triunfo tras una bonita lucha con Bradl y De Angelis, a quienes dejó atrás con un gran cambio de ritmo en las últimas vueltas.

 

2012 en Moto2: camino al título


Márquez se llevó la pole bajo la lluvia y en la carrera, disputada en condiciones de seco, dio un golpe de autoridad en plena lucha por el campeonato. Aprovechó a la perfección que Pol Espargaró salía desde atrás (17º) para marcar un ritmo autoritario en carrera y ganar en solitario por delante de Kallio y De Angelis. La tercera seguida en Sachsenring. Ese año acabaría proclamándose Campeón del Mundo de Moto2.

 

2013 en MotoGP: victoria y liderato en su debut en MotoGP


En su primera temporada en MotoGP, Marc Márquez aprendió a marchas forzadas de Pedrosa y Lorenzo en las primeras carreras de la temporada, empezó a acumular podios (además de una victoria en su segunda carrera, en Austin) y, de buenas a primeras, se vio inmerso en la pelea por el título.

Sus opciones se multiplicaron en Sachsenring, donde Jorge Lorenzo y Dani Pedrosa se fracturaron la clavícula izquierda en los entrenamientos libres y no pudieron correr. A Márquez se le abrieron de par en par las puertas de la victoria y el liderato en el trazado alemán, y a pesar de que aún era un debutante en MotoGP, no desaprovechó la ocasión. No hizo una buena salida, pero tras unas primeras vueltas de tanteo, se puso al frente en el sexto giro tras superar a Bradl. A partir de ahí, impuso un ritmo que Rossi no pudo seguir y venció con una cómoda ventaja sobre Crutchlow (2º) y el propio Valentino (3º).

Esta victoria, la cuarta para él en Sachsenring, le daba el liderato de MotoGP por segunda vez, pero una vez lo cogió ya no lo soltaría en todo el año. Ganó las tres siguientes carreras (Laguna Seca, Indianápolis y Brno) y puso las bases del que sería su histórico título en el debut en la categoría reina.

 

2014 en MotoGP: reinando en la locura


La salida de Sachsenring 2014 en MotoGP será siempre recordada como una de las más atípicas y locas de toda la historia. Después de un chaparrón sobre Sachsenring, el asfalto se fue secando poco a poco, pero muy pocos pilotos apostaron por los slicks. La imagen en parrilla con el semáforo antes de apagarse fue tremenda: Bradl montó slicks y salía desde primera fila, y el resto de la parrilla estaba vacía hasta llegar a las últimas unidades, donde aguardaban ocho pilotos de la subcategoría Open.

¿Y el resto? Pues en una auténtica caravana en el pit lane. Entraron a última hora para coger la moto de seco y se fueron colocando según llegaban a la línea del pit lane. El reglamento actual no lo permitiría, pero en aquel momento la situación era inédita. 14 pilotos salieron desde el estrecho carril de boxes de Sachsenring, y entre ellos, Márquez fue el que llegó primero a la primera curva.

La pista no estaba para demasiadas alegrías, pero el #93 apretó desde el inicio, fue el más decidido y marcó la diferencia. Pasó por meta a ocho segundos de Bradl en la primera vuelta, pero no tardó en hacer vueltas rápidas y en desembarazarse sin problemas de las Open. Llegó a rueda de Bradl en la sexta vuelta, le pasó y se fue. El alemán había errado con su elección, ya que pese a montar neumáticos slicks, llevaba una moto con configuración de lluvia y su ritmo fue cayendo a medida que avanzaba la prueba.

Dani Pedrosa fue el único capaz de apretar a Márquez y pasó buena parte de la carrera a su estela, pero el del Repsol Honda no cometió errores, cambió el ritmo en el último tercio de carrera y se llevó la victoria. Era su quinto triunfo seguido en Sachsenring, pero lo más notable era su estadística en el campeonato: era la novena victoria del año en las nueve primeras carreras. Estaba arrollando. La racha siguió después en Indianápolis, donde firmó el inicio de temporada más espectacular de la historia.

