Grave problema para Jorge Lorenzo en Qatar

La carrera de Jorge Lorenzo en Qatar ha acabado a 10 vueltas para el final, momento en el que el balear se ha ido al suelo por causas ajenas a él. Su Ducati se ha quedado sin frenos, un problema que le estaba limitando durante la carrera y que ha desembocado en una situación extrema: se ha tenido que tirar de la moto para no chocar contra el muro.


Jorge Lorenzo empieza la temporada 2018 con un cero en el casillero. No estaba siendo un fin de semana fácil para el balear, aunque salía en la novena posición con buenas sensaciones en lo referente al ritmo de carrera para poder remontar y optar a un buen resultado. Sin embargo, todo se ha torcido desde el inicio con el freno delantero, hasta el punto que se ha quedado sin frenos y se ha tenido que tirar de su Ducati a 10 vueltas para el final de la carrera, cuando mejor ritmo estaba mostrando: «Ha sido un día muy extraño, porque nunca me había pasado en mi carrera deportiva el hecho de quedarme sin frenos. Es la primera vez y básicamente me he tenido que lanzar de la moto para no impactar con el muro», comentaba de primeras en el micrófono de Movistar MotoGP.

El piloto mallorquín ha ahondado en esos problemas que le han trastocado desde el comienzo de la prueba: «Ya desde la segunda vuelta la leva del freno delantero se me iba acercando, no había freno. Pensaba que se estaba sobrecalentando por alguna razón y he intentado frenar cada vez menos para aguantar lo máximo posible, y cuando ya me estaba encontrando bien y había rodado dos vueltas más rápido que el grupo delantero, ha llegado la curva 4 y me he quedado sin frenos. He pisado el freno trasero para intentar parar la moto, pero cuando he visto que no podía y que iba a impactar con el muro, me he tirado de la moto».

Lorenzo mira el lado positivo -si es que se puede denominar así- de este contratiempo, y es que le ha pasado en la curva 4 y no a final de recta, lo que hubiera sido peligrosísimo dada la velocidad que se alcanza en Qatar, cercana a los 350 km/h: «La suerte es que no ha pasado en la que curva en la que tendría que haber pasado, que es en la zona donde se usa más freno. Por eso he sido afortunado hoy, porque si me hubiera pasado a 300 km/h, hubiera sido otra historia que a 180 km/h», decía claramente contrariado.

El pentacampeón del mundo no sabe exactamente cuál ha sido el problema, pero ha sido bastante grave, ya que se ha salido una pastilla de freno de su Desmosedici GP18: «No sé qué ha pasado, quizá un problema mecánico o de la marca de frenos. Se ha roto una pastilla de freno. Cuando ha llegado la moto no estaba, sólo había una. Han ido a buscarla al circuito y la han encontrado».

Por si fuera poco, la salida también le ha complicado las cosas. Jorge, que acostumbra a salir bien, ha perdido varias posiciones y ha pasado del noveno puesto al 12º, perdiendo mucho tiempo en los compases iniciales de carrera: «Nos ha limitado mucho la salida, porque la moto de 2018 tiende a hacer un poco de wheelie -caballito-, y en vez de recuperar posiciones las he perdido. Me he metido por el interior de la curva y he tenido que frenar antes para evitar caerme. Me han pasado tres o cuatro pilotos y ya partiendo el 12º ha sido difícil recuperar. Pero me iba encontrando mejor y cada vez iba rodando con más facilidad en 1:55.7, y justo ha pasado lo del freno. Igualmente con ese problema perdía dos décimas, podría haber ido más rápido».

Por último, se queda con las buenas sensaciones que estaba teniendo a medida que avanzaba la carrera: «Lo positivo es que por primera vez la segunda parte de carrera hubiera sido mejor que la primera, por primera vez me hubiera pasado con la Ducati», concluía en Movistar MotoGP.