Simón y Viñales empieza a trabajar juntos

(Desde Cheste | Circuito Ricardo Tormo) Julián Simón comenzó oficialmente su nuevo trabajo como coach de Maverick Viñales, que fue el más rápido en la primera jornada de test en Valencia. «Con Maverick estoy volviendo a recuperar parte de lo que ahora mismo no puedo, que es ir en moto», dice 'Julito'.


Ya ha arrancado una nueva etapa para Maverick Viñales en MotoGP. De cara a su tercera temporada en el equipo oficial de Yamaha, el piloto gerundense ha decidido realizar cambios muy destacados en su grupo de trabajo, tratando de construir un entorno de plena confianza. Entre esos cambios están las llegadas de Esteban García como nuevo jefe de mecánicos y de Julián Simón como coach para reemplazar a Ramón Forcada y Wilco Zeelenberg, respectivamente.

Viñales se ha deshecho hasta de su número de casi toda la vida, su tradicional #25, para llevar el #12 que le devuelve a sus orígines. «Cuando llevaba el 12 es cuando gané a mis mayores rivales, así que una de las razones es que con este número me siento muy identificado. Es con el que empecé y con el que quiero acabar», explicó el gerundense cuando se conoció que cambiaría el dorsal.

La mayoría de los cambios los estrenó ya en la primera jornada de test de MotoGP 2019 en Valencia, donde ya lució el dorsal #12 y contó con Julián Simón dentro del grupo de trabajo, ataviado ya con los colores del equipo oficial de Yamaha. Se unen dos Campeones del Mundo.

Al término de esa primera jornada hablamos con el toledano, que se muestra encantado de empezar este nuevo trabajo como coach de Viñales, a quien le une una gran relación desde hace años, pues fueron compañeros de equipo en 2012 cuando 'Mack' aún estaba en Moto3 y 'Julito' en Moto2: «Estoy muy feliz. Hacía tiempo que no disfrutaba tanto de este trabajo. La mejor sensación que se puede tener es encima de una moto, pero la verdad es que con Maverick estoy volviendo a recuperar parte de lo que ahora mismo no puedo, que es ir en moto. Estoy muy agradecido a él por la oportunidad y a Yamaha por aceptar que pueda estar aquí», contaba Simón a MOTORBIKE MAGAZINE.

El Campeón del Mundo de 125cc en 2009 destaca el buen hacer de Viñales en el primer día de test y habla sobre su aclimatación a a este nuevo rol: «Maverick ha trabajado muy bien. Ha hecho un gran día, una primera jornada muy positiva, probando muchas cosas y tratando de ser competitivo. Por mi parte, analizando y aprendiendo al máximo, que es lo que hay que hacer ahora, aprender para transmitirle lo mejor posible a Maverick. Estoy muy contento».

Pese a que sólo se trataba de una jornada de test, se estrenaron con una primera posición, algo de lo que siempre se puede extraer una lectura positiva: «Estoy muy contento por eso, pero sobre todo por lo positivo que está Maverick con el nuevo equipo y la nueva moto. Vamos a por todas», concedía Simón.

Buena conexión


Le preguntamos a Viñales por su nuevo grupo de trabajo, al que aún ha de incorporarse Esteban García, y enseguida destacó la buena conexión con su nuevo coach: «Con 'Julito' ha ido súper bien. Estoy muy contento porque nada más entrar al box he hecho mis comentarios, luego ha venido Julián y los comentarios que él ha hecho eran idénticos a los míos, y eso es algo muy importante», comentaba el gerundense.

Simón también destaca esa compenetración que ha habido entre piloto y coach, y añade la importancia de que el entorno 'arrope' a Maverick: «Se veía muy claro en pista. Todo lo que él iba explicando he tenido la gran suerte de verlo desde fuera también. Lo positivo es que él esté motivado, que el grupo de gente que tiene a su lado le haga tener un buen 'feedback' y una confianza brutal, y que eso haga que en situaciones que no sean tan positivas, hagamos entre todos que tenga una estabilidad para que los resultados sean siempre una línea constante».