El proyecto Ionex de KYMCO sigue creciendo

KYMCO desvela el i-One DX, un scooter eléctrico con estilo urbano enrolado dentro del proyecto de movilidad 'Ionex'.


Ionex, el proyecto de movilidad de KYMCO basado en un sistema de baterías compartidas, sigue dando pasos en firme. Después de la reciente presentación en sociedad del i-One en Amsterdam, la familia crece con la llegada del i-One DX, una versión más deportiva de este scooter eléctrico de 125 cc.

El motor de esta versión es algo más grande y cuenta con una autonomía de 90 kilómetros a una media de velocidad de 30 km/h, y con una velocidad máxima de 74 km/h, cifras que alcanza por medio de dos baterías Ionex.

Sendas baterías pesan 6 kilos, son extraíbles y de fácil transporte. En lo que respecta al resto de características del scooter, se trata de un modelo ágil, cómodo, compacto, de diseño moderno y minimalista, y que está pensado para potenciar la movilidad urbana, para usuarios que vayan a utilizarlo en trayectos cortos.

La altura de su asiento es de 750 mm e incorpora neumáticos de 12" en su versión i-One DX Sport para lograr más estabilidad. Cuenta con luces LED y con un cuadro 'inteligente', digital, con la tecnología del sistema de conectitividad Noodoe.

El sistema de conectitividad Noodoe sigue creciendo


La firma taiwanesa ha anunciado además otro salto de calidad en su app Noodoe que llegará el 7 de noviembre. Será por medio de una actualización de la aplicación que incorpora una interesante novedad: Noodoe Journey dará ahora la posibilidad de registrar y compartir la ruta tanto con fotos como con anotaciones del usuario.

La aplicación de Noodoe permite conectar el teléfono móvil con el scooter y, además, incorpora un GPS específico para motos que se integra en el tablero de las KYMCO. Por ahora, en nuestro país este sistema se puede utilizar en el KYMCO Xciting S 400 y en el AK 550, dos de los buques insignia de la marca.

[Galería] Así es el nuevo KYMCO i-One DX 2020