«Mi objetivo es vestir de rojo y por qué no adelantarlo»

Jorge Martín habla sobre las hipotéticas posibilidades de dar el salto al equipo oficial de Ducati el próximo año a tenor del gran rendimiento que está mostrando esta temporada. «Mi sueño ahora mismo es ir de rojo. Si se puede adelantar al año que viene, yo estaría encantado, igual que lo estaría de quedarme en Pramac», dice.


Después de recortarle 14 puntos a Bagnaia en Tailandia y de quedarse a sólo 13 del liderato, Jorge Martín llega con las pilas cargadas al GP de Malasia, que abre el triplete definitivo para el Mundial de MotoGP. A diferencia de Bagnaia y de muchos otros, 'Martinator' no volvió a casa en la semana de parón y en su caso se quedó de "vacaciones" en Bali antes de poner rumbo a Sepang.

El piloto del Pramac Racing aprovechó la semana de parón para tomarse un pequeño respiro, pero también para entrenar y acostumbrarse a las condiciones de calor que se va a encontrar tanto este fin de semana como el próximo en Qatar. Además, no haber vuelto a casa le ha permitido estar más acostumbrado al uso horario y no acusar el clásico jet-lag que sí están sufriendo muchos de los pilotos que volvieron a Europa después del GP de Tailandia.

«Quizá ha habido mucho tiempo para pensar. Me habría gustado correrlas todas del tirón y quitármelas de en medio, pero con ganas», comenta sobre cómo afronta esta cita de Sepang. «He entrenado bastante. Creo que haberme quedado me ha ayudado a entrenar con calor también. Así que estoy bastante habituado a estas temperaturas».

Bagnaia Martin jueves Malasia MotoGP 3

Después de la cita de Tailandia, el periodista Mela Chércoles publicó en el 'Diario As' que Martín vuelve a tener opciones de subir al equipo oficial de Ducati el próximo año a tenor de los resultados que está consiguiendo, siendo campeón o incluso si acaba como subcampeón. A Martín le han preguntado por ello este jueves, y esto es lo que dice: «Mi objetivo, al final, es mirar un equipo oficial para el 2025 o 2026. Y mi sueño ahora mismo es ir de rojo. Si se puede adelantar al año que viene yo estaría encantado, igual que lo estaría de quedarme en Pramac. Pero eso depende de ellos: si actúan y quieren hacerlo, o no», dice, dejando la pelota en el tejado de Ducati.

El #89 deja claro que se siente a gusto en Pramac, pero que si se diera la posibilidad de saltar al equipo oficial, ese es el objetivo de cualquier piloto: «Mi objetivo, como he dicho, es llegar a ir de rojo y por qué no adelantarlo, pero es algo que no estoy pensando ahora mismo. Quiero seguir haciendo buenos resultados, quiero que no cambie nada, estoy en Pramac feliz, tengo una familia y estoy ganando. No quiere decir que yendo allí vaya a ir mejor, pero creo que es el objetivo que tenemos todos los pilotos».

Sobre lo que pueda pensar Bastianini ante un posible 'cambio de fichas', Martín replica que «yo estoy centrado en mis resultados, y mis resultados demuestran y merecen ese asiento, pero lo que él pueda pensar es una pregunta para él».

Jorge Martin declaraciones jueves Malasia MotoGP 4

La presión de los neumáticos, clave tras recibir el primer aviso


De cara a esta lucha final por el título, Martín juega con un factor en contra, y es que ya ha recibido una advertencia por rodar por debajo del límite de las presiones de neumáticos. Si vuelve a ocurrir, el madrileño recibiría una sanción de tres segundos que puede ser clave a estas alturas de temporada. Aunque a tenor de lo demostrado en el último tramo de temporada, si alguien puede conseguir una ventaja así, es él: «Eso es algo que me relaja. Justo ayer lo hablábamos con el equipo y les decía que, si alguna vez hay que saltárselo de verdad, que me lo digan y aprieto para meter los tres segundos».

Las estrategias jugarán un papel determinante en este aspecto, ya que Bagnaia ni siquiera tiene una advertencia. Martín podría tener dos opciones: o plantear rodar detrás de otras motos para que suba la presión y no estar por debajo del mínimo, o salir con ella más baja intencionadamente e intentar escaparse para abrir esos tres segundos que le caerían de sanción. Igualmente, sería un riesgo, ya que en caso de volverlo a repetir, la siguiente sanción sería de seis: «Se podría incluso plantear, porque ahora mismo estamos siempre justos, pero si quieres saltártela te la saltas de verdad, no como el otro día que no fue aposta. Puede pasar, porque estábamos muy al límite, pero si tenemos la necesidad... Es mejor intentar estar dentro de presiones y que todo salga bien, pero en el caso de que esté fuera de presiones puedo ponerme a rueda para que suban, o coger el riesgo de escaparme», dice.

motogp tailandia fotos galeria buriram 50

En Tailandia, era consciente de que podía tener problemas en ese apartado: «Desde la tercera vuelta sabía que, o me ponía a rueda, o iba a estar fuera. Decidí mantenerme primero y asumir esa consecuencia. Es difícil de controlar, porque yo estaba primero, en una situación cómoda, y no me llegué a plantear dejar pasar a nadie para que me subiera la presión del neumático. Seguí con mi carrera porque sabía que no había tenido ningún ‘warning’ hasta el momento. Quizá hubiera sido más lógico quedarme detrás y al final atacar, pero fue así y la siguiente vez actuaré diferente».

Respecto a sus sensaciones en Sepang, comenta que «el año pasado, incluso sin estar tan cómodo con la moto, fui muy competitivo. En el test fui muy rápido y sin hacer ‘time attack’ acabé en el top 4 o top 5. Podemos estar preparados. Es una pista que me gusta, con asfalto nuevo en el tercer sector y creo que iremos más rápido que el año pasado si es en seco».

No se obsesiona con salir como líder de este Gran Premio, algo que sí considera más importante de cara a Qatar: «El objetivo aquí es recortar puntos; me da igual si son tres, cuatro o diez, pero hay que ir acercándose. Creo que será súper importante salir líder de Qatar. El que salga líder de Qatar es el que tendrá más posibilidades de ganar».

El gesto en el podio de Tailandia no iba con segundas


motogp tailandia fotos galeria buriram 60En la rueda de prensa oficial del GP de Malasia, a Martín le preguntaron sobre el gesto de llevarse el dedo al oído en la celebración del podio, que fue calcado al que hizo Bagnaia en Indonesia. Asegura que no fue como respuesta a su rival por el título: «No lo hice a propósito. No sé por qué lo hice así, por qué reaccioné así, pero es verdad que es bastante parecido. Es idéntico, pero era más dedicado a la grada que otra cosa. Son momentos así un poco picantes, quería hacer algo divertido y salió así».

«Sin duda, a veces hay un elemento impulsivo, pero estaba muy contento en el momento. Estaba subiendo al podio y veía que nadie gritaba y dije: "Venga, a ver, un poco de ruido". Pero, después de dos malos resultados, tenía situaciones desafortunadas y por fin pude rubricar un buen trabajo y estaba muy contento», zanjaba.