Randy De Puniet y Mika Kallio entrenaron durante dos días en Brno en un test que no fue del todo productivo para KTM a causa de la meteorología.

Sigue la cuenta atrás para KTM. La marca austriaca confirmó en Jerez que participarán en el GP de Valencia con un wild card, por lo que quedan menos de siete meses para ver a la RC16 batirse por primera vez al resto de rivales de la categoría reina.

KTM sigue preparando a conciencia su desembarco en la categoría reina, que llegará de forma oficial en 2017, y para ello están llevando a cabo diversos entrenamientos en circuitos mundialistas. Austria, Valencia, Jerez y de nuevo Valencia fueron los primeros escenarios escogidos por los de Mattighofen, que esta semana se desplazaron hasta Brno para continuar con su programa de desarrollo.

KTM MotoGP

La tónica de todos estos meses está siendo la meteorología adversa que está acompañando a KTM en cada uno de sus viajes. No pudieron aprovechar todos los días de pruebas en Jerez el pasado mes de febrero a causa de la lluvia, ni tampoco rodaron durante todas las jornadas que estuvieron en Valencia en marzo por el mismo motivo. En esta ocasión no ha sido el líquido elemento el que ha alterado los planes de los de Mattighofen, pero sí las bajas temperaturas que se registraron nada más llegar a la República Checa.

Por esta razón la primera de las dos jornadas no pudo ser aprovechada por KTM, que tuvo que condensar todo su programa de pruebas en el segundo día. Las condiciones no eran las más idóneas, pero De Puniet y Kallio pudieron subirse a sus RC16 para seguir acumulando kilómetros muy importantes para el desarrollo de la montura. Sin apenas descanso, KTM seguirá entrenando la próxima semana; pese a que el circuito elegido para estos entrenamientos no ha sido desvelado por el fabricante austriaco, todo apunta a que será Misano donde realicen su cuarto test de 2016.

 

Te recomendamos