 

2015 en MotoGP: recital en un año difícil


En 2015 Marc Márquez era un campeón herido. Un inicio de temporada con muchos errores, con una Honda RC213V que estaba por debajo del nivel de la Yamaha, y dos derrotas con picante ante Valentino Rossi minaron su primera mitad de año.

Aun así, en Sachsenring la historia volvería a repetirse: pole y victoria. Márquez llegaba con hambre tras el polémico desenlace de la carrera anterior en la chicane de Assen con Valentino Rossi, y en su feudo no dio opciones. Partió desde la pole, superó a Lorenzo en la quinta vuelta y dejó a Pedrosa, Rossi y Lorenzo a una distancia considerable. Sexto triunfo consecutivo en el circuito alemán.

 

2016 en MotoGP: ¿en lluvia también? Sí, en lluvia también


Como mencionábamos, Marc Márquez ha ganado de todas las formas y de todos los colores en Alemania. También en lluvia, condición bajo la que arrancó la carrera de 2016. Márquez supo sobreponerse a una dura caída en el warm up y lo bordó junto a su equipo en una carrera que acabó siendo flag to flag.

Fue un día de lluvia en Sachsenring, pero el líquido elemento paró antes de la carrera de MotoGP. La pista estaba muy mojada al inicio, pero se fue secando con el paso de las vueltas. A Márquez se le complicó la carrera cuando se salió de pista en la curva 8 tras una salvada marca de la casa y fue entonces cuando decidió arriesgar con la estrategia.

En cuanto vio que la pista estaba medianamente en condiciones para montar slicks, avisó a su equipo, entró a cambiar de moto a 14 vueltas para el final y no tardó en rodar más rápido que la cabeza de carrera, asumiendo los riesgos de rodar con neumáticos de seco en el carril que poco a poco se fue formando.

Márquez era mucho más rápido que los de cabeza a cada vuelta y cuando el resto decidieron entrar a cambiar de moto, ya fue demasiado tarde. Cuando salieron el #93 ya estaba primero con una cómoda ventaja. Victoria de estrategia con Crutchlow y Dovizioso completando el podio. La séptima seguida en Alemania.

 

2017 en MotoGP: aguantando a un sorprendente Folger


Hasta que a Jonas Folger le diagnosticaron el Síndrome de Gilbert, un desorden genético que impide eliminar toxinas y que puso fin a su etapa en MotoGP, el piloto alemán estaba siendo una de las grandes sensaciones del Mundial de MotoGP en 2017. El alemán, que por aquel entonces militaba en el Yamaha Tech3, destapó el tarro de las esencias en su carrera de casa.

Pese a que Márquez y Pedrosa eran los claros rivales a batir ese fin de semana en Sachsenring, Folger remontó, superó a ambos y lideró un buen puñado de vueltas. Sin embargo, un error a 11 giros del final le devolvió a Márquez la primera plaza y el #93 no la cedió ya más. Un arreón a final de carrera le sirvió para distanciarse y ganar por delante de Folger y Pedrosa. Márquez recuperaba el liderato de MotoGP y se llevaba su octavo triunfo en suelo alemán.

 

2018 en MotoGP: ganando a su antojo


Las dos últimas victorias de Márquez en Sachsenring han sido, quizá, las más cómodas y autoritarias. Durante los entrenamientos mostró un ritmo muy superior al del resto, así que se lo tomó con calma. En los compases iniciales tanto Lorenzo como Petrucci le superaron, pero no tardó en deshacerse del italiano. Se fue con Lorenzo y le estudió durante unas vueltas, pero a 18 del final le pasó y se fue.

