Divertida en carretera, una vuelta la infancia en circuito. Probamos a fondo y te contamos nuestra opinión sobre la nueva Macbor Fun 125 2020.

Motor de 125cc, ruedas de 12 pulgadas, 760mm de asiento y 118kg de peso. Con los números sobre la mesa podría parecer una moto de iniciación infantil, pero nada de eso, bueno en realidad algo sí. La nueva Macbor Fun 125 está pensada para divertirse, así que, sea en el entorno que sea, sacará al niño que llevas dentro para recordarte lo bien que te lo puedes pasar sobre dos ruedas.

La Fun 125 es una de esas motos que las ves y te resultan curiosas, que te dan ganas de subirte a ver qué tal. Es un efecto “wow” que te atrapa cuando la ves solo comparable a los maestros del engaño, los gatitos, que cuando ves uno te lo quieres llevar a casa. Bromas aparte, la Macbor Fun 125 es una apuesta seria de la marca por introducirse en un nicho de mercado que hasta ahora estaba muy poco explotado y con el que consolidar su gama de motos 125 con la llegada de nada menos que la décima variante de la familia.

Con el objetivo puesto en el mercado de Canarias, la Fun 125 ha llegado para quedarse. Y para demostrarnos de qué pasta está hecha, los compañeros de Macbor nos tenían preparada una jornada de pruebas en la que la diversión estaba asegurada –y los arrastrones también–.

Equipamiento

Opinión Macbor Fun 125

Lo mejor

Podría mejorar

  • Facilidad de uso
  • Diseño
  • Motor
  • Neumáticos
  • Visibilidad pilotos traseros

Posicionamiento y novedades de la Macbor Fun 125

Macbor ha querido que la décima moto 125 en llegar a su gama fuera un arma bien afilada con la que atacar a una rival concreta, la Honda MSX 125, moto que hasta hace bien poco era prácticamente la única de su segmento, tras coger el testigo de las míticas Honda Dax y Monkey. 

Realmente era un segmento muy localizado y no muy explotado, pero poco a poco el “pastel” de estas motos en miniatura se ha tenido que ir repartiendo entre varias aspirantes a destronar a la Honda MSX125 (3.399 €). La Benelli Tornado Naked T 125 (2.199 €) fue probablemente la primera en entrar en el juego, y posteriormente han ido apareciendo otras interesantes alternativas como la CFMoto Papio (N.D.), la MITT 125 PK (2.495 €) y ahora, la Macbor Fun 125 (2.199 €).

Curiosamente, el principal mercado de este tipo de motos se sitúa en las Islas Canarias. La consideración de las islas como puerto franco hizo que allá por los años setenta, se comerciara con motos como las Honda Dax y se popularizaran principalmente en las islas capitalinas. Esa herencia se ha mantenido durante los años y aún en las islas se conserva un importante patrimonio de estas motos ya clásicas. Esa afición o aspiración por conducir una moto fácil, pequeña y de diseño llamativo ha perdurado y se sigue extendiendo cada vez más, convirtiéndose en un nicho muy localizado, pero muy interesante para diferentes marcas.

La Fun 125 posee una serie de cualidades muy a tener en cuenta que han sabido implementar muy bien desde la marca. Estamos ante una moto de diseño muy llamativo, deportivo y actual, pero de dimensiones reducidas. Si te fijas bien, detalles de diseño te recordarán a cierta naked de gran cilindrada, al igual que ocurre con su rival la MITT. A mí particularmente, lejos de parecerme una copia de algo, me parece un acierto y me hace cierta gracia. Conociendo de primera mano el mercado al que van dirigidas, es eso precisamente lo que más llama la atención, esa sensación de que un “motón” se te ha encogido en la lavadora.

A partir de ahí, encontramos una moto con suspensión invertida, iluminación LED, display LCD, frenos de disco con sistema CBS, depósito de 13 litros y tan solo 118kg de peso. Todo ello por muy contenido que supondrá un argumento irrefutable en la lucha por el trono de su categoría.

Macbor Fun 125 2020

Motor124,70 ccPotencia10,50 cv
Peso118 kgPrecio2.199 €
La Macbor Fun 125 es la décima variante en llegar a la familia Macbor, con unas cualidades muy concretas para hacerla una de las motos más divertidas y económicas del mercado de 125.
Ver ficha completa

Rivales de la Macbor Fun 125

Ver más

Prueba y opinión de la Macbor Fun 125

Llega el momento de subirse a la Fun 125 y… ¡Sorpresa! ¡Todos llegamos al suelo con los dos pies! Perdonad la ironía, pero aunque es algo sumamente obvio, la broma estuvo en boca de todos en el momento de arrancar. No es que sea algo inesperado, es que hay muy pocas motos en las que sea tan evidente. A pesar de las reducidas dimensiones, la posición de conducción está muy bien conseguida. El manillar es bastante ancho y las estriberas no están en una posición habitual de una naked, están más bajas y adelantadas. Esto hace que la postura sea más natural y relajada, con la espalda perfectamente erguida.

