Opinión Kawasaki Ninja 125 y Suzuki GSX-R125 2019

Lo mejor

A mejorar

  • Kawasaki Ninja 125
  • Acabados
  • Medios (motor)
  • Sonido
  • Suzuki GSX-R125
  • Velocidad punta
  • Neumáticos
  • Instrumentación
  • Kawasaki Ninja 125
  • Velocidad punta
  • Neumáticos
  • Instrumentación
  • Suzuki GSX-R125
  • Acabados
  • Embrague
  • Sonido

La Kawasaki Ninja 125 y la Suzui GSX-R125, enfrentadas cara a cara

La Kawasaki Ninja 125 y la Suzuki GSX-R125 se enfrentan en un duelo urbano, donde cada una de ellas mostrará su mejor virtud y defenderá su mayor carencia, una frente a la otra. El duelo deportivas 125 cc está servido.


El comparativo de la Kawasaki Ninja 125 y la Suzuki GSX-R125 en 5 tweets

  • 15 cv entregados de diferente manera, pero al límite.
  • Una más puntiaguda, otra más llena, dos opciones para dos gustos diferentes.
  • Son dos motos 125 deportivas para el carnet A1, pero también para el carnet de coche (3 años de antigüedad).
  • Si quieres más información de la Kawasaki Ninja 125, visita su ficha técnica.
  • Si quieres más información de la Suzuki GSX-R125, visita su ficha técnica.

Estamos ante dos de los modelos más deportivos de cada marca; la Kawasaki Ninja 125 y la Suzuki GSX-R125, dos modelos que llevan el gen RR en su ADN, aunque en la motorización más pequeña si obviamos las de 50 cc. Son la referencia deportiva de ambas marcas en el segmento 125, marcas que ofrecen versiones de mayor motorización que mantienen una rivalidad similar. Por lo general, cuando de una deportiva se trata, solemos acudir a un circuito cerrado para realizar una prueba sin escatimar en «gas». Las motos 125 cc deportivas deben ceñirse por ley a los estrictos 15 cv de la normativa del carnet A1. Debido a esto, hemos decidido enfrentarlas en un marco mucho más real y acorde a las prestaciones que ofrecen estos motores. Se trata de dos motos deportivas, pero en un segmento donde ejercen más roles como el de moto de diario o moto de iniciación.

A priori, tanto la Kawasaki Ninja 125 como la Suzuki GSX-R125 son dos motos muy similares, con unas cotas muy similares, un motor de potencia similar, un peso similar, y muchos aspectos similares. Pero ahí radica la diversidad; cuanto más pequeñas son las motos, más notable es la diferencia, por apretada que sea.

Equipamiento piloto Kawasaki Ninja 125

Equipamiento piloto Suzuki GSX-R125

Precio de la Kawasaki Ninja 125 y Suzuki GSX-R125 2019 y sus rivales

El precio de la Kawasaki Ninja 125 (5.050 €) se mantiene algo por encima de su rival directa en este caso, la Suzuki GSX-R125 (4.599 €), esto seguramente sea debido a que la Kawasaki Ninja 125 sea la última en llegar al mercado, se trata de un modelo nuevo 2019, y la Suzuki lleva ya varios años entre nosotros. Para situarnos mejor debemos echar un vistazo a la competencia, y así poder tener una visión más global. Entre los rivales comunes de ambas motos podemos encontrar la Yamaha YZF-R125 (4.999 €), la Aprilia RS 125 (5.074 €), la KTM RC 125 (4.649 €), la Daelim Roadwin 125 R (2.899 €), la Hyosung GT125R Pro Comet (3.345 €) o la Goes G 125 GP (). Otra rival de ambas motos sería la Honda CBR 125 (3.499 €) ya que, aunque ahora mismo está descatalogada, llegará un modelo nuevo dentro de muy poco.

Rivales Suzuki GSX-R125 y Kawasaki Ninja 125 2019

Ver más

Novedades y características de la Kawasaki Ninja 125 y la Suzuki GSX-R125 2019

Por un lado tenemos la Kawasaki Ninja 125, una moto completamente nueva, que nace a raíz de la falta de un modelo puramente deportivo en el segmento 125. La Kawasaki Ninja 125 llegó al mercado de la mano de su melliza Z125, una moto prácticamente igual, cambiando simplemente carenados y manillar/posición de conducción.

