El fabricante ICON se ha puesto manos a la obra sobre una Kawasaki Ninja 300 que ha cambiado de arriba a abajo. Viendo el resultado, desde Akashi podrían tomar algunas ideas para convertir una deportiva para viajeros en una verdadera máquina de circuito.

Existe un debate en torno a las deportivas de baja cilindrada o cuyo cubicaje se sitúa en torno a los 300cc, sobre las que se comentan que son motos poco preparadas para la diversión. Debajo de su carenado de competición se esconden elementos quizás más para el viaje, aunque hay algunas excepciones como ka KTM RC390 que cuenta con horquilla invertida y frenos radiales, pero poco más.

Sin embargo, hay gente que no quiere que esta situación siga así, y por ello deciden ponerse manos a la obra. Eso es lo que ha hecho ICON, un fabricante de ropa estadounidense que se ha salido de su radio de acción particular para meterse de lleno en el mundo de la moto. Para ello, contactó con Kawasaki USA para pedirles una Ninja 300 sobre la que querían hacer…algunos retoques.

Kawasaki ZX-10 2016. Finalmente síKawasaki zx-10r 2016

El resultado de este trabajo no puede ser más espectacular, y hace gala del nombre elegido para esta máquina, Kawasaki ZX3-RR. Un carenado de competición mucho más aerodinámico, paquete de suspensiones Öhlins, neumáticos Contiental Race Attack y un sistema de escapes facilitado por Arrow que nos recuerda a los de las dos tiempos.

También encontramos cambios más ergonómicos como la posición del asiento o el cuadro de mandos, con una pantalla digital que utiliza el sistema operativo Android, gracias al cual el piloto puede, además de ver la velocidad y la marcha engranada, cambiar el mapa de motor, observar sus tiempos de vuelta y actualizar sus datos en las redes sociales de forma instantánea.

Detalles que convierten a esta deportiva en un lobo de las carreras. Seguro que en Akashi toman buena nota de esto. ¡Quién pudiese pilotarla!

Galería de fotos Kawasaki ZX3-RR by Icon