Kalashnikov presenta motos eléctricas, pero también algunos coches eléctricos

Kalashnikov es uno de los fabricantes punteros en la industria armamentística mundial, pero definitivamente se lanza al mundo del motor con motos eléctricas como la UM-1 de uso civil y otros vehículos eléctricos interesantes.


No es la primera vez que se meten en el mundo de la moto. Kalashnikov, la famosa marca rusa de armas autora del fusil de asalto AK-47, ya nos sorprendió el año pasado con una moto eléctrica e incluso con una moto voladora. Sus funciones tenían aplicaciones militares o, al menos, policiales, pero parece que al gigante exsoviétivo le puede encontrar un uso para la población civil. Basándose en la moto eléctrica creada por la subsidiaria IZH el año pasado, se presenta la Kalashnikov UM-1 ('Urban Moto'), dirigida al público general. Es una moto eléctrica sencilla, de mantenimiento mínimo y ruido casi nulo.

Dispone de un motor sin escobillas refrigerado por agua de 15 kW con baterías de litio (LiFePO4 + LiPO ), alcanzando los 100 km/h de velocidad punta y, seguramente lo más importante, con una autonomía de 150 km. Su peso lo diferencia entre 165 y 245 kg (¿será sin y con baterías?). En cuando a las suspensiones, destaca por su horquilla invertida y el monoamortiguador trasero. Vemos que cuenta con maletas laterales, protecciones de chasis, pantalla alta y ruedas mixtas, por lo que tiene un enfoque claramente trail.

En paralelo, también se presentó la SM-1, un vehículo que Kalashnikov sí ha creado específicamente para el ejército ruso. Esta versión de la moto eléctrica, con colores militares, es mucho más minimalista y ligera. En este caso, su velocidad máxima se queda en 90 km/h con una autonomía que ronda los 150 km.

Además de estas dos motos eléctricas, Kalashnikov también ha presentado el CV-1, un super coche eléctrico inspirado en los antiguos coches soviéticos IZH 21252 Kombi de los años setenta. Sus números sorprenden: casi 300 cv de potencia y una autonomía de 350 km con una batería de 90 kWh. Otra opción más 'lógica' parece el Kalashnikov UV-4, de cuatro plazas, 80 km/h de punta y también 150 km de autonomía gracias a que sólo pesa 650 kg. Por último, hay que mencionar un ATV (All-Terrain Vehicle), una especie de buggy denominado OV-2 de cuatro plazas que también alcanza los 80 km/h.

¿Y por qué este despliegue en el mundo del motor? Kalashnikov está sufriendo las sanciones internacionales a la industria armamentística rusa, por lo que quiere diversificar su producción y sus negocios. No en vano, ya cuenta también con una línea de ropa, paraguas o incluso carcasas de móviles...

Deja una respuesta

Volver a la home