La Kawasaki Ninja 125 2019 incorpora un motor monocilíndrico de 4T y 125 cc refrigerado por agua, que nos entrega un máximo de 15 cv, tal y como estipula la normativa del carnet A1. El chasis es un multitubular de acero, pintado en color verde para resaltar el carácter y personalidad Ninja de la marca. Equipa unas suspensiones convencionales de 37 mm de diámetro y un amortiguador trasero Uni-Track con bieletas. Las llantas son de 17″ y medidas estrechas, buscando la agilidad y las prestaciones. Los neumáticos son unos Dunlop TT 900 F con medidas DL: 100/80-17 y TRAS: 130/70-17. Su peso en orden de marcha es de 148 kg, una altura del asiento al suelo es de 785 mm  y cuenta con un freno delantero de 263 mm y pinza axial de 2 pistones.

Por otro lado tenemos la Suzuki GSX-R125, una moto que lleva un poco más de tiempo en el mercado, y que se lanzó buscando el máximo rendimiento y prestaciones. El motor, sobre el papel, es idéntico al de la Ninja 125, un monocilíndrico de 125 cc de 4T refrigerado por agua, que entrega 15 cv de potencia máxima. El chasis de la Suzuki GSX-R125 es una de sus bazas más fuertes, ya que logra mantener el peso más ligero de la categoría, con tan solo 134 kg en orden de marcha. Las suspensiones son muy similares, una horquilla telescópica convencional delantera de 37 mm y monoamortiguador trasero con bieletas. Los frenos distan un poco a favor de la GSX-R125 con un disco delantero de 290 mm frente al 263 mm de la Ninja 125. También cuenta con ABS. Los neumáticos de la Suzuki GSX-R125 en este caso son unos Dunlop D102, en este caso algo más deportivos y unas medidas DEL: 90/80-17 y TRAS: 130/70-17.

Como aspectos técnicos notables, la Suzuki GSX-R125 cuenta con iluminación LED, instrumentación con indicador de marcha engranda y el Suzuki Easy Start System, que no requiere mantener el botón de encendido pulsado. También dispone de un moderno sistema de arranque smart-key por proximidad, aunque requiere algo de atención para conocerlo bien.

Ver más

Prueba Kawasaki Ninja 125 2019

La Kawasaki Ninja 125 mantiene las mismas dimensiones en parado respecto a la GSX-R. La envergadura y altura, largo y ancho son prácticamente un calco. En ese aspecto, no hay mucha diferencia. Incluso la altura al suelo es exactamente la misma. Las diferencias aparecen cuando giramos el contacto. Con la Kawasaki debemos emplear una llave, como se ha hecho toda la vida, que nos abre un display LCD monocromo con información básica y el nombre de la marca. El arranque es directo, sin vacíos ni vacilaciones, continuado de un suave pero rumoroso sonido de escape. El tacto del gas es directo, preciso, sin retraso ni imprecisiones, del mismo modo que el resto de diales, ya sean intermitencias, ráfagas o claxon. En este aspecto, la Kawasaki Ninja está muy bien ensamblada y diseñada.

Las primeras sensaciones una vez iniciamos la marcha con la Kawasaki Ninja 125 son muy llenas. El motor empuja desde abajo sin parecer una moto 125, sino una moto mucho más grande. Los bajos son discretos, los medios contundentes y los altos un poco más comedidos. Razón de ello es su relación de cambio, un poco larga y dificultando la estirada en marchas altas. Por otro lado, en marchas más bajas junto a los portentosos medios que ofrece el motor, la conducción es muy dinámica y eficiente. La respuesta del gas es inmediata en todo el régimen, y el motor no tiene apenas vibraciones. Se puede conducir sin problema en marchas largas a baja velocidad a pesar de su largo desarrollo, que la moto no se va a calar ni va a retemblar. En este aspecto nos ha sorprendido muy gratamente.

