GP de Cataluña de 1999. Categoría de 500cc. Mientras los focos apuntan al ídolo local -Álex Crivillé- y a sus principales rivales en la lucha por el título, un holandés con el 17 en el carenado distrae la atención de todos logrando una insólita pole con la modesta Muz Weber. Se trataba de Jurgen van den Goorbergh. Aquel tulipán de apellido impronunciable repitió pole Grandes Premios después, en la República Checa, pero ni la de Montmeló ni la de Brno le sirvieron para plasmarlo con un buen resultado en carrera.

Jurgen VD GoorberghEl holandés probó suerte en 250cc, 500cc y en MotoGP, donde es uno de los honoríficos componentes de la primera parrilla, la de 2002, temporada que él disputó con una Kanemoto-Honda de 500. Su mejor año fue el 2000 con la NSR500V –bicilíndrica– y su mejor resultado en el Mundial fue un cuarto puesto en el GP de Holanda de 1996 en 250cc. Pero más allá de ese resultado no llegó, cerrando 12 temporadas en el campeonato sin subir ni una sola vez al podio. En 2005 corrió dos carreras de MotoGP sustituyendo por lesión a Makoto Tamada y en la primera de ellas consiguió una asombrosa quinta posición bajo el diluvio del GP de China.

Precisamente ese año 2005 supuso el final a su etapa en el motociclismo de velocidad. En 2003 y 2004 disputó el Mundial de Supersport con buenos números: un total de 2 victorias y 14 podios que le ayudaron a acabar sendas temporadas en la tercera posición de la clasificación general. Pero su etapa en velocidad, con 36 años, se consumía a marchas forzadas.

Una vez la cerró, Van den Goorbergh inició años después una relación con el Dakar que coincidió con el desembarco del Rally en Sudamérica. Como era lógico, su estreno tenía que llegar en la categoría de motos. Debutó en 2009 con una Honda CRF 450 X con la que no sólo acabó el Dakar, sino que lo hizo además como mejor debutante en una meritoria 17ª posición. Tras un año de adaptación sin sobresaltos, su etapa dakariana empezó a coger tintes de verdadera aventura a partir del año siguiente…

A su manera


El bueno de Jurgen se cansó de las motos y se pasó a la disciplina de coches, en la que compitió durante cuatro años seguidos. Pero lo hizo de forma inusual, puesto que todas sus participaciones en esta categoría las llevó a cabo en un buggy; es decir, sólo contra el peligro en una disciplina donde el copiloto es una parte muy importante. De hecho, llegó a tomar la salida en uno construido junto a su amigo Keen Koolen. En 2010 y 2011 tuvo que abandonar, pero este hecho no le hizo desistir. En 2012 volvió a intentarlo y logró llegar a la meta en la 64ª posición, mientras que al año siguiente también consiguió finalizar el Rally, aunque tres posiciones más atrás.

Jurgen VD GoorberghEn el Dakar, VD Goorbergh ha competido en motos, coches y camiones. ¿Le veremos algún día subido a un quad?

Quizá fue este hecho el que le impulsó a probar en camiones en la siguiente edición, pero esta vez sin pilotar. Fue, junto a Keen Koolen y Gozewijn Van Unden Gijsbert, uno de los tres componentes del Ginaf con el que este trío holandés conquistó la meta del Dakar 2014 en la 37ª posición de la categoría de camiones, completando así otra edición.

Nada más poner un nuevo asterisco en su hoja de ruta, VD Goorbergh retornó al punto de partida, las motos, aunque quiso darle una vuelta a la situación: compitió dentro de la subcategoría malle-moto, es decir, sin asistencia mecánica. Así consiguió concluir la pasada edición de 2015 en la 31ª posición, y así está dispuesto a hacerlo también este año con el objetivo de ganar en su categoría y entrar en el top 25 de la general; para ello se preparó en el Red Bull Knock Out. Sea como fuere, con volver a acabar el Dakar en estas extremas condiciones ya sería de por sí un nuevo triunfo que está dispuesto a conseguir. Ante una trayectoria dakariana tan camaleónica, sólo queda una pregunta por hacerse: ¿Le veremos algún día en un quad? Lo que parece es que a este piloto de 46 años aún le queda cuerda para rato y, aunque sea en el Dakar, es junto a Valentino Rossi y John Hopkins el único piloto que queda en activo de la primera parrilla de la historia de MotoGP. Él es Jurgen VD Goorbergh, un auténtico trotamundos.

NOTA DE REDACCIÓN: VD Goorbergh cumplió el desafío nuevamente y acabó el Dakar 2016, aunque no consiguió su objetivo de entrar en el top 25. Acabó el Rally en 31ª posición.