«Ready to race». Ese es el lema que KTM ha dejado impregnado en el mundo de la moto, pero que dentro de la fábrica de Mattighofen es una auténtica filosofía de vida. Prueba de ello es su magnífica proyección en el mundo de la competición, donde son una referencia consolidada en off road, y cada vez más en el mundo de la velocidad con su exitoso proyecto en Moto3 y un ambicioso reto que se presenta en el horizonte con el desembarco en MotoGP. Repasamos las líneas maestras de la firma en competición, donde se han convertido en una naranja mecánica que sabe exprimir a la perfección todo el jugo que lleva dentro.

 

Off road: Reyes del Dakar

Se ha convertido ya en una tradición que KTM celebre un título en enero. Desde 2001 hasta la fecha, todos los años han comenzado con un gran sabor de boca para la firma austriaca, que con el triunfo de 2016 encadena 15 títulos consecutivos en el Rally Dakar.

¿Cuál es la receta de esta imparable secuencia de victorias? César Rojo, Director General de KTM España, lo tiene claro: «Somos una familia; algo que se demuestra tanto en los buenos momentos como en los malos. También es clave la capacidad de desarrollar motos y saber leer cómo está evolucionando el Dakar». Los de Mattighofen tuvieron un camino ascendente hasta convertirse en los dueños y señores de esta prueba en el Siglo XXI; de hecho, la superioridad fue abrumadora sobre todo de 2001 a 2007, años en los que coparon las tres plazas del podio.

KTM-Naranja-mecánica_2

La progresión que siguieron en el Dakar refleja la filosofía de una marca que sabe dar los pasos en buena dirección hacia la cima y que, una vez la alcanza, es un duro hueso de roer para sus competidoras. El sólido engranaje de la naranja mecánica en el rally raid más duro del mundo ha conseguido hacer frente a Yamaha y a Honda, que en 2014 regresó con un proyecto muy ambicioso pero que a día de hoy no ha conseguido desbancar a la marca de referencia.

Además del poderío técnico, la fórmula de pilotos funciona de maravilla. Pese a la marcha de Cyril Despres en 2014 y a la retirada de Marc Coma en 2015, los dos grandes baluartes de la marca durante la última década, el relevo ha llegado inmediatamente con Toby Price y ha servido para avivar una increíble racha de títulos. «No hemos buscado la fórmula fácil, que es fichar técnicos o pilotos, sino que hemos creado cantera y esto es muy bueno. Este Dakar ha demostrado mucho el potencial que tiene KTM en su propia casa y que no necesita ir fuera a buscar a otros pilotos», nos desvela César Rojo. Pilotos como Price, Walkner, Meo, Monleón o Cervantes, con una amplia trayectoria dentro de las filas de KTM, son el ejemplo de esta gran gestión de sus talentos. Y es que todos ellos han brillado en el último Dakar a pesar de que su escasa experiencia en esta prueba, a los que cabe sumar a Stefan Svitko, segundo clasificado en su sexto Dakar con la firma naranja.

El caso de Price, claro campeón en 2016 pese a tratarse sólo de su segunda participación en el Rally, proyecta un futuro muy alentador para KTM, que cuenta con una formación muy fuerte para seguir extendiendo su secuencia de triunfos dakarianos a lo largo de los próximos años.

Denso palmarés en Enduro, MX y SX

La del Dakar es sólo una pequeña muestra del dominio de KTM en el mundo del off road. Enduro, Supercross y Motocross también han sido modalidades encabezadas por los austriacos a lo largo de los últimos años. Como logro destacado de 2015, llegó el doblete obtenido por Ryan Dungey como campeón del AMA en Supercross y Motocross.

Pese a perder el cetro de MXGP, ganado durante cinco años consecutivos por el binomio Cairoli-KTM, los augurios para 2016 vuelven a ser bastante optimistas con el italiano en la máxima categoría y con Jeffrey Herlings en MX2, mientras que por detrás se sigue forjando un talento como Jorge Prado que ya ha sido atado hasta 2020 por los austriacos. El mundo del off road sigue siendo una mina para los de Mattighofen.

KTM-Naranja-mecánica_3

Moto3: una mina de oro

En lo que respecta a velocidad, el Mundial de Moto3 es el mejor ejemplo del potencial austriaco. Ya consiguieron ser un fabricante destacado en 125cc y 250cc, pero dejaron el Mundial en 2009 y se replantearon su futuro en competición. La llegada de Moto3 tres años después se convirtió en el verdadero trampolín para los de Mattighofen, que supieron interpretar muy bien la categoría desde su creación y ya en el primer año dispusieron de una moto destinada a ganar. Sandro Cortese le aportó el primer título a la marca en un buen 2012 que precedió a un 2013 de ensueño, en el que Viñales, Rins, Salom y Márquez, con KTM, se repartieron las 17 victorias en juego.

KTM
Esta exhibición de músculo estimuló a Honda para reinventar su proyecto en Moto3 con el fin de plantar cara a la naranja mecánica. En 2014, los del ala dorada se llevaron con Álex Márquez un título peleado hasta la última carrera contra la KTM de Jack Miller; de esta manera, los austriacos cedían el trono de Moto3 y trataban de buscar soluciones de cara al año siguiente.