La frenada es muy buena, contundente, no tan intensa en los primeros compases como la GSX-R, pero sí más dosificable, y con la misma potencia de frenado y mordida. De hecho, en conducción por carreteras con curvas, la entrada a curva resulta más fácil gracias a la dosificación el freno, aunque por otro lado, el neumático con el que va equipado no sea tan deportivo. Esto nos lleva a un punto que mejorar: los neumáticos de serie. Lo cierto es que hacen su cometido a la perfección y ofrecen un rendimiento sin fallo, pero están un peldaño por debajo de los que monta de serie su rival en este caso, la GSX-R125. Si nos centramos en la otra maneta, el embrague es otro de los puntos más destacados de la moto, su sincronización con el primario y el gas es muy buena, suave, bien ejecutada, y sobre todo fácil, muy fácil. Si quieres salir rápido, das gas y la moto sale con mucha celeridad. Si quieres salir con suavidad y control, la moto saldrá con una facilidad pasmosa, sin hacer amagos de ahogarse, algo que sí nos pasó con la GSX-R, algo más exigente en este aspecto.

La conducción de la Kawasaki Ninja 125 en carretera abierta mejora por kilómetros. Estamos ante un chasis tubular de acero bien armado, muy por encima de las necesidades motrices de la moto. Las suspensiones realizan un trabajo muy bueno, con un tarado bastante cómodo, que se mantiene sólido cuando les exigimos, sin desfallecer bajo la fatiga ni el calor. Los pilotos más pesados quizá requieran de ajustar en un punto la precarga del amortiguador trasero. En mi caso no fue necesario. No obstante, la dinámica en la entrada a curvas es muy deportiva gracias a su ángulo de lanzamiento de 23’8º, un punto que denota el ADN deportivo de la marca.

Para terminar, no queremos dejar en el olvido la ergonomía de la moto, un aspecto muy importante en motos de baja cilindrada. La Kawasaki Ninja 125 es una moto de cotas reducidas, pero muy bien diseñada, con todo en su sitio, sin necesidad de ir «a buscarlo», ya sea los mandos, la posición de las estriberas o las manetas de freno y embrague. Es cierto que la moto es pequeña, pero resulta familiar en la segunda curva, es una geometría muy familiar.

Ver más

Prueba Suzuki GSX-R125 2019

La Suzuki GSX-R125 es el otro púgil de peso super ligero del combate de esta noche. Se trata de una moto 125 muy similar, con mismas capacidades, mismos objetivos, mismas premisas y bajo la misma normativa… Pero lo cierto es que se mueve diferente. Ni mejor ni peor, eso ya es cosa de cada usuario, simplemente diferente, aunque de simple tiene poco.

Lo primero que vemos en la Suzuki GSX-R125 es su sistema de llave «key-less» o «smart-key» en este caso, que utiliza una llave de proximidad mediante la cual la moto, una vez la detecta, activa una «roseta» o «conector giratorio», que requiere cierta maña, y ya dar el contacto. Lo que seguramente sea un avance tecnológico, a nosotros nos ha costado un poco adaptarnos. Una vez dado el contacto la moto da pie a un display también LCD monocromo pero con bastante más información que la Ninja 125, aunque principalmente la que más nos ha gustado y de la que más servicio nos hemos beneficiado es la información de marcha engranada, un detalle muy interesante.

La Suzuki GSX-R125 cuenta también con el Suzuki Easy Start System, sistema mediante el cual el arranque solo precisa de un toque del botón de encendido. El motor de arranque girará lo necesario hasta que el motor de combustión encienda, aunque tú solo des un leve toque al botón. Una vez arrancada, la GSX-R125 se muestra muy similar a su rival, aunque más silenciosa. Tacto de gas, respuesta del acelerador, etc. sin fallo ni nada que objetar. Sí es cierto que las piñas se sienten algo más ligeras al tacto, pero agradables en términos generales.

Ya en marcha, la Suzuki GSX-R125 se siente más estrecha de asiento. Esto facilita el apoyo con los pies, aunque tampoco resultaba un problema en la Ninja 125 con sus 785 mm de altura de asiento. No obstante, al margen del asiento, la Suzuki se ve más voluminosa y ancha de tanque de combustible y carenado frontal, así como los semi-manillares.

