El jovencísimo Lucas Torres, piloto brasileño y subcampeón de su país en GPR 250cc, llega a España de la mano del School Team Estrella Galicia 0,0 para correr el RFME Campeonato de España de Velocidad en Pre Moto3.

Foto: Moto 1000 GP

La unión entre Monlau y Estrella Galicia 0,0 sigue ampliando horizontes. El proyecto capitaneado por Emilio Alzamora volverá a contar con tres potentes estructuras esta temporada, repartidas entre la categoría Pre Moto3 del Campeonato de España de Velocidad, la de Moto3 del FIM CEV Campeonato del Mundo Junior y, la más importante, la del Mundial de Moto3 con la que el pasado año consiguieron el título de la mano de Álex Márquez.

School Team Estrella Galicia 0,0, el equipo del Campeonato de España de Velocidad en Pre Moto3 tendrá cuatro pilotos. Pese a que estaban confirmados tres -Jeremy Alcoba, Miguel Parra y Alonso López-, la escuadra contará finalmente con la presencia de un cuarto protagonista, el brasileño Lucas Torres.

A sus 15 años, Torres llega a España tutelado por el expiloto Álex Barros, quien desde hace dos años encabeza un proyecto de formación de pilotos en el Campeonato Brasileño de Velocidad que actualmente cuenta con el apoyo de Estrella Galicia 0,0, Monlau y Honda.

Lucas Torres fue subcampeón el pasado año del Campeonato Brasileño en la categoría de GPR 250cc y desembarca en el nuevo nacional español para continuar su crecimiento como piloto en un certamen que se postula como el principal trampolín para el FIM CEV. El jovencísimo piloto de Sao Paulo valoraba muy positivamente su incursión en el RFME Campeonato de España de Velocidad: «Creo que esta es una gran oportunidad para crecer como piloto. Es difícil dejar todo en mi país: la familia, los amigos y a mi equipo, pero creo que tengo ante mí una oportunidad única y he de aprovecharla. Gracias a la ayuda de Álex Barros y a mi esfuerzo, hoy puedo formar parte de este proyecto de formación en España, de la mano de Estrella Galicia 0,0 y Monlau Repsol Technical School. Realmente estoy deseando comenzar a rodar», asegura. Con Barros al mando de las operaciones y el apoyo de una de las estructuras más potentes a nivel mundial, Brasil quiere volver a posicionar pilotos en la élite del motociclismo.