Kawasaki Vulcan S preparada con óxido nitroso

Esta Kawasaki Vulcan S llamada Underdog por su creadora cuenta con una extensa preparación entre la que encontramos un kit de óxido nitroso, capaz de aumentar su potencia desde los 61 cv hasta los 150 cv.


La locura y la pasión han llevado a Francesca Gasperi a preparar una Kawasaki Vulcan S hasta límites insospechados. ¿El objetivo? el desafío Essenza 1 en el festival de Glemseck en Leonberg, Alemania, donde múltiples fabricantes y preparadores se enfrentan en un calendario de carreras por eliminación. La normativa limita a los participantes a motos de 2 cilindros y una cilindrada no superior a 1200 cc.

La parrilla del Glemseck Festival estaba compuesta por 16 motos que rozaban el límite de la normativa, entre las que podíamos encontrar Harley Davidsons Sportsters, BMW R9T, Triumph T120 Bonnevilles y una Ducati 1200R Monster. Pero, entre semejante parrilla, se coló una pequeña bicilindrica japonesa de 649 cc, una Kawasaki Vulcan S que escondía algún as en la manga.

«Motos puras. No hay dragsters. Dos ruedas. Dos cilindros. Máximo 1200 cc. Estos son los hechos clave del desafío de sprint más emocionante en Glemseck» – comenta Francesca Gasperi, emocionada tras su creación.

Kawasaki Vulcan S 2019

Motor649 ccPotencia61 cv
Peso229 kgPrecio7.850 €
Versátil, lógica, atractiva, accesible... La Kawasaki Vulcan S reúne bastantes argumentos que han convertido a la custom japonesa en uno de los modelos con los que la firma de Akashi ha dado en el clavo. La versión 2019 incorpora nuevos colores.
Ver ficha completa

La moto es una Kawasaki Vulcan S modificada, bautizada como «The Underdog«. Su piloto, Francesca Gasperi, es una piloto veterana en el festival Glemseck 101 y además piloto de pruebas para Kawasaki Alemania. Aunque sorprendida, Francesca Gasperi logró clasificar su creación en segundo lugar con la mitad de cilindrada que sus rivales. Francesca Gasperi contaba con el apoyo de Kawasaki Alemania, y su preparación fue cosa de Dieter Briese, un concesionario de motos Kawasaki en Höly, además de ser un taller especializado en preparaciones.

Para muchos puede resultar compleja la tarea de comprender porqué se ha elegido una cruiser como base para una moto de drag, pero tanto Holzner como Briese sabían que la moto era una plataforma muy buena. Una huella de neumático trasero grande, una posición con centro de gravedad bajo y una larga distancia entre ejes ayudarían a mantener las fuertes aceleraciones. Además, Briese conocía algún que otro truco para sacar una gran cifra de potencia de el motor de ER6N.

Evidentemente no es el trabajo sobre una moto lo qué únicamente lleva esta a la victoria, pero hay que reconocer que hasta las cuestiones estéticas han sido cuidadas al detalle. La Kawasaki Vulcan S Underdog busca el estilo cafe racer, con un carenado personalizado y un colín fabricado por ordenador mediante mecanizados 3D, para optimizar su aerodinámica. El ángulo de lanzamiento se ha modificado y se ha instalado una horquilla delantera Öhlins y unos semimanillares LSL.Las estriberas también son LSL, y favorecen a este cambio de la geometría.

El peso final de la moto ha sido otro trabajo importante, se ha logrado descender la cifra original de la Kawasaki Vulcan S de 228 kg a 185 kg. Esto se ha conseguido gracias al empleo de muchas piezas de fibra carbono. Los frenos son unos discos Galfer lobulados con alma de carbono y pinzas de anclaje radial.

El motor de esta Kawasaki Vulcan S Underdog es lo que más trabajo ha recibido. Briese sabía que la competencia contaría con el doble de cilindrada, por lo que no se podía dejar nada al azar. Había que potenciar los 649 cc al máximo. Para ello se modificó el árbol de levas, se trabajó intensamente las culatas, la distribución y se equilibró el ciüeñal. La relación de compresión se aumentó hasta los 13.5:1 y se instalaron inyectores de Kawasaki Ninja ZX-10R, junto a un sistema de admisión personalizado, colocando dos inyectores por cilindro. Se instaló un sistema Power Commander de ajuste de encendido para adecuarse a los colectores Moto-life.

Si todo esto no era suficiente (con estas modificaciones se aumentaba la potencia hasta los 90 cv) se le instaló un sistema de inyección de óxido nitroso por puerto seco para lograr los 150 cv finales de la moto. Esta potencia fue medida a la rueda y no al cigüeñal.