Jorge Lorenzo será piloto de Ducati en 2017 y 2018. Ya es oficial el cambio de aires del piloto mallorquín a una marca que no gana una carrera en MotoGP desde la temporada 2010 y que sólo ha ganado un título, el que logró Stoner en 2007. Por tanto, el piloto de Palma de Mallorca tiene ante sí un inmenso reto a partir de la temporada que viene. Tendrá que hacer ganar a la Desmosedici GP, una montura que ha mostrado un gran potencial; y dejará atrás su vinculación con Yamaha y la YZR-M1, la moto que actualmente es la referencia de la parrilla y que se amolda de maravilla al pilotaje del actual campeón de MotoGP.

 

Yamaha YZR-M1: la moto más equilibrada


MarcaYamaha
ModeloYZR-M1
Cilindrada1000 c.c.
Potencia240 CV
Ver ficha completa

No será fácil para Jorge Lorenzo decir adiós a la que ha sido la niña de sus ojos durante nueve temporadas. Por el momento, el bagaje de sus ocho primeros cursos es de tres títulos mundiales y en este último año a bordo de la Yamaha YZR-M1, el mallorquín buscará el póquer de campeonatos antes de poner rumbo a la aventura junto a Ducati.

Lorenzo deja la moto más completa de la parrilla, con la que el año pasado Yamaha dominó con claridad hasta hacerse con la triple corona y con la que esta temporada aspira de nuevo al título. Una montura que se ajusta como anillo al dedo al fino estilo de Jorge Lorenzo, ya que le permite dibujar las curvas con la precisión que busca el balear y sacar el máximo partido a su conducción sobre raíles. El equilibrio entre paso por curva, aceleración, velocidad punta y entrada en curva que tiene la M1 es difícil de encontrar en cualquier otra moto y Jorge es un piloto que, habitualmente, necesita tener todo en su sitio para exprimir las virtudes de su pilotaje.

El actual campeón de MotoGP ha tomado una decisión muy valiente, la de cambiar de equipo cuando cuenta posiblemente con la mejor moto, sabiendo que el binomio que forma con la M1 es imparable cuando está calibrado, y que su rendimiento sobre la máquina a la que se subirá la temporada que viene es una gran incógnita.

Jorge Lorenzo

 

Ducati Desmosedici GP: la esperanza de Borgo Panigale


MarcaDucati
ModeloDesmosedici GP
Cilindrada1000 c.c.
Potencia245 CV
Ver ficha completa

La marcha de Stoner en 2010 y los dos años de Rossi en Ducati generaron un auténtico revuelo en la casa de Borgo Panigale, que pasó de ganar con el australiano a perder totalmente el rumbo. Tanto fue así, que Rossi se marchó a finales de 2012 y se prescindió de Filippo Preziosi, el genio creador de la Desmosedici. Sin embargo, la situación se ha ido reconduciendo paulatinamente y parece que Lorenzo es el eslabón que falta para volver a ganar.

La compra de Ducati por parte de Audi en 2012 supuso una inyección económica, mientras que en el plano deportivo las cosas empezaron a cambiar ostensiblemente cuando Gigi Dall’Igna se incorporó a la marca. El técnico italiano consiguió hacer un lavado de cara a la Desmosedici desde que llegó en 2014, la moto siguió acercándose a los puestos de cabeza en 2015 aprovechando las concesiones con las que contaban y ahora en 2016, ya sin ninguna ventaja, siguen asentados en las primeras plazas con Iannone y Dovizioso.

Jorge Lorenzo - Ducati 2017

Pero se resiste la victoria, y ya han pasado cinco años y medio desde la última, lograda por Casey Stoner en el GP de Australia del año 2010. Sin duda, el lapso de tiempo es bastante grande y desde la firma italiana están ansiosos por volver a ganar carreras y pelear por el título. Ha quedado demostrado que la Desmosedici GP es una moto competitiva, por lo que sólo faltaba un piloto de los considerados “top” para hacerla ganar.

Ese es el reto que se le plantea a Jorge Lorenzo, que tendrá que lidiar con una máquina con la que no está garantizado que vaya a tener una adaptación fácil. La Ducati siempre se ha caracterizado por ser una moto muy potente y también brusca, que está lejos de ser tan equilibrada como la Yamaha. Stoner fue el único que la llevó a lo más alto y lo hizo con un estilo de pilotaje muy peculiar que no se asemeja en nada al de Lorenzo. Habrá que comprobar si forma un paquete competitivo, porque la Desmosedici exige una conducción que no es ni mucho menos tan dulce como la que sale del binomio Lorenzo-Yamaha YZR-M1.

Sobre el papel, el desafío es mayúsculo, pero también muy interesante. Para hacer campeona a la Ducati, Lorenzo tendrá que adaptar su estilo a la Demosedici después de casi una década de feliz matrimonio con la M1. Por suerte, parece que podrá llevarse con él a sus hombres de confianza, lo que unido a su gran entendimiento con Gigi Dall’Igna y los consejos que le pueda aportar Casey Stoner en sus primeras tomas de contacto, podría facilitar bastante su periodo de adaptación. En 2017 empieza un gran reto.

Casey-Stoner-Ducati-Desmosedici-GP16

 

Te puede interesar