El símbolo del liderazgo. El 1 ha sido la eterna distinción de los campeones en la historia del Mundial de Motociclismo. Una opción para aquellos que buscan revalidar título cada vez menos frecuente, debido sobre todo al marketing, que les empuja a conservar sus dorsales como seña de identidad, acabando así con la gran tradición que era llevar un número sólo reservado para los mejores. Pero hay más: cabe destacar que desde hace más de una década a este dorsal le persigue una especie de maldición. A quienes deciden llevarlo les está siendo imposible retenerlo; al menos así sucede en MotoGP y SBK, y sucedió en 125cc y los últimos años de 500cc. Repasamos casos históricos; afina tu oído y contempla simultáneamente, en una galería de fotos, la gran cantidad de casos que se están escondiendo bajo lo que hemos denominado como “La maldición del 1”.
Audio: Claudia García
Texto: Claudia García / Álex López-Rey

 

El último en defenderse con el número uno en el frontal y en conseguir revalidar el título fue Michael Doohan, en 1998. En el 99 llevaría nuevamente el uno, pero esta vez no correría la misma suerte. Sufriría un fortísimo accidente en los entrenamientos libres del G.P de Jerez que le llevaría a poner fin a su carrera deportiva. Y fue aquí donde empezó todo.

La maldición del 1 - MBK3 - Motorbike Magazine

© Repsol Honda – Tras cinco títulos consecutivos, Doohan perdió el 1 en 1999; una lesión en Jerez le retiró de la competición.

Detrás de Doohan, Álex Crivillé ganó en 1999, convirtiéndose en el primer español de la historia en proclamarse campeón en la categoría reina. Intentaría defender el liderato en el 2000 con el número 1 en su Honda NSR500, pero no lo consiguió. Con sólo una victoria en el GP de Francia, Álex no pasó del noveno puesto en la clasificación final. Ese año el campeón fue Kenny Roberts Jr, el mismo que en 2001 sufriría el gafe de esta numerología. El 1 en su Suzuki no le ayudó a conseguir ni una victoria. Finalizaría 11º a final de temporada.

En ese 2001 arrancó el dominio de Valentino Rossi, con cinco títulos consecutivos, y siempre fiel a su 46. No sería hasta 2007 cuando veríamos volver el número uno en el carenado de una moto en la categoría reina. Era la de Nicky Hayden, quien fracasaría al intentar volver a ganar otro campeonato consecutivo. No contó ni con el mundial, y ni siquiera con alguna victoria.

¿Y recordáis quien se hizo en ese 2007 con el campeonato? Un Stoner que dominó en su primer año con Ducati, llevando a lo más alto a la rebelde moto italiana; al siguiente año probaría con el 1 y también sería acechado por la maldición. Rossi recuperaba el trono de MotoGP en 2008.

Tres años después volveríamos a ver el número 1 presente en la parrilla de MotoGP. Esta vez importado por un piloto español, Jorge Lorenzo. El balear dominó en 2010 y en 2011 quiso probar con el dorsal, pero Casey Stoner volvió a ganar y el de Yamaha tuvo que decir adiós a la reconquista del título con el símbolo del líder.

La temporada siguiente, Stoner tras ganar su segundo título decidió volver a probar con el uno. Esta vez no sólo no ganó el título, sino que tras 11 años consecutivos compitiendo en el Mundial, anunció su retirada. Desde entonces, nadie ha vuelto a probar con el 1 en la categoría reina. Jorge Lorenzo y Marc Márquez, los dos últimos campeones, decidieron mantener sus respectivos 99 y 93, esquivando de paso esta especie de maldición.

 

La maldición del 1 - MBK3 - Motorbike Magazine

En 2002 llegó el turno de Manuel Poggiali con el 1. Luchó con Vincent hasta la última carrera.

La maldición del 1 – Segunda parte:
125cc, más de  lo mismo. [Click aquí]