El piloto del Team Estrella Galicia 0,0 entra en todas las quinielas para la lucha por el título después de cuajar un fantástico estreno en el Campeonato del Mundo el pasado año. El valenciano será la principal punta de lanza del motociclismo español en la categoría y, pese a que todos le apuntan como un candidato a ganar el campeonato, no refleja esa presión.

La temporada 2016 será tan solo la segunda para Jorge Navarro en el Campeonato del Mundo, pero el joven piloto valenciano ya es uno de los grandes candidatos al título. En su segundo año con el Team Estrella Galicia 0,0, Navarro va a por todas, aunque admite que la competencia es dura: «La lista de rivales es un poco larga. Si cogemos los resultados del año pasado, Bastianini fue tercero, por lo que debería ser el favorito. Después encontramos a Fenati, Antonelli, Binder… Básicamente son estos cuatro, pero seguro que también estará por ahí Quartararo y alguno de los pilotos que suben del FIM CEV como Bulega o Mir. Así que va a ser importante ser constantes durante todo el año, porque somos muchos pilotos los que optamos a hacer grandes cosas. Creo que el que más consistente sea durante todo el año, será el que se lleve el Mundial».

En cuanto a los adversarios para el título, el plantel de pilotos italianos en los puestos de cabeza es notable. «Son unos cuantos y son de los pilotos top: Fenati, Antonelli y Bastianini son los tres principales», comenta al respecto, pero sin dejar de lado a Nicolò Bulega, una de las revelaciones en lo que va de pretemporada: «También está Bulega por ahí, al que habrá que ver cómo se adapta a los nuevos circuitos, porque la pretemporada se ha desarrollado en Valencia y Jerez, dos pistas en las que él ha rodado tantas veces como nosotros con una moto con la que ya lleva tres años, por lo que no era todo nuevo para él. Ahora cuando lleguemos a Qatar veremos dónde está cada uno».

Jorge-Navarro-Moto3-2016-01

Sobre los primeros test de Jerez, el de la Pobla de Vallbona hacía un balance positivo con el trabajo realizado en Jerez: «En los test hemos hecho el trabajo que tocaba hacer. Hemos empezado de menos a más, tratando de construir una buena base con la puesta a punto, un trabajo con el que nos veremos favorecidos a lo largo de todo el año. También me he centrado en trabajar solo; no me pusieron ni el monitor de tiempos en el box, simplemente me he centrado en hacer mi trabajo lo mejor posible y en buscar mi ritmo con neumáticos nuevos y neumáticos usados. Al final es lo que hay que hacer, aprovechar el tiempo de test, probar todo lo que haya que probar tanto de la moto como en cuanto a pilotaje, porque cada día hay que aprender cosas nuevas».

Tras subir al podio en cuatro de las últimas cinco carreras del año pasado, sólo falta escalar un peldaño más para lograr su primera victoria en el Mundial. Asegura que le gustaría lograrla nada más empezar la temporada, pero tampoco se obsesiona con ello: «Lo suyo sería en Qatar ya, para empezar fuerte. Pero tampoco me marco el objetivo de ganar sí o sí la primera carrera. Esto es una carrera de fondo, son 18 Grandes Premios y hay que ser constantes. Así que si no se puede ganar en Qatar, con un podio empezaríamos bien el año. Hay que ir sumando y serían puntos importantes».

El Team Manager del equipo, Jordi Arquer, manifestó durante la presentación que Jorge es un firme candidato para ser campeón, unas expectativas muy altas que no inquietan al piloto español: «Este tipo de presión es buena. Mejor que estar peleando por el 20º y tener la duda sobre lo que vas a hacer al año siguiente. Después de la progresión que he llevado, es normal que haya gente que piense que pueda ganar el Mundial. Yo creo que si seguimos en esta línea puedo ser uno de los candidatos. Así que por mi parte, tendré que dar el máximo como cada día hago e intentarlo hasta el final».

«Desde que empecé el año pasado en el Mundial hasta ahora, mi pilotaje ha cambiado bastante. El año pasado, sobre todo al principio, hacía los tiempos porque los tenía que hacer. Apretaba al máximo, pero tenía muchas caídas. Ahora he perfeccionado el estilo de pilotaje y soy mucho más fino», comentaba sobre su evolución con respecto a 2015. Además, el valenciano confiesa que «aún no he alcanzado mi 100%, algo que creo que es positivo, porque todavía hay detalles que se pueden mejorar. Creo que cuando tengamos todo en su sitio, daremos otro paso más».

A día de hoy, es el principal abanderado de la nueva generación de pilotos españoles de Moto3, algo que le agrada: «No me genera presión. Es algo que es bonito que te digan, que te hace sentir orgulloso y ver que estás trabajando bien. Esto al final te da la motivación para seguir empujando día a día».


Te puede interesar