Un lienzo en blanco para los amantes del diseño

Desde sus orígenes en los años 40, los modelos de Lambretta se han prestado a la customización fueran como fueran los gustos de sus propietarios. Estos cuatro extravagantes modelos extremadamente personalizados son solo un ejemplo de hasta dónde puede llegar el mítico scooter italiano.


La llegada de los scooters a mediados del siglo XX supuso una revolución en la movilidad. De pronto apareció un vehículo asequible y de diseño revolucionario, por lo que pronto se convirtieron en un rotundo éxito entre los jóvenes. Labretta fue una de esas primeras marcas que marcaron un antes y un después en la historia de las motos, y desde sus inicios ha sido sinónimo de diseño y fuente de inspiración.

Lambretta se convirtió en el transporte identificativo de los jóvenes del movimiento Mod de los años 1960 y llegó a recibir exagerados niveles de customización mediante luces y colores. La marca daba facilidades para ello y nadie quería tener una Lambretta más, sino una única e irrepetible.

Hoy, manteniendo ese espíritu, Lambretta pone a disposición de sus clientes un amplio listado de posibilidades en cuanto a colores y accesorios para equipar su scooter, y que así cada uno pueda personalizarlo a su gusto.

Para que sea más fácil es importante contar con el color base de la carrocería más acertado para cada ocasión, y por eso la marca ha lanzado nuevos tonos disponibles para todos los gustos. El blanco, el amarillo, el verde, el negro y el gris son la gama de colores propuesta para sus actualizados modelos. Además, el color de los paneles laterales también es personalizable. Y en el mundo de los accesorios, la propia marca ofrece res variedades y estilos de portaequipaje tanto en cromo como en negro, al igual que el parabrisas disponible en dos tamaños y en cristal transparente o gris ahumado.

Y si buscas inspiración, no tienes más que echar un ojo a estos ejemplos que te mostramos a continuación, que son auténticas obras de arte.

La Vega CP One 35


La Lambretta da para mucho. En este caso, la Vega CP One 35 de James Whittle se trata de un modelo personalizado por Rimini Lambretta Center (RLC), toda una institución entre los amantes de Lambretta. Un lugar que cuenta con todo el equipamiento imaginable para la personificación y restauración de los scooters de la marca italiana.

Para darle forma se buscó mantener el color original Yellow Ochre a excepción de toda la parte del motor y las ruedas, que se dejó en negro satinado para darle una apariencia más agresiva al conjunto. El soporte de rueda de repuesto tampoco pasa desapercibido, pintado en negro y anclado en el centro de la base del scooter.

Por si fuera poco, además se montaron amortiguadores BGM Black Edition tanto en la parte delantera como en la trasera, por lo que el control es total.

Lambretta LD 125 


La Lambretta LD 125 es obra del francés Adri Faure. Para darle forma tomó como base el clásico modelo LD 125 de Innocenti, uno de los scooters más curiosos de la firma italiana. El cambio es tan radical que se ha adaptado el chasis de la moto, así como el bastidor, para acomodar la instalación de un nuevo motor que no tiene nada que ver con el original.

También la parte ciclo ha sido totalmente modificada y se ha recurrido a nuevas suspensiones, tanto delante como detrás, así como a un nuevo sistema de freno, sustituyendo el original por un sistema de frenos de disco más capaz para ese cambio en las ruedas.

El nuevo motor ha hecho necesario modificar también la carrocería de la moto, por lo que se ha realizado una abertura en la parte trasera de la moto para conseguir que encaje la rueda. El color negro azabache es la guinda del pastel.

Lambretta Diablo


El famoso constructor tailandés K-Speed es el responsable de la customización más vintage de la V200: la Lambretta Diablo. Se ha rediseñado profundamente el frontal y se ha cambiado el faro original por uno LED anclado al escudo frontal. Además, lo moderno y vintage se unen gracias a ese manillar de clara influencia café racer. Con esos neumáticos de tacos y un escape abierto gana muchos puntos en agresividad.

Por detrás también hay cambios. El portamatrículas original se ha cambiado por uno más moderno y se ha optado por un asiento de piel negra de aire retro que nos hacer acordarnos de las Lambretta de los años 70 y 80.

Lambretta TV175 Mod Custom


Un excelente ejemplo de lo que comentábamos sobre el movimiento Mod lo tenemos en esta Lambretta TV175 Mod Custom. Para darle forma el fabricante RLC trabajó en la personalización de la Italiana TV Serie 2 y recreó las modas de los años 60 utilizando accesorios originales que el cliente facilitó al preparador.

No fue fácil, pues había que conseguir que todos los elementos, entre los que las luces cobraban un mayor protagonismo, se tuvieron que adaptar de manera que todos ellos fluyeran armónicamente entre sí. Hizo falta cortar todos los tornillos uno a uno y a medida para que ninguna sobresaliera y en conjunto quedase un frontal bien anclado y limpio.

La pintura es cromada y presenta los colores originales de HOC Candies y, como dato curioso, se mantuvo el motor original Ancillotti Racing de la TV175. Por lo que el corazón Lambretta se ha mantenido inamovible. 

Deja una respuesta

Volver a la home