Kawasaki Ninja 400 vs Kawasaki ZXR400: 25 años de diferencia

La Kawasaki Ninja 400 es el modelo referencia en la segmento de motos deportivas de baja cilindrada para el carnet A2, pero no debemos olvidarnos que Kawasaki ya tuvo una "Ninja 400"; la Kawasaki ZXR 400, un pequeño diablo de 400 cc que podría sacarle algún que otro color a la actual Ninja 400.


Kawasaki Ninja 400; así es como se llama la deportiva de Kawasaki en el segmento de baja cilindrada (250 cc a 500 cc), terreno del carnet A2. Es de hecho el modelo con el que Kawasaki correrá en el Campeonato del Mundo de SSP300. Pero si echamos la mirada atrás, vemos que en los años 90 también hubo una Ninja 400, y aunque de hecho así se llamaba en algunos mercados, su nombre correcto era Kawasaki ZXR 400. Seguramente muchos ya la conozcáis, fue una réplica a escala de la archiconocida ZXR 750, o comunmente llamada "telefónica".

Hoy las vamos a enfrentar virtualmente... aunque quién sabe si en un futuro podremos realizar un cara a cara en circuito.

El mercado es cambiante, eso ya lo sabemos todos, y este siempre tiende a buscar lo que le gusta al usuario. A pesar de esta afirmación de marketing básico, estoy seguro de que muchas veces nos hemos preguntado si no será al revés, si al joven de hoy en día le gusta una cosa u otra porque las marcas venden un producto u otro. El chaval joven de hoy en día ya no tiene su carpeta del colegio plagada de fotos de motos, ni posee un póster de la que sería la última Ninja con Anthony Gobert levantando rueda en Assen, por lo que, quizá debamos analizar cómo eran las motos de baja cilindrada de entonces.

Lo primero que debemos tener en cuenta, son las circunstancias actuales y la diferencia de normativas medioambientales, además de las nuevas leyes respecto a los tipos de carnet. Una fue desarrollada y engendrada en una época donde primaba la radicalidad y lo prestacional, y otra ha sido diseñada para cumplir con diferentes tipos de normativas y ofrecer un óptimo equilibrio de calidad y precio.

Kawasaki Ninja 400 2019

La Kawasaki Ninja 400 2019 es el modeo de la familia Ninja en el segmento 250 cc / 500 cc. Un segmento con mucha fuerza y que gana protagonismo gracias al permiso A2, que limita la potencia a los 47cv. Kawasaki ha ido adaptando su gama Ninja a las diferentes normativas, teniendo en su catálogo una Ninja 125, ajustada al carnet A1, la Ninja 400 que aquí tratamos hoy, ajustada al carnet A2, y de ahí saltamos a la Ninja 636 o ZX-6R, la máquina de alto rendimiento en la categoría intermedia y la Ninja 1000 ó ZX-10R, que sería la punta de lanza y disponible únicamente si tienes el carnet A (También podríamos incluir la Kawasaki Ninja H2, la bestia sobrealimentada).

Familia Ninja Kawasaki

La Kawasaki Ninja 400 se ajusta a los 47 cv, ofreciendo a máxima potencia permitida, un peso contenido, unos componentes acordes a sus prestaciones y un equilibrio calidad/precio inigualable. Aquí es donde radica su arma más poderosa: un precio competitivo, a bastante distancia de las Ninjas más grandes.

Kawasaki ZXR 400

La Kawasaki ZXR400 fue desarrollada con otro propósito: desbancar de los circuito a las 250cc 2T, motos que ni ahora existen. Campeonatos como la fórmula 3 japonesa o la categoría lightweight británica eran el objetivo de esta pequeña arma sobre dos ruedas. Estamos ante una Kawasaki ZXR 750 redimensionada, con cotas y geometría heredadas de los años 80, una moto muy bajita, muy plana y relativamente larga, con mucho espacio entre los mandos y el asiento.

La Kawasaki ZXR400 se fabricó sin contemplaciones, buscando el máximo rendimiento a toda costa, y eso incluye un precio prohibitivo muy cercano al de sus hermanas Ninja mayores, y una fiabilidad sobre el filo de la navaja. Estamos hablando de un motor de 4 cilindros y 400 cc. Esto significa que cada cilindro cubicaba 100 cc. Una alimentación por una batería de 4 carburadores, uno por y para cada cilindro, refrigerados por agua a partir del año 93, un airbox con entrada de aire presurizada. Todo ello alcanzaba de fábrica una potencia de 65 cv cerca de las 14.000 rpm, que podían estirarse hasta las 16.000 rpm donde se situaba el corte de encendido (en los años 90). Hay que recordar que en Japón, a partir del año 95, todas las motos de 400 cc se limitaron a 53 cv debido a una normativa propia del mercado japonés.

