Laia Sanz acaba un Dakar sensacional en la 11ª posición

Laia Sanz, que se presentaba en el Dakar 2019 prácticamente sin haber podido entrenar debido a dos enfermedades previas, concluye en una magnífica 11ª posición. Es el segundo mejor resultado de la catalana en sus nueve participaciones.


«Para mí, este año es un éxito llegar a la línea de salida estando sana. A partir de ahí, ¿cuál es el objetivo? No tendré presión por el resultado, porque no me puedo exigir nada, pero ¿quién sabe?». Con estas palabras presentaba Laia Sanz su proyecto para el Dakar 2019 dos semanas antes de partir hacia Lima.

En aquella puesta de largo en Barcelona, la piloto española confesaba el calvario que había tenido que pasar antes de comenzar su novena participación en el Dakar: una mononucleosis, fiebre Q y una neuropatía habían impedido que pudiese preparar el rally. Llegaba con sólo unas semanas de rodaje y con la gran incertidumbre de cómo se encontraría físicamente a medida que avanzaran las etapas después de haber pasado dos enfermedades en los últimos meses.

Tuvo que abandonar el Rally Desafío Inca, no pudo estar en el Rally de Marruecos y también causó baja en los entrenamientos del KTM Rally Factory Team previos al Dakar. La preparación había sido prácticamente nula. Laia, que en los últimos años siempre había corrido el Dakar con el objetivo del top 10-top 15 entre ceja y ceja, se metía de lleno en esta edición sin ningún objetivo completo. Acabar, fuese cual fuese el resultado, ya escondía bastante mérito.

Su segundo mejor resultado


Sin embargo, una vez entró en materia, Laia Sanz demostró que está hecha de otra pasta. La 13 veces Campeona del Mundo de trial femenino y 5 veces Campeona del Mundo de enduro femenino ha vuelto a dejar su sello en el Dakar. Y todo ello a pesar de que surgió otro contratiempo al empezar la carrera: un virus estomacal amenazó sus aspiraciones y pasó la primera semana con dificultades. Afortunadamente, este problema remitió y tras superar la jornada de descanso, pudo afrontar la segunda semana de competición en mejores condiciones físicas.

La falta de preparación le ha hecho acusar un desgaste mucho mayor que en ediciones anteriores, pero eso tampoco ha frenado a la catalana. Su solidez ha vuelto a ser uno de los aspectos clave; no es fácil encontrar a pilotos que, de nueve participaciones en el Dakar, hayan llegado a la meta en las nueve. Laia sí lo ha logrado. El mérito es innegable, pero es que además ha conseguido ir escalando posiciones en la general a medida que ha ido cogiendo el ritmo a la carrera, aprovechando también la importante cantidad de abandonos que se han producido sobre todo en la segunda semana de competición.

Sin cometer fallos y afrontando el Dakar 2019 prácticamente como una prueba de resistencia día tras día, Laia se plantaba en la línea de meta de Lima en la 11ª posición de la clasificación general, o lo que es lo mismo, consiguiendo su segundo mejor resultado en esta carrera tras el imperial noveno puesto de 2015. El sufrimiento ha valido la pena para la piloto española, que sigue ampliando la dimensión de su apodo de “La Reina del Desierto”. Sigue haciendo historia.