El asiento tiene una forma bastante envolvente y cómoda, aunque no tanto para el pasajero que, aunque podrá acompañarte sin problemas, tendrá que conformarse con una "parcelita" bastante pequeña del asiento, unas asideras que pasan casi desapercibidas y, por supuesto, te hará recordar en parte la mítica película de “Dos Tontos muy Tontos”. Pero oye, siempre viene bien un poco de calorcito ahora que vienen las bajas temperaturas.

En marcha, la Fun 125 se siente muy, muy ligera. La rueda pequeña y el avance de la tija hacen que sea un auténtico juguete en los cambios de dirección. La suspensión por otra parte resulta un tanto blanda, en especial en frenadas aunque, por otra parte es de agradecer, dado que el diámetro reducido de la rueda nos haría sentir los baches más de la cuenta.

El motor por otra parte me ha sorprendido para bien. Tiene un diseño basado en motores como el de una CBF, sencillo pero efectivo, refrigerado por aire y con solo 10,5 cv de potencia. He aquí mi sorpresa: Para su potencia, al ser tan ligera, la Fun 125 te permite llegar a entornos de 100 km/h sin despeinarse. Se nota especialmente la inclusión de esa quinta marcha con la que no cuentan otros modelos de la competencia, con la que podrás llegar a entornos de 115km/h en determinados momentos. Un detalle sobre el cambio, es que en la instrumentación digital tenemos indicador de marcha engranada. Y un detalle sobre la instrumentación, podemos cambiar su color de fondo con un botón y elegir entre varios disponibles. Y estarás pensando: ¿esto a qué viene? ¿qué aporta? No mucho, pero es uno de esos detalles que le añaden aún más gracia.

En el apartado frenos, encontramos discos lobulados en el tren delantero y trasero, con sistema de frenada combinada, obligatorio en las motos 125 como alternativa al ABS. Frena con muy buen tacto y con bastante potencia, la verdad, quizá demasiada para el pedal de freno trasero, que para mi gusto interfiere un poco más de la cuenta en el delantero. Otro detalle positivo es el embrague que, aunque despega un poco alto, tiene un tacto muy suave y se puede llevar con un solo dedo.

En general, el comportamiento de la Fun 125 superó mis expectativas. Si tuviera que ponerle alguna pega, podría ser a los neumáticos, con un compuesto un tanto duro para mi gusto. Hay que tener en cuenta que el llevar una rueda con poco diámetro hace que la superficie de contacto con el suelo sea menor, acusando la capacidad de agarre en neumáticos de compuestos más duros.

Después de una pequeña ruta en la que pudimos tener una toma de contacto con la Macbor Fun 125, llegó la hora de la verdad. Los compañeros de Motos Bordoy nos tenían preparada una jornada de pruebas de las más divertidas a las que puedes asistir; una carrera en un karting para probar de verdad estas motos.

Con las motos totalmente de serie, empezamos a dar vueltas para poco a poco buscar sus límites –y sí, muchos lo encontraron–. Quitando que las estriberas de serie son demasiado bajas, tienes moto para “echar unas risas” en circuito, pero para rato. Lo pasamos genial a lomos de la Fun 125 y pudimos comprobar de primera mano que aguantan lo que le eches. ¡Hasta entraba derrapando a las curvas!

Después de dos mangas de carrera emocionantísimas en las que todos dimos el máximo para defender nuestro honor, sólo me quedó pendiente una cosa, la revancha con mi compañero Pere Llorens que me robó la cartera en la segunda manga.

Ver más

Conclusión sobre la Macbor Fun 125

Ágil, atractiva, fácil, económica y muy, pero que muy divertida. Si estás pensando en iniciarte en esto de las dos ruedas con el carnet de coche, o necesitas una alternativa para la ciudad que te ocupe poco espacio en el garaje, la Macbor Fun 125 puede ser una muy buena apuesta.

Una moto perfecta de entrada a este mundillo si quieres ponértelo muy fácil, tanto por conducción como para ayudar a tu bolsillo. Sin duda una demostración de que no hay excusas, por muy poco tienes todo lo que necesitas para moverte, que la puedes llevar con el carnet B y, de paso, con una dosis extra de diversión. En fin, está claro que su nombre lo tiene más que merecido.

Galería de fotos de la Macbor Fun 125

Colores disponibles

Vídeo oficial

 

https://www.youtube.com/watch?v=PokQn0Z1KRY