Acabó ganando con una clara ventaja sobre Rossi y Viñales, que fueron de menos a más durante la carrera, mientras que Lorenzo se fue diluyendo y terminó sexto, por detrás de las Ducati de Petrucci y Bautista. Márquez, por su parte, tocaba la novena sinfonía en Sachsenring.

 

2019 en MotoGP: otra exhibición para firmar la décima consecutiva


Décima pole consecutiva en Sachsenring y, cómo no, décima victoria. Fue la más autoritaria de todas, ganando de principio a fin en un 2019 arrollador por parte del #93. Las primeras vueltas fueron de tanteo, pero a partir de entonces el ritmo de Márquez fue muy superior al de Rins y Viñales, y se marchó en solitario.

Rins se cayó cuando iba segundo, posición que heredó Viñales, mientras que Crutchlow cerró el podio. Márquez cerró el 10 de 10 con una exhibición y salió de allí con casi 60 puntos de ventaja en la general del Mundial. Estaba intratable.

 

2021 en MotoGP: buscando el más difícil todavía


La situación en la que llega Marc Márquez a su feudo alemán es la más difícil de toda su trayectoria. La grave lesión que sufrió en Jerez el pasado año le dejó en el dique seco durante todo 2020 y también le obligó a perderse las dos primeras carreras de 2021. Desde su regreso en Portimao, Márquez ha disputado cinco Grandes Premios, en los que se ha visto lastrado aún por su físico, ya que todavía arrastra problemas en el hombro derecho derivados de la inactividad. No así en el húmero, cuya consolidación ha ido por buen camino.

Márquez fue séptimo en Portimao y noveno en Jerez, pero suma tres abandonos en las tres últimas carreras: caída en Le Mans cuando lideraba bajo la lluvia, caída en Mugello en la segunda vuelta, y caída en Montmeló en la séptima vuelta tras haber remontado ocho posiciones.

A las limitaciones físicas hay que sumarle los preocupantes problemas de tracción de la Honda RC213V y la importante crisis de resultados en la que está sumida la marca del ala dorada, que acumula ya 21 carreras sin victoria. Unas 21 carreras en las que, además, sólo han sumado la pobre cifra de dos podios.

Agitando la coctelera, salen argumentos de sobra para pensar que este 2021 lo más probable es que termine la racha de Marc Márquez en Sachsenring. Él lo sabe y reconoce estar preparado para que así sea:  «Estoy preparado psicológicamente para no ganar en Alemania y estoy preparado por si me vuelvo a caer, porque sé dónde estoy. No hay que dejarse llevar por la ilusión y, sobre todo, ser realista en todo momento con dónde estás».

No obstante, la buena versión que se vio en su inicio de carrera en Montmeló y, sobre todo, el atracón que se dio de 87 vueltas en los test probando soluciones, hacen pensar que físicamente se encuentra más preparado. Esto, unido al idilio que mantiene con el trazado alemán y a que será un trazado mucho menos exigente para su lesión, dan pie a pensar en que el #93 pueda estar mucho más cerca que en carreras anteriores: «Veremos en Alemania qué pasa. Está claro que, a priori, tengo que sufrir menos a nivel físico, porque es todo a izquierdas y eso me va a ayudar, pero si continuamos teniendo los mismos problemas que en este circuito, poca cosa podemos hacer. Veremos si en Alemania al menos podemos estar un poco más adelante», expresaba Márquez.

Hay motivos para el optimismo, pero muchos más para el realismo. Márquez vuelve a 'su' circuito con menos probabilidades que nunca de prolongar su reinado, pero será realmente interesante comprobar si 'MárquezRing' se convierte en un bálsamo en el momento más delicado que se le recuerda al ocho veces Campeón del Mundo, actualmente 18º clasificado del Mundial con sólo 16 puntos y a 99 del liderato de Quartararo. ¿Será este fin de semana un punto de inflexión?

 

[Galería] Las 10 victorias consecutivas de Marc Márquez en Sachsenring


Deja una respuesta

Volver a la home