El piloto australiano consigue el primer triple backflip de la historia

Quince años han pasado desde que el primer backflip dejase a medio mundo con la boca abierta. Hasta ese momento, el FMX o freestyle había evolucionado desde las pistas de Supercross americanas para convertirse en una especialidad con nombre propio.

Ya no hacía falta esperar hasta la última vuelta para ver como Jeremy McGrath celebraba su victoria sobre la bandera a cuadros con un whip. Otros pilotos, quizás no lo suficientemente rápidos para conseguir resultados en el Supercross o el Motocross, pero sí con grandes dosis de talento y sobre todo valentía, contaban con su propio nicho en el que dar rienda suelta a sus locuras.

Y entonces llega el primer backflip

Whips cada vez más complicados o combinados con otros trucos, Can-Can, Superman, Tsunami, Lacy-Boy… son nombres que a los amantes del FMX les sonará. Pero hasta la llegada de Carey Hart, esta especialidad no contaba con una gran evolución.

Hasta los Gravity Games del 2000 de Providence (Rhode Island). El piloto californiano dejaba al mundo con la boca abierta tras conseguir el primer backflip de la historia. No fue el mejor aterrizaje para un truco que se ha convertido en la piedra angular de los pilotos de freestyle, pero sentó las bases de lo que sería el siguiente paso.

Sí, Carey Hart fue el primero en conseguirlo, pero no el primero en intentarlo. Este honor recae en toda una leyenda del FMX, Travis Pastrana. Un imberbe de sólo 16 años intentó hacerlo en los X-Games 2000 de San Francisco pero creo que le faltó convicción para llegar a ejecutarlo correctamente.

Pero Travis Pastrana se quitaría la espina que se le había quedado clavada tras arrebatarle delante de sus narices el honor de haber sido el primero en hacer un mortal hacia atrás sobre la moto. Todo ello ocurriría de nuevo en los X-Games del 2006, durante la celebración de la competición Best Trick en el que los pilotos se la juegan todo a una carta.

Hasta ese instante, Mat Rebeaud estaba en primera posición pero todo el mundo sabía que Travis Pastrana se guardaba un as en la manga. El público sabía que ese era el momento para intentar el doble back flip de la historia, que ya llevaba tiempo ensayando en la piscina de espuma. Y así fue como el 199 dejó por segunda vez al mundo con la boca abierta, en uno de los momentos épicos que ha vivido este deporte.

Siendo justos, claro que ha habido innovaciones, y curiosamente la mayoría por parte del francés Tom Pagès, uno de los pilotos más activos en la realización de nuevos trucos. De su mano han salido virguerías en los últimos años como el Special Flip o el Alley-oops Flair.

Special Flip

Alley-oops Flair

La evolución ya no venía porque piloto y moto girasen al unísono sino que independientemente uno y otro lo hiciesen durante el vuelo, algo que complicaba sobremanera la realización de los trucos.

¿Y qué fue del doble backflip? Pues que se convirtió en un truco demasiado peligroso para hacer a la ligera en competición como el simple. Pocos o mejor dicho, muy pocos lo han llegado a ejecutar y en la mayoría de las ocasiones con resultados terribles que les han llevado a sufrir lesiones de gravedad.

Cameron Sinclair era quizás uno de los pilotos que lo hacía con mayor asiduidad, pero a punto estuvo de costarle la vida en el Redbull X Fighters de las ventas del 2009.

A partir de ese momento sólo lo uso en competiciones muy puntuales, como los X-Games del 2010 con el que se llevó la medalla de oro en Best Trick, tal y como había hecho Travis Pastrana unos años antes.

Cabe decir la evolución que tuvo el truco con el paso de los años, desde un salto muy vertical y con poca distancia longitudinal como fue el de Travis Pastrana, a uno muy largo y con los giros relativamente lentos de Sinclair.

Y con ello llegamos de nuevo al momento con el que arrancábamos este artículo, y que no es otro que el primer triple backflip completado por Josh Sheehan, el único piloto con el suficiente valor junto a Travis Pastrana para hacerlo de forma habitual tanto en competición como casi por pasarlo bien.

Josh-Sheehan-Triple-Backflip-Nitro-CircusAmbos pilotos, integrados dentro del elenco de pilotos de Nitro Circus, se pusieron a trabajar en el truco construyendo una rampa especial en la casa que el propio Travis tiene en Maryland.

Tras muchos cálculos en las dimensiones de la rampa, velocidad de aproximación y ensayos sobre un enorme colchón de aire hasta perfeccionar el aterrizaje, llegó el 28 de abril y el momento que pasará a la historia.

La complejidad del truco es enorme porque las posibilidades de rectificar en el aire son nulas. El piloto se convierte en un mero espectador una vuelta tras otra mientras mantiene el gas abierto para que la inercia de la rueda trasera le permita seguir completando giros. El propio Travis Pastrana definía perfectamente las dificultades que conlleva esta proeza:

«Ver a Josh realizar tan titánica hazaña ha sido impresionante. Sé de buena tinta lo que conlleva conseguir algo así, no solo a nivel físico sino también mental. Con la velocidad que este truco requería y el peso que se crea al impacto con el suelo, el más mínimo fallo podría haber significado la muerte, y no creo que exagere con esta afirmación. Josh es la persona con más valor que jamás he conocido por haber, simplemente, intentado hacer algo así… y lo mejor es que lo ha conseguido».

Para finalizar, algunos datos sobre este impresionante truco:

  • La altura de la rampa es de 11 metros (el equivalente a un tercer piso de altura)
  • El grado de inclinación máxima que alcanza la rampa es de 81º
  • La velocidad máxima de la moto para conseguirlo fue de 90 km/h
  • La altura máxima conseguida fue de 25 metros

Con este salto podríamos pensar que el FMX ha llegado a un punto donde quizás ya no nos pueda sorprender más. Pero si nos atenemos a la evolución que ha sufrido, no lo tendríamos tan claro. Y es que el límite sólo está allí donde es capaz de llegar nuestra mirada. Y siempre hay alguien que es capaz de ver más lejos.

Galería de fotos