 

Kawasaki Ninja 400 2019 vs Kawasaki ZXR400: 25 años de diferencia


Si analizamos bien las motos, una al lado de la otra, estéticamente vemos los más de 20 años de diferencia estética, que priman en cada tiempo. La Kawasaki Ninja 400 es una moto bastante más corta de posición, con el asiento más cerca de los mandos, los mandos no tan radicales, en una posición que ofrece control al mismo tiempo que comodidad y capacidad de hacer pequeños viajes. Es una moto pensada para todo, el día a día, rutas de fin de semana, pequeños viajes o rodadas en circuito. Por el contrario, la Kawasaki ZXR400 tiene una posición muy radical y bastante "ochentera", estriberas altas pero adelantadas, manillar bajo pero muy lejos, y un centro de gravedad mucho más bajo, algo que con el tiempo se ha descubierto que no es tan beneficioso en los vehículos de 2 ruedas.

Podemos encontrar gran diferencia en detalles como el cuadro, una es totalmente analógica, con dos esferas, y sin ningún tipo de información extra. La otra cuenta con un sofisticado display que ofrece todo tipo de información, desde parciales, consumos, temperatura motor y exterior, marcha engranada, etc. También podemos ver como la Kawasaki ZXR400 goza de un diseño completamente de los años 90, con esa araña exterior que sobresale por encima de la tija y los mandos, acompañada de las toberas de aire... todo hay que decirlo, tiene su punto atractivo. La Kawasaki Ninja 400 goza de un diseño bastante mejor resuelto, sin precisar de soportes metálicos que dificulten tanto la visión como la conducción.

El diseño de los carenados también muestra un cambio remarcable. La antigua Kawasaki ZXR400 se viste bajo las clásicas y alargadas piezas de ABS, buscando un flujo de aire lo menos resistente posible, pero que de sufrir una caída habría que reemplazar toda la pieza. La actual Kawasaki Ninja 400 se viste bajo un diseño mucho más actual, con un carenado fabricado en diferentes piezas, que facilitan su desmontaje, mantenimiento y sustitución.

Incluso las gráficas, podemos percibir claramente la huella estética de los años 90 en la ZXR con esos colores tan contrastados, jugando con una base blanca y vinilos de formas jaspeadas. Todo un clásico que podemos encontrar en la decoración de todas las motos similares de la época.

Equipamiento y componentes Kawasaki Ninja 400 y Kawasaki ZXR400


Para llegar al fondo de este apartado, lo mejor es visitar la ficha técnica de la Kawasaki Ninja 400 y la ficha ténica de la Kawasaki ZXR400, y así poder analizar bien todos sus datos técnicos, novedades, componentes, extras y gadgets electrónicos.

Kawasaki Ninja 400 2019

Motor399 ccPotencia45 cv
Peso168 kgPrecio6.385 €
La Kawasaki Ninja 400 ha debutado esta temporada convirtiéndose en campeona del mundo de Supersport 300 demostrando que es una de las deportivas A2 más competitivas y, a la vez, versátiles del mercado. En 2019 llega con un nuevo y atractivo color.
Ver ficha completa

Kawasaki ZXR 400 1991

Motor399 ccPotencia65 cv
Peso159 kgPrecioN.D.
La Kawasaki ZXR 400 es un modelo de altas prestaciones y baja cilindrada de la década de los 90, descatalogada en 1999 y lanzada al mercado en 1991, una réplica a escala de la conocida ZXR 750, con componentes de mucha calidad pensados para competir en las series fórmula 3 y lightweight.
Ver ficha completa

Partiendo de la base de que el motor viene reglado por diferentes normativas, nos centraremos en otros aspectos, como puede ser la alimentación. La Kawasaki ZXR400 contaba con 4 carburadores, uno por cada cilindro. Todo un despropósito con un claro enfoque: mayor provecho en preparaciones de competición, porque lo cierto es, que para el día a día por la calle era un dolor de cabeza. Si carburar una moto es trabajo para mano fina, imagina una moto con tan poca cilindrada, un estrecho margen operacional, aire presurizado a diferentes velocidades, y un carburador individual en un motor de 4 cilindros. Querías pegarte un tiro. Si vivías en una ciudad, tus rutas por la sierra se convertirían en la convalidación de 4º de carrera de meteorología y química. El diseño agrupaba una batería de carburadores que años más tarde incorporaba refrigeración líquida se intentó subsanar estas irregularidades, equilibrando un poco su temperatura de funcionamiento, pero tampoco resultó gran cosa. Para carreras, donde el mecánico que ajusta la carburación está a la misma altura y en el mismo sitio donde se va a correr, esto era perfecto, pero en la calle no solían darse estas circunstancias.

