«Ayer no podría haber montado en moto por la fiebre»

El piloto del Prima Pramac Racing, que llegó a Austin con fiebre y bajo tratamiento con antibiótico, reconoce las dificultades que ha pasado este viernes. Aun así, ha terminado primero y rozando el récord absoluto de la pista.


Llegó la hora de buscar un tiempo y ahí Jorge Martín volvió a ser el de (casi) siempre. El piloto del Prima Pramac Racing ha cerrado la primera jornada del GP de Las Américas en cabeza, quedándose a una décima del récord absoluto de la pista que él mismo atesora desde el pasado año. Pero lo más significativo es que lo ha conseguido pese a estar enfermo, ya que llegó a Austin con fiebre y con tratamiento antibiótico.

Pese a todo, el madrileño se ha sacado de la manga una gran vuelta que le deja al frente de la tabla de tiempos. Martín reconocía que el viernes ha sido duro, pero confía en ir mejorando físicamente durante el resto del fin de semana: «Al final del entrenamiento hemos vuelto a mi base, porque al inicio me encontraba fatal. Me encontraba mal con la moto, pero yo también, porque no tenía fuerza. He podido hacer cuatro vueltas. Luego ya me he tranquilizado un poco y, dando vueltas, cada vez iba más rápido. Al final ha sido un poco la clave para entender un poco la pista y todo, porque hasta la última salida a pista de hoy, no había hecho más de dos vueltas. Me he encontrado muy débil hoy, pero me lo esperaba, ya sabía que iba a ser así. Para mañana espero estar mejor. He hecho una última tanda que no ha sido un desastre».

Al menos, el piloto español ha mejorado respecto a la jornada de ayer: «Ayer no podría haber montado en moto por la fiebre, pero hoy estoy mejor, aunque el antibiótico me tiene un poco bajo».

NombreJorge Martín
Dorsal89
PaísEspaña
Ver ficha completa

Martín subraya que los problemas físicos también le están limitando a la hora de trabajar con la moto y encontrar la puesta a punto óptima en Austin: «Me está costando, porque estando tan débil me cuesta entender qué necesito. Noto lo que me pasa, pero es difícil. Normalmente sé que cambiando 'esto', la moto hace 'esto otro', pero me está costando mucho mentalmente. Hemos probado ir en la dirección de una moto ágil, pero no puedo por el tema de los baches, y al final hemos vuelto a mi base. Tenemos que encontrar el balance entre una moto ágil, pero que puedas pasar bien los baches».

Le espera un sábado muy intenso, en un circuito duro físicamente, con la clasificación por la mañana y la carrera sprint por la tarde, pero se lo toma con filosofía: «Mañana será un día largo, pero confío en que con una buena cena me pueda recuperar para mañana».

«Los baches han empeorado, es la primera vez que noto la horquilla haciendo tope»


Un año más, el estado del asfalto vuelve a ser una de las preocupaciones en Austin. Los baches han ido a más y Martín reconoce que la pista «está peor. Lo único que ha mejorado es la curva 10, que la verdad es que me ha sorprendido. Hay una línea en la que no hay baches, aunque no es fácil repetirla en cada vuelta, pero yo la hago bastante bien. Pero había curvas en las que antes no teníamos baches, como es la 12, en la que ahora sí que lo hay, en la 15 también, la 19 es increíble...».

Y no se quedan ahí las curvas con baches peligrosos: «La curva 1 también. Es la primera vez que noto la horquilla haciendo tope contra el hierro. Han empeorado. Lo hablamos en la Comisión de Seguridad y nos dijeron que iban a asfaltar hasta la curva 12, que es la peor parte, pero al final no han hecho nada». 

El piloto de San Sebastián de los Reyes admite una vez más que se encuentra más cómodo con la Desmosedici GP23 y el nuevo motor que con la moto del año pasado, con la que sufrió mucho en la primera mitad de temporada: «Sí, sobre todo en la recta. El año pasado perdía 8 km/h y este año estoy primero o segundo. Estoy contento con el motor y sólo me hace faltar estar bien yo», remataba.