Desde hace un tiempo sigo con interés una serie de campeonatos asiáticos que me llaman mucho la atención y con los que por diversos motivos he tenido cierto contacto. Uno de ellos es el ARRC –Asia Road Racing Championship–, que desde 1996 recorre diferentes países de la zona asiática haciendo recorridos casi tan amplios como los del Mundial de Superbike. Con la versión internacional de nuestra revista estuvimos dando cobertura al Yamaha Cup Race, una copa monomarca que lleva 25 años celebrándose en Indonesia y que allí es todo un evento de masas.

 

Malaysian Cub Prix - Motorbike MagazinePero hoy quería hacer una pequeña parada en el Malaysian Cub Prix, un campeonato nacional que vio su primer banderazo de salida en 1994 y que toma su nombre del modelo histórico Honda Cub, una moto tan popular en aquel país que ha terminado por ser la forma en la que los malayos se refieren a los scooter.

Este campeonato está patrocinado por la petrolera Petronas, que ha vuelto al Mundial de MotoGP llevando de la mano al simpático Hafizh Syahrin, un piloto con el que llevan mucho tiempo haciendo un gran trabajo. Antes de llegar al Mundial de Moto2 con su propia estructura, el proyecto de Petronas pasó dos años por el Campeonato de España, donde prepararon al malayo para dar el salto al Mundial.

El ejemplo Hafizh ser, muy probablemente, el primero de muchos que irán llegando al mundial, pues Malasia está en un buen momento económico y muchas empresas están apostando por este deporte.

Malaysian Cub Prix - Motorbike MagazineMalaysian Cub Prix
Aunque a juzgar por las motos con las que se compite parezca un certamen de poca entidad, se trata de un campeonato nacional al que otras competiciones de caracter internacional tienen mucho que envidiar.

El Malaysian Cub Prix cuenta con retransmisión en directo de las carreras, tiene multitud de patrocinadores dispuestos a invertir en el campeonato y cuenta con afluencia masiva de público que encuentra en cada circuito un sinfín de atracciones para su entretenimiento.

A los malayos poco importa que las motos más potentes sean de sólo 130cc; los pilotos punteros de la categoría reina – CP130– merecen su máximo respeto y en su país son tratados como héroes. Acompañando a la CP130, están la CP115, WIRA, Privados y las categorías monomarca de Honda y Yamaha, ofreciendo todo un plantel de opciones para ir llegando paso a paso al estrellato del motociclismo malayo.

El nivel que alcanzan los pilotos en el Malaysian Cub Prix es muy alto. De hecho Zaqhwan Zaidi, vencedor de la CP130 de 2014 también se hizo con el título de Supersport del ARRC, donde peleaba con pilotos de la talla de Yuki Ito, Katsuaki Fujiwara, Zamri Baba o Tomoyoshi Koyama.

Pero este campeonato, que nació con la filosofía de ser un certamen asequible para todos los bolsillos –de ahí que se hayan limitado a correr con scooters de hasta 130cc– tiene dos puntos flacos que impiden que los malayos hayan llegado antes a competiciones internacionales.

Por un lado, las motos que utilizan son muy diferentes a las verdaderas motos de competición y muchos de los pilotos que dan el salto a campeonatos de mayor entidad, no logran hacerse a los mandos de ellas, viéndose obligados a volver a las también conocidas como Underbone.
El otro aspecto es el de la edad de los pilotos, puesto que la mayoría se inician a una edad en la que en Europa ya llevan casi 10 años dándole al gas.

Lo mejor es que la situación está cambiando y cada vez más son los malayos que se están dejando en el escenario internacional para seguir los pasos de pilotos pioneros como Zulfahmi Khairuddin y Hafizh Syahrin.

LAS CAÍDAS DEL MALAYSIAN CUB PRIX

El promotor del campeonato hace año tras año una selección de caídas más llamativas en vídeos que nos muestran la competitividad de los participantes que arriesgan más allá del límite peleando por la gloria.

2014 – Crash Compilation

 

2013 – Crash Compilation

 

2012 – Crash Compilation

 

2011 – Crash Compilation

 

 

MALAYSIAN CUB PRIX – GALERÍA DE IMÁGENES