Por otro lado tenemos la Kawasaki Ninja 400, con un buen sistema de aliementación por inyección electrónica. Olvídate de quebraderos de cabeza, ovídate de carraspeos en el motor al llegar a la cima de tu puerto de curvas favorito, olvídate de problemas de estanqueidad o de arranques tontos en días fríos. Olvídate de esperar a que se seque por completo tras lavarla para que arranque, olvídate de consumos elevadísimos o de pérdidas de potencia si un día llueve o hace mucha humedad. Olvídate de tener que ajustar su carburación dos veces al año, olvídate del starter, olvídate de sincronizar vacuómetros. En definitiva, olvídate de todo, hasta de los elevados índices de contaminación, aunque eso a muchos quizá no les precupe.

Respecto al ciclo y chasis de las Kawasaki Ninja 400 y Kawasaki ZXR400 también hay bastante diferencia. Volvemos a lo mismo, el propósito y destino principal de su fabricación. Una de ellas tiene una clarísima proyección "circuitera", con una geometría y una rigidez absurda e incómoda para el uso en calle, y la otra ofrece un agradable equilibrio con el que se puede realizar múltiples tareas y diferentes usos.

Kawasaki Ninja 400 izquierda, Kawasaki ZXR 400 derecha.

Si nos fijamos bien, ni siquiera comparten diseño, La ZXR 400 presenta una doble viga de aluminio, pensada para mantener su rigidez torsional pero permitir flexión lateral en apoyos inclinados, y la Ninja 400 muestra un diseño multitubular de acero, con el motor como elemento autoportante. Son diseños muy diferentes, uno presenta un gran rendimiento a base de sacrificio y radicalidad, y el otro gracias al paso evolutivo de los años y la tecnología. Es evidente que cada uno está pensado para las diferentes prestaciones que ofrece el motor.

El ciclo quizá puede ser donde haya más diferencia. La Kawasaki ZXR 400 cuenta con una horquilla invertida Showa de 41mm y con todo tipo de ajuste y reglaje, tanto precarga como velocidad del hidráulico, y un mono-amortiguador trasero también completamente regulable. El subchasis cuenta con un refuerzo aplicado en la parte de máxima tensión llamado KIS-ARM, que hace que sea más grueso a medida que se acerca al bastidor, tal y como en las ZXR 750 y ZX-7R. Todo ello tenía un desastroso reflejo en el precio de venta al público, motivo por el que hoy en día hay tan pocas unidades. Una moto que por lo que costaba, juntabas un pellizco más y te hacías con su hermana mayor, que ya saben ustedes, burro grande ande o no ande

La Kawasaki Ninja 400 en este caso cuenta con unos componentes menos extravagantes. El problema es, que es imposible ofrecer otros componentes por el coste de hoy en día. Se trata de una moto escuela para todos los usuarios que en un futuro quieran saltar a un modelo de mayor cilindrada, ya sea deportivo o más turístico. Bajo estas premisas, y sin caer en el fracaso comercial, Kawasaki ha dotado a su Ninja 400 de unas suspensiones delanteras más modestas sin regulación, pero con un funcionamiento excelente y un ajuste del tarado hidráulico optimizado para carretera. Lo mismo sucede con el amortiguador trasero, aunque este sí que cuenta con reglaje en precarga.

Otro aspecto del ciclo donde no hay mucha diferencia, es en la frenada. La Kawasaki ZXR400 contaba con un sistema de frenado de doble disco delantero de 300 mm y pinzas de 4 pistones Tokico de anclaje axial. Algo muy deportivo para su época, pero que hoy en día podría ser el sistema de frenado de una moto convencional. La frenada era efectiva gracias al bajo peso de la moto, pero si es cierto que ante largas frenadas y estrés del sistema, los discos no ventilaban correctamente, siendo bastante habitual encontrar unidades de ZXR 400 con los discos alabeados.

La Kawasaki Ninja 400 cuenta con un sistema de frenado muy similar, con un solo disco delantero de 310 mm en vez de 300 mm y con un perfil del disco lobulado, que mejora la refrigeración. Esto no añade más potencia de frenado ni mayor mordida, pero si una mejor resistencia a la fatiga ante largas frenadas. También cuenta con pinza de 4 pistones, aunque en este caso de la marca Nissin, y también presenta un formato de anclaje axial, algo raro de encontrar hoy en día en motos de alta cilindrada, pero más que suficiente para una moto de baja cilindrada.

Conclusión, se tratan de dos motos condicionadas por el mercado de su momento, un mercado que busca los gustos del usuario, aunque servidor piensa que podría ser más bien al revés. Una de nuestras invitadas se trata de una máquina con un solo objetivo, logrado a base de sacrificarlo todo. Y nuestra otra invitada es un modelo bastante más lógico, con más capacidades y actualizada con un propulsor ajustado a una normativa europea vigente, que permite su conducción sin necesidad de limitarla, no así como con su antecesora.

Galería de fotos Kawasaki Ninja 400


Galería de fotos Kawasaki ZXR 400