El vigente campeón de MotoGP sale de Phillip Island con mal sabor de boca después de unos test muy diferentes a los de Sepang. En la última jornada, el balear ha acabado en novena posición a seis de Márquez y ha sufrido una caída sin consecuencias físicas.

Los ensayos de Phillip Island no han tenido el resultado esperado para Jorge Lorenzo. El piloto del Movistar Yamaha, claro dominador hace dos semanas en Malasia, no se ha encontrado cómodo en la pista australiana y esto se ha traducido en una discreta novena posición en el último día de entrenamientos. No obstante, Jorge se marcha de Australia con el cuarto mejor tiempo de la clasificación combinada de los tres días, un resultado que tampoco le satisface al pentacampeón mundial.

Lorenzo hacía balance de un día en el que nada ha salido bien. Sólo contaba con un neumático nuevo y, cuando lo ha montado para mejorar sus tiempos, la caída de Laverty y la consiguiente bandera roja se lo han impedido: «No hemos mucho tiempo para probar por la mañana y he hecho mi mejor tiempo de vuelta esta mañana con un neumático trasero con el que ya había rodado durante 24 vueltas. He estado rodando con neumáticos usados casi todo el día, porque sólo me quedaba un neumático nuevo. Cuando finalmente teníamos la pista seca y tiempo para intentar hacer una vuelta decente con el último neumático trasero nuevo, Laverty ha tenido una caída y he tenido que cancelar ese intento de vuelta».

Después, el propio Jorge ha sufrido una caída nada más iniciar su simulacro de carrera, siendo uno de los 11 pilotos que han acabado por los suelos en una accidentada sesión: «He decidido hacer un simulacro de carrera, pero me he caído en la primera vuelta porque la pista estaba muy fría. Ha habido una gran cantidad de caídas en ese momento del día. Me estaba empleando a fondo, he frenado un poco más fuerte, he perdido adherencia en el tren delantero y me he caído, así que he dado por terminados los entrenamientos».

Por último, el español hablaba sobre el cambio radical de las sensaciones con respecto a los anteriores entrenamientos, celebrados en una pista con características muy diferentes a las de Phillip Island: «Sepang, para nosotros, fue un test increíble. Aquí las cosas han cambiado por completo al tratarse de una pista totalmente distinta. Vamos a ver lo que sucede en Qatar».


Te puede interesar