Los discos Galfer Racing CW1 están presentes en los principales campeonatos

Los Galfer Racing CW1 son unos discos que se han convertido en toda una referencia en el mundo de la competición, ya que han sido aprobados por HRC y han sido los vencedores en el Campeonato del Mundo de Moto3 en 2017.


Los discos Galfer Racing CW1 están presentes en la mayoría de las parrillas de las carreras de velocidad mundiales y nacionales, desde Moto4 al Mundial de Moto2, pasando por PreMoto3, Moto3, Supersport300, Supersport600 o el Mundial de Superbike. En 2017, fueron Campeones del Mundo en la categoría de Moto3 con Joan Mir, de Supersport300 con Marc García y del Mundial Júnior de Moto3 con Dennis Foggia. Además lograron victorias con Krummenacher en Supersport600 o en la Red Bull Rookies Cup, donde todas las motos los equipan.

Entre sus características principales, los Galfer Racing CW1 tienen un tacto especial, lo que ayuda a una mejor entrada en curva gracias a su ligereza, ya que se reduce el efecto giroscópico. Estos discos de freno, se han desarrollado específicamente para cada disciplina, y se han adaptado a la geometría de las pastillas de freno de cada competición, algo que los distingue del resto de discos del mercado.

Los discos Galfer Racing CW1 se fabrican con corte láser en acero inoxidable con alto contenido de carbono y son sometidos a tratamientos térmicos para estabilizar el material, antes de realizar los procesos de mecanizado y rectificado. Los núcleos son de aluminio, mecanizados en CNC y con un acabado en oxidación dura y/o anodizado. Gracias a estos procesos, cada disco es único y va identificado con un número de serie que garantiza su funcionamiento y su trazabilidad.

Además, entre las ventajas que supone montar los discos Galfer Racing CW1, destaca la reducción de peso en un 15% respecto a los discos convencionales, una mejor refrigeración del sistema gracias al diseño Disc Wave y el aumento de la potencia de frenada y una estética mejorada.