Moto2 2019: La Kalex con motor Triumph ya rueda a 1.8 del récord de Moto2 en Valencia

La primera toma de contacto de Kalex con el motor Triumph que entrará en la categoría de Moto2 en 2019 se saldó con muy buenas sensaciones y con un registro a tener en cuenta por parte de Jesko Raffin, el encargado de probarla.


Ya os informábamos ayer de que Kalex era la primera marca que se había puesto manos a la obra de cara a 2019, año en el que la categoría de Moto2 vivirá un antes y un después con la llegada de Triumph como suministrador único de motores tras nueve temporadas de Honda ejerciendo esta función. Además, la marca británica desembarcará con un concepto de motor muy diferente al de la Honda CBR600, ya que en su caso será un tricilíndrico de 765cc derivado del de la Triumph Street Triple RS.

Por tanto, la marca que ha dominado el palmarés de la categoría intermedia en las últimas cinco temporadas quiere empezar a poner los cimientos del nuevo proyecto de 2019 y ya han empezado a trabajar con el primer prototipo de su chasis para adaptarlo al motor que Triumph está desarrollando para Moto2. El primer test se ha llevado a cabo en Valencia esta semana con Jesko Raffin como piloto probador y ha sido realmente satisfactorio para la marca alemana, que ha recurrido a un piloto que en las últimas temporadas ha pilotado su chasis y lo conoce a la perfección.

Sensaciones muy positivas y un buen programa de pruebas


Alex Baumgärtel, CEO de Kalex, ha hecho un amplio análisis de esta primera prueba de Kalex con el motor Triumph en la nota de prensa que ha emitido este miércoles el fabricante alemán: «En general, estamos muy contentos con la moto de 2019. Fue, por así decirlo, una puesta de largo sin problemas. Además, tuvimos suerte con la meteorología el lunes, cuando las condiciones fueron muy buenas durante buena parte del día. Desafortunadamente, los otros dos días estuvieron marcados por la lluvia. Además de esto, Jesko Raffin hizo un gran trabajo, no cometió ningún error y también nos aportó comentarios enormemente valiosos».

La marca de Bobingen realizó un inteligente programa de pruebas, primero con una moto equipada con el motor de Honda para que Raffin reencontrase el ritmo en un circuito para pasar después a rodar con la nueva Triumph Kalex: «Ya que volvía un poco ‘rígido’ del parón invernal, empezamos nuestro programa de pruebas con nuestra moto actual equipando un motor en el final de su vida útil, por lo que tenía significativamente mucha menos potencia. El objetivo de esta programa de pruebas fue, con dos salidas a pista de referencia, ofrecerle a Jesko las sensaciones de una moto de competición después de un parón de cuatro meses. Por supuesto que él entrenó durante el invierno, pero no con una moto de carreras. A partir de la tercera salida a pista, enfocamos exclusivamente el trabajo con la moto que tenía el motor de Triumph».

Baumgärtel destacó que las sensaciones de Raffin fueron buenas desde el inicio y que sus mensajes fueron muy tranquilizadores para la marca sobre el rendimiento del chasis: «Jesko se mostró entusiasmado inmediatamente. Tras dar sólo cinco vueltas, su comentario fue: “La moto se siente como una Kalex”. Eso fue un gran alivio para nosotros. Eso es para lo que hemos estado trabajando y ese ha sido siempre nuestro objetivo, al menos sobre la confianza y las sensaciones con el tren delantero».

Pese a que aún es una primera versión de un paquete que ha de evolucionar en todos sus componentes, el rendimiento de la Triumph con chasis Kalex fue bastante bueno. De hecho, el tiempo marcado por Raffin es para tenerlo en cuenta, ya que se quedó a poco más de un segundo del récord del circuito en carrera y a 1.8 del récord de la pole: «Para estos test hemos utilizado varias partes estándar como el motor, la electrónica y el embrague, pero al final conseguimos un tiempo de 1:36.6 con Jesko. Es realmente un gran registro de referencia para nosotros. Por tanto, estamos muy satisfechos con esta primera toma de contacto», dice el CEO del fabricante de chasis.

En Kalex se marcharon satisfechos e incluso sorprendidos con la celeridad con la que empezaron a funcionar bien las cosas, y es por ello que no tienen prisa por volver a realizar un test. Esperarán a que empiecen a llegar componentes específicos para esta nueva Moto2: «Las primeras impresiones del piloto son principalmente positivas y no hubo absolutamente ningún problema. Por supuesto, sería de gran ayuda acumular más vueltas y kilómetros, pero para ser el comienzo, ha sido un inicio muy agradable con esta moto. Ya hemos conseguido un nivel al que sólo esperábamos llegar después de dos o tres tomas de contacto con los componentes de serie. Las sensaciones del piloto fueron buenas desde el inicio. Por esto no tiene mucho sentido pensar en el siguiente test por el momento. Al respecto de esto, tenemos que esperar a tener la centralita para este motor», zanja Baumgärtel.