La Leonart Rigger cuesta 5.999 €

Tras dos décadas en el mercado, Leonart Motorcycles abre un nuevo melón en su catálogo con el lanzamiento de su primera moto eléctrica: la Leonart Rigger. Hablamos de una scrambler urbana diferente, con reminiscencias "trialeras" para carnet B/A1, repleta de personalidad y rendimiento.


La marca catalana lleva 20 años comercializando motos custom de 125 cc, con un catálogo 2023 compuesto por 6 modelos en el que destaca la Daytona, una propuesta de 1.660 mm entre ejes, llanta delantera de 21 pulgadas y motor bicilíndrico en paralelo que se sale de lo habitual. Pilder, Tracker, Heritage y Vessel completan el quinteto de combustión.

Tras su experiencia en el mercado con las motos de gasolina, este año Leonart se ha atrevido con una eléctrica de corte scrambler para uso ciudadano que sigue esa línea retro tan marcada en la firma de Mataró.

Las principales características de la Leonart Rigger, homologada como vehículo tipo L3e-A1, pasan por la adopción de un diseño minimalista inspirado en la Montesa Cota 247 de los setenta, con chasis multitubular de acero y basculante monobrazo. El motor eléctrico va acoplado en el exterior del eje de la rueda trasera y declara 65 Nm de par con 9 CV de potencia pico (6 CV nominales). La batería ocupa el espacio del motor de una moto convencional, una unidad con un voltage/capacidad de 72V-50Ah, tensión nominal de 76.8V-50Ah, 3.84 kWh de capacidad y 18.650 células. Las cifras pasan por sus 120 kg, 102 km/h de máxima (modo 2), 75 km de autonomía media (depende del modo y la conducción) y 7 horas para carga completa.

Su equipamiento de serie incluye doble modo de conducción (modo 1 hasta 50 km/h), llave de proximidad, horquilla invertida (sin reg.), discos lobulados, frenada combinada CBS, amortiguador trasero (sin bieletas), instrumentación TFT, iluminación full-LED, guantera en el falso depósito, toma de corriente USB, llanta delantera de 18 pulgadas, manetas regulables y neumáticos mixtos Timsun.

En la breve toma de contacto realizada por las calles de Barcelona pudimos apreciar su comodidad y facilidad de conducción, con una postura erguida (80 cm asiento-suelo) y manillar ancho bajo, una moto que invita a rodar por ciudad y con la potencia suficiente para cubrir desplazamientos rutinarios en la urbe. El modo 1 es demasiado conservador por lo que el modo 2 será el utilizado en la mayoría de ocasiones, reduciendo la autonomía estimada de los 150 km a la mitad.

El peso bajo juega a su favor, logrando una moto rápida de reacciones y agilidad entre el tráfico, que es de lo que se trata. Es estrecha, admite uso moderado fuera del asfalto y tiene personalidad. Dos aspectos a mejorar pasarían por el empleo de estriberas rígidas y bloqueo de dirección en la tija, dos soluciones demasiado clásicas para los tiempos que corren. El amortiguador trasero puede resultar demasiado rígido.

El precio oficial de la Leonart Rigger es de 5.999 €, aunque se beneficia de 500 € de descuento por lanzamiento, además de estar incluida en el Plan Moves III de ayuda a la compra de vehículos eléctricos por parte del Gobierno. Está disponible en los concesionarios oficiales y en la web de Leonart Motors.