El motor de la Suzuki GSX-R125 es uno de los puntos diferentes respecto la Kawasaki Ninja 125. Se trata de un monocilíndrico de la misma cilindrada y mismas premisas, pero lo cierto es que el de la Suzuki resulta bastante más puntiagudo, con una estirada mayor y con corte de encendido a más rpm. Por contra se siente un poco más vacío en bajos y medios. La relación de marchas es prácticamente el mismo que en la Ninja 125, pero gracias a su mayor estirada, las marchas largas desarrollan más velocidad punta. Por contra sufrimos en bajos y medios, donde la moto se muestra un poco más perezosa en las recuperaciones y en la circulación urbana.

Otra diferencia notable que hemos apreciado es el tacto del embrague, que resulta bastante más directo y deportivo en la Suzuki GSX-R125, perjudicando si no realizamos una salida perfecta en un bajón de revoluciones que le costará remontar. Pero si lo que buscamos es deportividad y una transmisión del par a la rueda de manera directa sin pérdidas ni ayudas, la Suzuki GSX-R125 se lleva el punto en este apartado.

La frenada de la Suzuki GSX-R125 es otro de los apartados que muestran una diferencia destacada; la Suzuki tiene un tacto de frenada más directo e intenso en los primeros recorridos de la maneta, debido seguramente a su disco de freno de mayor diámetro. Pasada esta primera fase de frenado, la mordida se apacigua manteniendo la capacidad de mordida, equiparándose al de la Ninja 125.

El comportamiento en curvas de la Suzuki GSX-R125 es muy noble, igual de deportivo que la Kawasaki Ninja 125. Las suspensiones son prácticamente iguales, aunque el tarado de la Suzuki es algo más duro, algo que se agradece en fuertes frenadas. Por otro lado, el chasis es un doble viga de acero muy bien diseñado, que ofrece una flexibilidad justa para copiar bien en los apoyos fuertes e inclinados. En este aspecto no resulta ni mejor peor que la Kawasaki Ninja 125 sino diferente, menos rígido, pero en este caso y con esta potencia, más en consonancia con el resto de la parte ciclo.

Para finalizar, la Suzuki GSX-R125 dispone de una ergonomía algo más «cañera» que la Kawasaki Ninja 125, buscando más la conducción deportiva, pero sacrificando el uso en el día a día y en los trayectos urbanos. Los semi manillares no es que estén más bajos, pero sí algo más abiertos, ensanchando el apoyo de las muñecas y encarando más la posición del tronco superior. Las estriberas también se encuentran ligeramente más retrasadas, no mucho, lo justo para ir acorde a la posición de mandos. Sin duda, tiene un enfoque un poquito más racing.

Ver más

Conclusión y opiniones de la Kawasaki Ninja 125 y la Suzuki GSX-R125 2019

Nuestra conclusión final sobre estos dos púgiles que tenemos aquí, la Suzuki GSX-R125 y la Kawasaki Ninja 125 no es muy dispar, ambas han mostrado unas virtudes muy similares, y solo diferenciadas en pequeños aspectos que benefician a cada una en diferentes direcciones. Lo cierto es que la Kawasaki Ninja 125 ofrece un tacto más sólido tanto de construcción como de acabados, y la Suzuki GSX-R125 se siente más deportiva, más radical y algo más prestacional en la parte alta del tacómetro.

Teniendo en cuenta el enfoque de cada una, ya es labor del usuario dictaminar a favor de una u otra. Nuestra opinión es muy grata con ambas. La Kawasaki Ninja 125 nos ha gustado mucho en su manejo, su sincronización del gas-embrague-marchas, la elasticidad del motor y lo sólida que se percibe con el chasis multitubular. Mientras, la Suzuki GSX-R125 ha despertado en nosotros el interés deportivo y racing, sacrificando otros aspectos, pero mejorando otros tales como la velocidad punta o la información de marcha engranada. Cualquiera de las dos es una compra acertada, solo debes valorar tus gustos y necesidades y, en función de ello, fallar a favor de una u otra.

Galería de fotos Kawasaki Ninja 125 y Suzuki GSX-R125 2019

Fotos acción Kawasaki Ninja 125 / Suzuki GSX-R125

Fotos detalles Kawasaki Ninja 125 / Suzuki GSX-R125

Colores Kawasaki Ninja 125 y Suzuki GSX-R125