El piloto del Movistar Yamaha extraía una lectura positiva de una jornada poco productiva para él. Después de dominar con claridad en Sepang, el balear ha sido 16º en la primera jornada del test de Phillip Island, disputada en condiciones mixtas a causa de la lluvia.

La lluvia le ha impedido a Jorge Lorenzo demostrar si continúa al excelente nivel que plasmó en los test de Sepang. El español sólo ha completado 24 vueltas, terminando en la 16ª plaza al dar por finalizado su programa de trabajo antes de tiempo. «Ha sido un día muy complicado. Aquí es verano y, como se puede ver en la carrera de Superbike, generalmente hace buen tiempo, pero hoy hemos tenido mala suerte. Las condiciones eran mixtas; no estaba muy mojado, no era un estado muy bueno para rodar y no había muchos minutos para probar en estas condiciones», declaraba el vigente campeón de MotoGP.

Estas condiciones han permitido probar por primera vez la electrónica y los neumáticos en mojado, lo único positivo que se puede sacar de un día difícil de aprovechar: «Ha sido especialmente importante probar la nueva electrónica en mojado para adaptarnos un poco». Después del excelente rendimiento que tuvo con los Michelin hace dos semanas en Malasia, Jorge espera que el buen tiempo le permita sacar conclusiones con los compuestos de la marca francesa en Phillip Island: «Sólo he dado dos vueltas con los neumáticos lisos y las sensaciones han sido muy extrañas. Tengo ganas de que llegue mañana, con un día completo en buenas condiciones, para comprobar cómo trabaja aquí la moto con los Michelin».


Te puede interesar