El francés se rompió la tibia izquierda en los libres del viernes

El Mundial de Supersport quedó prácticamente visto para sentencia en el Circuito de Jerez. El trazado andaluz acogía la antepenúltima cita de la temporada, a la que Sofuoglu llegaba como líder con 13 puntos de ventaja sobre Cluzel y 28 sobre Jacobsen.

El francés llegaba en un gran estado de forma tras haber recortado 32 puntos a Sofuoglu en las tres últimas carreras, pero su progresión se cortó de raíz tras la primera sesión de libres en Jerez, donde sufrió una caída en los últimos minutos que acabó con una fractura de la tibia y el peroné de su pierna izquierda y con el hombro derecho dislocado. Es decir, adiós a la temporada y adiós al título.

Sin su máximo rival en la lucha por el título, Sofuoglu aprovechó el fin de semana a la perfección y logró una victoria que le permite llegar a Magny-Cours con opciones matemáticas de ser campeón. Pero la gran imagen del fin de semana llegó después de su triunfo, ya que el turco se desplazó por la tarde al hospital junto a su protegido Toprak Razgatlioglu para visitar a Jules Cluzel, donde se recupera de la fuerte lesión que le ha alejado del campeonato.

Sofuoglu, siempre en el foco por su estilo agresivo en la pista, ha dejado un gran gesto en la retina. Esto afirmaba Cluzel en sus redes sociales, donde colgó la imagen: “Incluso teniendo alguna dura lucha en la pista, siempre he tenido un gran respeto hacia él y parece que es recíproco”. Deportividad en estado puro.