Test Jerez MotoGP 2019: Lorenzo acabó quinto en la combinada y a menos de dos décimas

Jorge Lorenzo cerró el test de MotoGP 2019 en Jerez metido ya dentro del top 5. Tras sólo cuatro jornadas de entrenamientos, la adaptación del piloto mallorquín a la Honda RC213V está yendo por buen camino.


Después de una primera toma de contacto positiva en Valencia, Jorge Lorenzo se enfrentaba en Jerez a sus segundos test como piloto oficial de Honda. No cabe duda de que este cambio de equipo es lo que más expectativas ha generado de cara a la pretemporada y que ver a Lorenzo sobre la Honda será uno de los grandes atractivos de MotoGP 2019.

Por el momento, faltan demasiadas pinceladas por descubrir. Por contrato con Ducati, Lorenzo sólo ha podido subirse a la Honda, aunque sin lucir ningún patrocinador vinculante a su nueva marca. Moto completamente negra con su tradicional #99 en rojo, y mono y casco negros con el contorno del “X Fuera” también en rojo. Y sobre sus primeras sensaciones sobre la RC213V, ni pío, ya que el balear no ha hablado ni en Valencia ni en Jerez después de sus cuatro primeras jornadas como piloto Honda, como compañero de Marc Márquez.

A día de hoy hay que ceñirse a lo que se ha podido ver en pista y a algunos detalles entre bambalinas. La progresión en Valencia fue clara; el primer día 18º a +1.543 de la cabeza y el segundo 12º a +0.827. En total, 76 vueltas al Circuito Ricardo Tormo que le sirvieron para empezar a aclimatarse a la moto que pilotará los dos próximos años.

El segundo test en el Circuito de Jerez-Ángel Nieto arrojó un poco más de luz y desprendió unas sensaciones muy positivas. Honda reaccionó rápido y ya le llevó a Jerez la modificación en el depósito que tan buenos resultados le trajo con Ducati. La firma del ala dorada ha “copiado” esa adaptación del depósito para ayudar al estilo de pilotaje de Lorenzo, aportándole un mayor apoyo en las piernas y favoreciendo que pueda sentirse más cómodo sobre la moto y, por ende, reduzca sustancialmente su fatiga en tandas largas, algo que fue un suplicio con la Ducati hasta la incorporación de este elemento. Pequeños detalles que pueden marcar grandes diferencias. «Han estado agudos al coger de nosotros eso que funcionaba a su nuevo piloto», dijo Tardozzi -Team Manager de Ducati- sobre la “novedad” que Honda llevó a Jerez.

Tan sólo se trata de unos test de pretemporada y nunca se han de lanzar las campanas al vuelo, pero los resultados que Lorenzo logró en Jerez fueron, cuanto menos, llamativos. El primer día acabó séptimo a +0.781 del mejor tiempo y a sólo dos décimas de Márquez, mientras que en la última jornada de actividad de 2018 concluyó en la cuarta posición a 160 milésimas del que, a la postre, fue el tiempo de referencia de los entrenamientos, marcado por el japonés Takaaki Nakagami. En el global de los test, terminó en la quinta plaza de la combinada en uno de sus circuitos fetiche.

Pormenorizando lo que fueron estos entrenamientos, parece que a Lorenzo los tiempos le salen con relativa facilidad con la Honda, aunque en cuanto a ritmo aún está algo lejos. Es lógico; se encuentra en fase de adaptación, no está del todo recuperado de la lesión de la muñeca izquierda que se produjo en Tailandia y, para más inri, tendrá que ser operado del tobillo derecho debido a las molestias que arrastra desde la caída en la salida del GP de Aragón.

Pero el pentacampeón del mundo está asomando la cabeza, quizá antes de lo previsto. Es pronto para sacar conclusiones certeras, pero aunque la Honda es una moto a la que es difícil adaptarse –«La primera vez que un piloto coge una Honda, le cuesta», dijo Márquez-, la experiencia que trae Lorenzo en su mochila tras los dos últimos años y los cambios que ha hecho en su estilo de pilotaje van a ser clave para que la aclimatación sea más rápida y más natural que lo que fue con la Ducati.

Por ahora, se va de vacaciones dejando claro que ya está ahí en sólo cuatro jornadas con la Honda. Ahora queda lo más difícil, asentarse y seguir con las diferentes fases de la adaptación. El siguiente paso llega en febrero, en los test de Sepang. Antes, el 23 de enero, ya lucirá por primera vez los colores del Repsol Honda. La nueva era ya está en marcha.