Pol Espargaró y Smith, a por su primeras pruebas con KTM en 2017

KTM continúa su puesta a punto antes de comenzar su primera temporada completa en MotoGP. La marca austriaca se encuentra ante una pretemporada crucial para reducir diferencias con el resto de fabricantes. Espargaró y Smith tendrán mucho trabajo por delante en Malasia.




Pol Espargaró y Bradley Smith siguen sin separar sus caminos, pero ambos afrontan una nueva etapa muy diferente a la que han desarrollado durante los últimos años en el Yamaha Tech3. «Es un salto al vacío», comenta sin tapujos Pol Espargaró en la entrevista que puedes leer en el número 25 de Motorbike Magazine. Pero a la vez que manifiesta esa opinión, al de Granollers no se le borra la sonrisa de la cara.

Su nueva andadura como piloto oficial empieza como un reto mayúsculo, ya que KTM se estrena en la categoría reina y tendrán que lidiar con las lógicas dificultades de un equipo debutante que ya quedaron demostradas en Valencia, donde acabaron muy lejos de los puestos de cabeza. La firma austriaca ha de exprimir al máximo las nueve fechas de test oficiales de pretemporada para desembarcar en Qatar en las mejores condiciones posibles, por lo que tanto Espargaró como Smith deberán ponerse el traje de faena con su nueva moto, un prototipo «muy virgen» –como lo define Pol- que aún cuenta con un amplísimo margen de mejora.

Sin embargo, el proyecto de KTM en MotoGP atesora un gran potencial y esto deja entrever que tarde o temprano la marca austriaca estará luchando por buenos resultados. La ambición de los de Mattighofen no es en vano y han sabido trasladársela a sus dos pilotos oficiales, quienes confían ciegamente en que todos los engranajes encajen a largo plazo, aunque a buen seguro tendrán que sufrir durante los primeros pasos de este debut de KTM.

KTM RC16 2017

Después de un 2016 muy intenso desarrollando la moto con cinco probadores distintos, entre los que destacó el papel de Mika Kallio, ahora la responsabilidad recae en Espargaró y Smith. Por contrato, Pol sólo pudo probar la KTM en Valencia, mientras que Smith rodó con ella tanto en Cheste como en Jerez en el mes de noviembre, pudiendo extraer una lectura más concreta sobre lo que necesita la RC16 para acercarse al resto de marcas.

La potencia parece uno de los puntos fuertes, pero la dificultad para gestionarla está siendo uno de los grandes escollos por el momento. Por tanto, el trabajo en la electrónica se presume fundamental en la evolución de la que será la gran novedad en la parrilla de MotoGP 2017. Sepang era uno de los escenarios que la firma austriaca aún no había pisado, pero Kallio pudo rodar una semana antes de los test en unas sesiones privadas. Las pruebas de Malasia serán fundamentales para conocer mejor cuál es el nivel real de KTM, un proyecto que se presentará de forma oficial el próximo 20 de febrero.