Todo ello pasó por un gran cambio en su montura nada más arrancar 2015 que no dio los resultados esperados. KTM partió en desventaja con respecto a Honda y sólo pudo ganar 3 de las 13 primeras carreras. Sin embargo, en Misano el panorama giró radicalmente con el nuevo chasis con el que la marca abasteció a todos sus equipos. El final de temporada fue magnífico para sus intereses, con Oliveira ganando cuatro de las últimas cinco carreras, lo que le permitió al portugués pelear por el título hasta la última cita. Honda volvió a llevarse el gato al agua merced sobre todo a los dos primeros tercios de campeonato, pero la dinámica ascendente de KTM le hace llegar a 2016 en un fantástico nivel.

Objetivo 2016: volver a ganar

Esa es la meta, clara y factible, que KTM tiene para la temporada 2016 de Moto3, en la que será junto a Honda la marca con mayor presencia en parrilla. Pero sin duda que el movimiento estratégico más importante se produjo al firmar con el equipo Leopard Racing, que dejó Honda y tendrá tres motos de la marca centroeuropea en sus filas con Fabio Quartararo como gran punta de lanza.

La lucha volverá a ser encarnizada con la casa del ala dorada, pero la excelente base lograda a final de 2015 le aporta a KTM un plus de confianza, tal y como asegura César Rojo: «La gran ventaja es que para 2016 llegamos con una moto que ya hemos madurado y vamos a hacer una gran pretemporada, porque ya no partimos de una moto nueva, como sucedió el año pasado. Esperamos que las pruebas que hagamos este invierno sean satisfactorias. Somos muy optimistas». Nicolò Bulega, que dispuso de la moto de 2016 en la recta final del FIM CEV, demostró que se trata de una montura preparada para volver a ganar.

KTM

MotoGP: con paso firme

KTM anunció en 2014 una valiente apuesta, la de su desembarco en MotoGP en 2017. Ya habían estado con anterioridad en la categoría reina suministrando motores al equipo Proton de Kenny Roberts, pero el nuevo proyecto es 100% marca de la casa. Después de un intento frustrado hace varios años, la firma retomó su intención de volver sentando adecuadamente las bases del que será su mayor envite en el Mundial. En Mattighofen empezaron a trabajar en una MotoGP con chasis multitubular, motor V4 y suspensiones WP cuyo propulsor, advierten, alcanza los 270 cv. La RC16 no pretende llegar a la categoría reina para rellenar la parrilla, sino que busca dejar su sello desde el principio. «No es una aventura, sino un proyecto», nos dice César Rojo al respecto, toda una declaración de intenciones sobre unos planes de futuro en MotoGP que se están dibujando perfectamente.

KTM
Hoffman fue anunciado como el primer probador de la RC16, y a él se unieron Kallio, Luthi y De Puniet; un plantel sólido con el que KTM deja claro que va muy en serio. Al frente del equipo técnico está Mike Leitner, el que fuera jefe de mecánicos de Dani Pedrosa durante 11 temporadas, y se están incorporando nombres como el de Esteban García, exjefe de mecánicos del Team LaGlisse. Por el momento han llevado a cabo dos test, uno para presentar la moto en Austria con Hoffman y otro en Valencia en el que también estuvo Kallio. Los primeros pasos con la RC16 están yendo en muy buena dirección y es por ello que han decidido probarse ya en el GP de Valencia de 2016. Antes de ello llegará la presentación oficial de la moto, durante el fin de semana del 12 al 14 de agosto aprovechando el GP de Austria.

En busca de un top-rider

Habrá que esperar para ver el potencial de la RC16, pero otro de los detalles a tener en cuenta serán los pilotos con los que la casa austriaca inicie su andadura en MotoGP. El vaivén que se presume en el mercado de fichajes para 2017 hace que la marca esté con la caña preparada ante la posibilidad de hacerse con los servicios de un top-rider para esa temporada. Aunque no esté confirmado, Aki Ajo y Red Bull parecen encaminados a ser una parte fundamental del proyecto y, con el apoyo de patrocinio de la marca de bebidas energéticas, no parece que el equipo vaya a estar falto de recursos económicos. Por el momento son sólo suposiciones, pero los nombres de Dani Pedrosa y Johann Zarco ya han sonado con fuerza para 2017.

Pero aún es muy pronto para entrar en rumores sobre un proyecto que tiene mucho camino por recorrer y al que le espera un 2016 muy intenso. A día de hoy han levantado mucha expectación y como nos deja caer el Director General de KTM España, la filosofía de trabajo es exactamente igual para el desafío de la categoría reina: «Evidentemente, los equipos que tienen mucha experiencia en MotoGP nos llevan la delantera. Pero también nos la llevaban en Motocross, en Enduro, en el Dakar, en Moto3… y ahí estamos». La naranja mecánica prepara con mimo un nuevo reto y, conociendo su trayectoria en el mundo de la competición, no será en vano. Su eslogan, mundialmente conocido, es un reflejo perfecto. «Ready to race».

KTM