Jorge Lorenzo empieza 17º en el test de MotoGP 2017 en Sepang

Después de un comienzo difícil en los test de MotoGP 2017 en Sepang, Jorge Lorenzo -17º a 1.6 de Stoner- asume que ha de adaptar su estilo a la Ducati Desmosedici GP17 para mejorar holgadamente sus resultados y que quizá necesita más tiempo de lo esperado.




El 2017 ha empezado fantásticamente para los intereses de Ducati, ya que la marca italiana ha ocupado las dos primeras plazas en el comienzo de los test de Sepang y además Álvaro Bautista ha concluido cuarto con una moto satélite. Sin embargo, el fichaje estrella de los de Borgo Panigale, Jorge Lorenzo, se ha visto relegado a una discreta 17ª posición a 1.6 segundos del mejor tiempo del día.

Evidentemente, es demasiado pronto para sacar conclusiones al respecto puesto que el balear se encuentra en pleno periodo de adaptación a una moto completamente nueva para él después de nueve temporadas consecutivas llevando la Yamaha M1. Por tanto, pese a lo relevante que pueda resultar ver su nombre en una posición tras retrasada, extraer una lectura negativa es muy precipitado, más si cabe cuando ha sido imposible mejorar en las dos últimas horas del día a causa de la lluvia.

Ha sido el propio Jorge el que ha analizado la jornada, destacando que aún tiene que adaptar su pilotaje a la moto, algo más difícil en un circuito como Sepang que en Valencia. Además, al igual que en los entrenamientos en Cheste, siguen trabajando en la posición encima de la moto. El español no ha realizado ninguna tanda larga, dedicándose a completar secuencias de 2 ó 3 vueltas únicamente. «Estamos probando la ergonomía de la moto para ver un poco mi estilo y que me sienta un poco más cómodo porque me canso mucho. Tengo que hacer mucho trabajo en el sentido de que la moto se pilota de forma opuesta a la que llevaba los otros años», esbozaba.

La primera posición de Stoner y la segunda de Dovizioso demuestran que la nueva Desmosedici GP17 tiene potencial para estar delante, pero el ingrediente que necesita Jorge Lorenzo para poder sacar el máximo partido a ella es tiempo, tanto para adaptarse a lo que la Ducati necesita para ir rápido como para deshacerse de los vicios lógicos que puede arrastrar después de nueve años llevando la M1: «Creo que de las cuatro o cinco motos que están arriba, la Yamaha y la Ducati son probablemente las más diferentes de pilotar. Nunca he sido un piloto que rápidamente he entendido las cosas, pero lo que he entendido lo he mantenido para siempre. La cuestión es, poco a poco, ir captando esas cosas y luego saldrá natural en todas las pistas», comenta Jorge.

Jorge-Lorenzo-Test-MotoGP-Sepang-2017_03

El pentacampeón del mundo ha podido compartir sus impresiones con Casey Stoner, que se ha convertido en una figura clave dentro del box en estos primeros compases de su etapa en Ducati. Pero en su discurso mantiene que lo primero en lo que ha de trabajar es en pulir su estilo, modificarlo respecto a los últimos años, para poder pilotar mejor su nueva moto: «Pensaba que con mi estilo de los últimos ocho o nueve años, frenando antes y entrando mejor en curva, podría andar más o menos bien, como en Valencia, pero no ha sido así. Me estoy adaptando, pero con el problema de la lluvia no hemos podido estar como esperábamos, más cerca de los de arriba. Seguramente necesitamos algo más de tiempo de lo que esperaba».

Por último, asume que es él quien más tiene que poner de su parte tratando de adaptar su pilotaje a la Desmosedici, y no al revés: «Tengo que hacer más trabajo yo como piloto que de adaptar la moto a mi pilotaje. Es evidente que tenemos que seguir intentando mejorar los puntos débiles de la moto, pero el trabajo mayor va a ser por mi parte, de acercarme al pilotaje ideal con esta moto», concluía el nuevo piloto de Ducati.

Parece claro que Lorenzo se enfrenta a una pretemporada frenética para intentar acercarse con la GP17 a la simbiosis que tenía con la M1. Una pretemporada de nueve días repartidos entre Sepang, Phillip Island y Qatar a la que ya le queda una jornada menos. Será interesante seguir el proceso y la evolución del #99 en la fase inicial de su desafío. Ducati empieza pisando fuerte, pero Lorenzo aún necesita margen para poder hacerlo.